The Nizkor Project: En Memoria del Holocausto (Shoah)

Nuremberg, crimenes de guerra, crimenes contra la humanidad

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
12 de marzo a 22 de marzo de 1946

Octogésimo Quinto Día: Martes, 19 de marzo de 1946
(7 de 8)


[el Dr. STAHMER continúa con el interrogatorio de HERMANN WILHELM GORING]

[Página 235]

P: ¿Es cierto que al principio estaba previsto llevar a cabo una acción agresiva contra Polonia el 26 de agosto, y que se pospuso esta fecha?

R: Se planeó que si para entonces, no hay que olvidar que se habían llevado a cabo negociaciones oficiales antes de esto, si para entonces estas negociaciones no habían llevado a una solución del problema, como consecuencia de la movilización general de Polonia y del despliegue de tropas que había tenido lugar, y como consecuencia de incidentes fronterizos muy graves que realmente ocurrieron, les recuerdo el domingo sangriento de Bromberg, los más de 70.000 alemanes que habían huido, y los alemanes asesinados, en otras palabras, el ambiente en aquel momento era tal que el Führer habría deseado una solución por medios bélicos. Entonces tuvo lugar este aplazamiento precisamente porque alguien creía que aún se podía llegar a una solución diplomática, y por tanto di por hecho que debía intensificar al máximo la acción oficiosa que ya había impulsado en mis anteriores acciones y trabajar en ello. Esto explica las frecuentes reuniones de Dahlerus en Londres y Berlín, los cambios frecuentes en esas reuniones, y los frecuentes vuelos de un lado a otro.

Cuando sugerí un último intento el 3 de septiembre, la situación era la siguiente, y no se ha descrito correctamente. El Gobierno Británico al principio no mandó un ultimátum después del 1 de septiembre, pero envió una nota en la que exigía la retirada...

EL PRESIDENTE: ¿Podría decirle el intérprete al Tribunal cuál ha sido la última pregunta formulada por el abogado? Quizás el intérprete no lo sepa. ¿Sabe el taquígrafo cuál ha sido la última pregunta? No me parece que se haya dado ninguna respuesta. Era relativa al 26 de agosto.

(El intérprete repitió la pregunta).

Dr. STAHMER: Sí.

EL PRESIDENTE: Sí, esa era la pregunta, y por ahora no he oído ninguna respuesta a ésta.

Dr. STAHMER: No le entiendo, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: La pregunta que usted hizo fue si se escogió la fecha del 26 de agosto para que tuviera lugar la acción contra Polonia, y el acusado Goering ha estado hablando un buen rato y aún no ha contestado a la pregunta, según lo que le he oído decir.

EL ACUSADO: La pregunta, mi respuesta a la pregunta fue que ciertamente el Führer planeó en principio el 26 de agosto como fecha para la invasión, dado que consideraba esta fecha necesaria en vista de la situación que he descrito. Sin embargo, fue posible persuadirle de posponer esta fecha para llevar a cabo más negociaciones.

DR. STAHMER:

P: ¿Cómo se puede explicar que fracasara la propuesta de Hitler?

R: ¿Qué propuesta?

P: La última propuesta del 27 de agosto que Dahlerus comunicó a Londres.

R: Esa propuesta era, por supuesto, oficiosa, y vino seguida de una propuesta oficial que se leyó al Embajador británico por medio de una nota. Es decir, se informó al Gobierno Británico de las exigencias que Alemania plantearía a Polonia. Esta propuesta no fue entendida enteramente y fue así comunicada oficiosamente, pero de facto, no sólo al Gobierno Británico, sino también, de la manera oficiosa que ha descrito Dahlerus, al Embajador

[Página 236]

Polaco, también con exactitud y precisión. No logró nada porque el Gobierno Polaco no aceptó discutir esta propuesta. Primero hubo un retraso para que se pudiera nombrar a un plenipotenciario, creo que hasta el 30 o el 31. Aún así esperamos aún más tiempo que llegara un plenipotenciario. Creyendo que el Embajador Polaco podía ser ese plenipotenciario, esperamos que hubiera una reunión con él si las circunstancias lo permitían. Cuando declaró que no estaba autorizado a aceptar ninguna condición, el Führer decidió que la invasión tendría lugar al día siguiente. Envié este telegrama también al Embajador Británico a través de Dahlerus, el telegrama del Gobierno Polaco dirigido a su Embajador en el que le prohibía, en una nota, llevar a cabo cualquier negociación sobre las propuestas, o aceptar cualquier propuesta o nota sobre el asunto.

Le di de inmediato a Dahlerus el telegrama decodificado, que recibí de la oficina de investigación mencionada antesdeayer, para que pudiera pasárselo a Henderson. Le dije además, a pesar de cualquier escrúpulo que yo hubiera podido sentir, que dado que era un asunto de importancia extraordinaria, el Gobierno Británico tenía que enterarse lo más rápido posible de lo intransigente que era la actitud polaca, para que así, si las circunstancias lo permitían, ejercieran su influencia sobre el Gobierno Polaco para conseguir que hubiera una reunión. Sacrifiqué así las claves, es decir, demostré que disponíamos de las claves diplomáticas polacas, e hice así que Alemania perdiera una fuente de información secreta real e importante. Fue un paso excepcional, que sólo podía justificar por mi absoluto deseo y determinación de evitar el conflicto en el último momento. Querría por tanto leer el apéndice del despacho oficial, es breve y dice así: "Del Gobierno Polaco al Embajador Polaco Lipski en Berlín", omito la primera parte y leo lo siguiente:

"Como instrucción particular secreta para el Embajador, se le informa además de que deberá tener la bondad de rehusar llevar a cabo negociaciones oficiales bajo cualquier circunstancia. En caso de que el Gobierno del Reich haga propuestas verbales o por escrito, deberá afirmar que no tiene poderes plenipotenciarios que le permitan responder o tratarlas, y que su poder consiste sólo en entregar ese mensaje a su Gobierno, y que ha de recibir primero más instrucciones".
Vemos claramente en esto que el Embajador, a diferencia de lo que se nos había dicho, no estaba autorizado a hacer nada distinto de esto, y este telegrama, que también leyó el Führer, probablemente le indicó muy claramente que no había ninguna posibilidad de llegar a un entendimiento con Polonia.

P: ¿Fueron estas negociaciones iniciadas y llevadas a cabo por usted con toda la intención de mantener la paz?

R: Si se leen estos escritos dentro de su contexto, se puede ver en este documento. Pero no querría basarme en el testimonio de este libro, sino en lo que tengo que decir aquí bajo juramento. Estaba firmemente decidido a hacer todo lo posible para resolver este problema que había surgido de una manera pacífica. No quería que hubiera guerra. Por tanto, hice todo lo que pude para evitarla. Eso no tiene nada que ver con los preparativos que llevé a cabo cumpliendo con mi deber como soldado de alto rango.

P: Se ha hablado aquí de un asunto relativo a un accidente de avión que podría haber sufrido el Sr. Dahlerus. ¿Qué tiene que decir sobre esta observación?

R: El testigo Dahlerus dijo al concluir su testimonio que tenía que corregirse a sí mismo, que yo no le había comunicado esta absurda información, y que era una conclusión a la que había llegado él porque había mencionado el nombre de Ribbentrop poco antes por un asunto sin ninguna relación. Sólo tenía una preocupación, y fue la que le dije: Dahlerus estaba volando en mi avión a Londres en aquel momento. La tensión ya era muy elevada, y se había declarado en todos los Estados la movilización. Se había interrumpido ya mucho antes el transporte aéreo oficial. Así que existía la posibilidad de que un avión alemán que volara a Londres

[Página 237]

con un mensajero, o viceversa, un avión británico que volara a Berlín, se arriesgaba a verse en peligro por nuestras baterías antiaéreas, y quería evitar este peligro en la medida de lo posible llamando por teléfono a autoridades holandesas e inglesas, que yo recuerde. Esa fue la única razón por la que le dije a Dahlerus que esperaba que viajara y volviera seguro, ya que en esos momentos habría sido fácil que hubiera ocurrido un accidente.

Herr von Ribbentrop no sabía absolutamente nada de que se estaba enviando a Dahlerus. Nunca hablé en ningún momento de Dahlerus con Herr von Ribbentrop. Así que es imposible que supiera que estaba volando, que estaba yendo y viniendo entre el Gobierno Británico y yo. Es una afirmación totalmente inventada.

P: ¿Asistió usted el 26 de septiembre de 1939 a la reunión de Dahlerus con Hitler?

R: Sí.

P: ¿Qué dijo Hitler de Polonia en ese momento?

R: Es cierto que dijo que dejaría de ser posible una Polonia tal y como era antes del estallido de la guerra después de que las armas hubieran decidido la cuestión, pero también dijo que por supuesto ahora se quedarían con las antiguas provincias alemanas que habían sido tomadas en 1918. Pero incluso entonces indicó que no le interesaba tener un Gobierno General en Varsovia, y le señaló enérgicamente a Dahlerus que era una cuestión que tendría que ser resuelta decididamente por Alemania y Rusia, y que por tanto no se podía plantear un acuerdo unilateral con Inglaterra, ya que la mayor parte de Polonia ya había sido ocupada por Rusia. Y así, eran acuerdos que no podía firmar unilateralmente con Inglaterra. Eso fue lo esencial de las declaraciones del Führer.

Dr. STAHMER: No tengo más preguntas.

Sr. JUEZ JACKSON:

P: Quiero que preste atención a las declaraciones que hizo ayer y que me diga si son correctas.

"Creo que fui Vicepresidente", hablando del Consejo de Defensa del Reich, "ni siquiera lo sé, oí algo de eso, pero le garantizo bajo juramento que en ningún momento ni en ningún día participé en ninguna reunión cuando se convocó al Consejo de Defensa del Reich como tal".
¿Es una transcripción correcta de su testimonio?

R: Sí, dije que ni una...

P: Esto es todo. Eso es lo único que le he preguntado.

R: Sí.

P: Pediré que le muestren el documento 3575-PS, prueba USA 781, que son las actas del Consejo de Defensa del Reich del 18 de noviembre de 1938, presidido por usted.

Le llamo la atención sobre la frase que dice: "la reunión consistió simplemente en un discurso de tres horas del Mariscal de Campo. No tuvo lugar ningún debate".

¿Es correcto?

(Se entregó el documento al testigo).

R: Tengo que leerlo primero, es la primera vez que veo este documento.

P: Usted no sabía cuando declaró ayer que teníamos este documento, ¿verdad? ¿Tendría la bondad de responder a esa pregunta?

R: Nunca antes había visto este documento. Tengo que mirarlo primero. Dice aquí:

"Actas de la reunión del Consejo de Defensa del Reich del 18 de noviembre de 1938".
El Consejo de Defensa del Reich descrito aquí estaba formado por pocas personas. Sin embargo, aquí asistieron todos los Ministros del Reich y los Secretarios de Estado,

[Página 238]

así como los Comandantes en Jefe del Ejército y la Armada, los jefes de Estado Mayor de las tres secciones de las Fuerzas Armadas, el Reichsleiter Bormann como Adjunto del Führer, el General Daluege, el Gruppenführer de las SS Heydrich, el Líder de Trabajo del Reich, el Comisionado de Precios, el Presidente de la Oficina de Trabajo del Reich y otros.

Cuando declaré, estaba pensando sólo en el Consejo de Defensa del Reich como tal. Esto habla del Consejo de Defensa del Reich dentro del marco de una gran asamblea. Sin embargo, no estaba pensando en eso. Esto se refiere a algo mucho mayor que el Consejo de Defensa del Reich, una asamblea mucho más grande que lo definido como Consejo de Defensa del Reich.

P: Quiero que preste atención a esta frase: "el Mariscal de Campo afirmó que el Consejo de Defensa del Reich tenía como misión coordinar todas las fuerzas de la nación para acelerar el rearme alemán".

¿Ha encontrado eso?

R: Sí, lo tengo.

P: ¿El segundo párrafo?

R: Sí.

P: En el 11, "el Trabajo Físico: la misión es elevar el nivel de armamento desde el índice actual, 100, hasta 300".

R: Sí.

Dr. SIEMERS (abogado del acusado Raeder): No acabo de entender el motivo por el que repetidas veces la defensa no recibe documentos tratados en el Tribunal y que se presentan al Tribunal. No conocemos el documento que se está tratando ahora, yo no al menos.

En los últimos días he observado varias veces que la fiscalía presenta por sorpresa documentos sin molestarse en informarnos de su existencia.

Sr. JUEZ JACKSON: Es totalmente cierto, y creo que todo abogado sabe que una de las grandes cuestiones de este caso es la credibilidad, y que si tuviéramos que presentar en el interrogatorio todos los documentos antes de poder utilizarlos en el interrogatorio, después de escuchar el testimonio, quedaría destruida toda posibilidad de hacer un interrogatorio útil.

Por supuesto que él no lo conocía, y hemos vivido la experiencia de presentarles un documento tras otro, para después encontrar siempre alguna explicación cuidadosamente elaborada y leída aquí en base a notas. Ningún acusado ha tenido nunca tantas oportunidades para preparar su caso que estos acusados, y alego que el interrogatorio de la fiscalía no debería ser destruido por un requisito que nos exija presentar documentos con antelación.

EL PRESIDENTE: ¿Quiere usted decir algo?

Dr. SIEMERS: Sí. Querría señalar dos puntos. Primero, estoy completamente de acuerdo con que el Sr. Juez Jackson quiera recurrir a la sorpresa. Simplemente agradecería que también se permita a la defensa recurrir a la sorpresa. Sin embargo, se nos ha dicho que debemos entregar todos los documentos que queramos presentar con semanas de antelación, así que la fiscalía tiene varias semanas para elaborar su opinión.

En segundo lugar, si se recurre a la sorpresa, creo que al menos nosotros, los abogados de la defensa, no deberíamos encontrarnos con esa sorpresa en el momento en el que se presenta el documento al Tribunal y al testigo. Sin embargo, en este momento, no tengo ni los documentos de hoy ni los documentos de los días anteriores.

EL PRESIDENTE: Lo que usted acaba de decir es completamente falso. Nunca se les ha obligado a revelar ningún documento que quisieran presentar a un testigo de la acusación en su interrogatorio. Esto es el interrogatorio de la fiscalía a los testigos de la defensa, y por tanto la fiscalía es libre de presentar cualquier documento sin mostrarlo de antemano, al igual que la defensa podría haber presentado cualquier documento a los testigos de la acusación si así hubieran querido hacerlo en su interrogatorio.

[Página 239]

Estoy seguro de que si la defensa de los acusados quiere examinar cualquiera de esos documentos, se les proporcionará una copia a tal fin.

El Tribunal ha decidido que se puede presentar este documento al testigo ahora.

Dr. SIEMERS: ¿Tiene la defensa también la oportunidad, ahora que todo el Tribunal lo conoce, de recibir el documento?

EL PRESIDENTE: Sí, por supuesto.

Dr. SIEMERS: Agradecería disponer de una copia ahora.

Sr. JUEZ JACKSON: Francamente, no sé si tenemos suficientes copias ahora para todos los abogados de la defensa.

EL PRESIDENTE: Quizás no, pero podría al menos darles algunas copias.

Sr. JUEZ JACKSON: Pero no creo que debamos proporcionar copias hasta que termine el interrogatorio relativo a ese documento, es decir...


[ Anterior | Índice | Siguiente ]

Inicio ·  Donativos ·  Mapa del Sitio ·  Novedades ·  Buscar en Nizkor

© The Nizkor Project, 1991-2009

Esta web se ha creado con fines educativos para informar sobre el Holocausto y combatir el odio racial. Todas las declaraciones o textos de esta web tienen sólo fines educativos.

Como parte de estos fines educativos, Nizkor puede incluir en esta web fragmentos de escritos de racistas y antisemitas. Nizkor no sólo no está de acuerdo con estos escritos, sino que los condena y los proporciona para que sus lectores puedan conocer el carácter y dimensiones de su odio y su discurso antisemita. Nizkor insta a los lectores de estas páginas a condenar el racismo y el odio racial en todas sus formas y manifestaciones.