[an error occurred while processing this directive] Nuremberg, crimenes de guerra, crimenes contra la humanidad

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
14 de febrero a 26 de febrero de 1946

Sexagésimo Séptimo Día: Lunes, 25 de febrero de 1946
(8 de 8)


[continúa el CORONEL L. N. SMIRNOV]

[Página 300]

En su discurso preliminar, el Fiscal Jefe de la URSS, al hablar de los Crímenes contra la Humanidad, comentó las "Notas" de Martin Bormann. Las "Notas" de Martin Bormann fueron presentadas al Tribunal como prueba URSS 172. El Fiscal Jefe de la URSS citó las siguientes líneas que el Tribunal puede encontrar en la página 97 del libro de documentos, el último párrafo:
"El Führer dijo como resumen una vez más: el trabajador alemán más pobre y el campesino alemán más pobre siempre deberán estar económicamente un 10 por ciento por encima de cualquier polaco".
¿Qué es lo que ocurrió finalmente? Quiero demostrar que, aprobándolas plenamente, el acusado Frank aplicó estas órdenes de Hitler en territorio polaco. Ruego al Tribunal que acepte como prueba un documento original alemán.

Entre las instituciones fascistas dedicadas a varios experimentos pseudocientíficos, los criminales alemanes crearon un Instituto de Investigación Económica especial. Este instituto publicó un documento titulado: "Lo que Supone el Problema Polaco para la Producción de Guerra en la Alta Silesia":

"...El instituto 'científico' fascista decidió llevar a cabo esa investigación para aclarar la razón por la que la productividad de los trabajadores polacos se había visto considerablemente reducida".

[Página 301]

Dos breves fragmentos aclararán mejor los objetivos de esta investigación. El Tribunal encontrará el fragmento que quiero citar en la página 101 del libro de documentos. Presento este documento como prueba URSS 282:
"Esta investigación no se debe considerar en ningún caso propaganda destinada a causar sentimientos de piedad".
En la página 149 del documento citado el Tribunal encontrará esto en la página 101, tercer párrafo del libro de documentos:
"Elevamos nuestras voces no para defender a los polacos, sino para proteger la producción de guerra para las Fuerzas Armadas".
Tras citar estos dos breves fragmentos que definen los objetivos y carácter de esta investigación, cito además unos pocos fragmentos que muestran la situación del trabajador polaco y la ejecución práctica por parte del acusado Frank de las directrices de Hitler antes mencionadas. Cito en la página 38 del original del documento, párrafo 7 de la página 101 del libro de documentos:
"La información sobre la situación de la población polaca, y las ideas sobre qué medidas serían las más adecuadas para esta cuestión, difieren en muchos puntos, pero hay un punto, que se puede resumir aquí en seis palabras, en el que todas las partes están de acuerdo: ¡los polacos se mueren de hambre! Algunas observaciones preliminares ya corroboran estas conclusiones: uno de nuestros investigadores visitó una planta de producción bélica durante el almuerzo. Los trabajadores estaban de pie o sentados, apáticos, calentándose al sol y fumando aquí y allá. El investigador informa de que de ochenta personas, sólo una tenía un trozo de pan como almuerzo. El resto, aunque todos trabajaban de diez a doce horas al día, no tenían nada".
Paso a la página 72 del original, página 102 del libro de documentos. Aquí encontrarán esta cita:
"Las observaciones hechas en las fábricas prueban que las raciones actuales de los trabajadores polacos son tan insignificantes que no tienen comida suficiente para traerse al trabajo. En la mayoría de los casos los trabajadores no tienen ni para desayunar. Cuando traen algo, no es más que café y uno o dos trozos de pan duro, o patatas crudas. En el peor de los casos, no tienen ni esto, sólo un nabo crudo que calientan en una estufa durante el trabajo".
Sigo citando en la página 150 del mismo documento:
"Continuando con este tema, se puede decir que en una visita a las minas se vio que cerca del 10 por ciento de los trabajadores polacos enviados a hacer turnos en las minas no tenían nada de comida, mientras que el 50 por ciento bajaba a trabajar teniendo sólo pan duro o patatas crudas cortadas en rodajas que calentaban después en una estufa".
El Instituto comenzó sus "cálculos científicos" con comparaciones entre las calorías recibidas por los polacos en la Alta Silesia y las calorías recibidas por la población alemana.

No citaré grandes fragmentos del documento, y me limitaré a hechos breves. Comienzo en la página 63 de esta investigación, que se corresponde con el último párrafo de la página 102 del libro de documentos:

"La comparación entre el número de calorías recibidas por los polacos en la Alta Silesia y el número de calorías asignadas a la población alemana indica que los polacos reciben un 24 por ciento menos que los alemanes. Esta diferencia llega al 26 por ciento en las cartillas de racionamiento de los polacos que no trabajan. En el caso de los jóvenes de catorce a veinte años, la diferencia en las raciones asignadas a alemanes y polacos llega a casi el 33 por ciento. Sin embargo, se debe señalar que esto sólo es aplicable a jóvenes trabajadores de más de 14 años.

[Página 302]

La malnutrición de los niños polacos de diez a catorce años es aún más chocante cuando se compara con lo que reciben los niños alemanes. La diferencia alcanza aquí nada menos que el 65 por ciento. El aspecto de estos niños malnutridos ya lo deja claro. De la misma manera, los niños polacos menores de diez años reciben un 60 por ciento menos que los niños alemanes. El que por otro lado los doctores digan que el alimento que reciben los bebés no tiene una desproporción tan desfavorable es una contradicción tan sólo aparente. Cuando una madre amamanta a su hijo, el niño recibe todo de ella. Las consecuencias de la malnutrición las siente en este periodo no sólo el niño, sino también la madre, cuya fuerza y salud se ven gravemente perjudicadas".
Continúo en la página 178 del original, párrafo 2 de la página 103 del segundo libro de documentos:
"En todas las categorías la juventud polaca, en comparación con la alemana, es la más desfavorecida. La diferencia en raciones entre polacos y alemanes llega al 60 por ciento o más".
También son interesantes algunos fragmentos del informe del Frente de Trabajo Alemán citado en esta investigación. En particular, en la página 76 se citan fragmentos del informe del Frente de Trabajo Alemán del 10 de octubre de 1941, tras una visita a una de las minas de carbón de Polonia:
"Se vio que en varios pueblos los mineros polacos sufren desfallecimientos. Como los trabajadores se quejaban constantemente de dolores de estómago, se consultó a médicos, que respondieron que era un síntoma de malnutrición".
Concluiré esta descripción de las condiciones físicas de los trabajadores polacos dada por los propios criminales alemanes (o quizás debería decir por los "instruidos" criminales) con una breve cita del mismo informe que el Tribunal encontrará en el párrafo 6 de la página 106 del libro de documentos:
"Los directores de las fábricas insisten constantemente en que:

...ya no es posible inducir a trabajar a personas desnutridas incapaces de hacer esfuerzos físicos con amenazas de deportación a campos de concentración... Tarde o temprano llega un día en el que el cuerpo debilitado ya no puede trabajar".

En este documento hay también una descripción de la situación legal del trabajador polaco durante la ocupación alemana, un relato en el que no hay ambigüedad. Este descriptivo relato es muy valioso porque, como se señaló antes, los autores de la investigación destacaron expresamente que "se carecía de toda tendencia humanitaria".

Comienzo la cita del documento presentado en la página 127, que es el segundo párrafo de la página 110 del libro de documentos.

"La ley no reconoce ningún recurso legal de ningún miembro de la nación polaca en ningún aspecto de la vida. Todo lo que se concede a los polacos lo conceden voluntariamente los amos alemanes.

Esta situación legal se expresa quizás más claramente con la frase 'los polacos carecen de propiedades desde el punto de vista legal'. En la administración de justicia no se permite a los polacos llevar sus casos ante un tribunal. En los procesos criminales domina el punto de vista de la obediencia. La ejecución de la normativa legal es misión en primer lugar de la policía, que puede tomar decisiones a discreción o remitir casos individuales a los tribunales".

Según una orden del 26 de agosto de 1942, se obligó tanto a los trabajadores polacos como a los alemanes a contratar seguros de enfermedad, accidentes y lesiones. El coste se deducía del sueldo y la póliza de los polacos era más cara que la de los alemanes. Además, mientras que los trabajadores alemanes se beneficiaron de este seguro, los polacos fueron privados de sus beneficios. Presentaré como prueba de esto al

[Página 303]

Tribunal dos breves fragmentos de la misma investigación que Sus Señorías encontrarán en la página 111 del libro de documentos, en el párrafo 4. Se corresponde con la página 134 del texto original de la investigación citada anteriormente.
"El seguro de accidentes, del que son titulares los sindicatos, implicaba medidas especialmente restrictivas para los polacos. El reconocimiento de una invalidez causada por accidente es mucho más limitada que en el caso de los alemanes. La incapacidad por pérdida de un ojo es de un 30 por ciento para un alemán y de un 25 por ciento para un polaco. El pago de una ayuda depende de una invalidez de un 33,3 por ciento".
Continúo la cita en la página 135 del documento original, página 111 del libro de documentos:
"Las medidas más restrictivas se aplican a los que dependen de personas fallecidas por accidente. El máximo que puede recibir una viuda es la mitad de la cantidad concedida por el seguro, y esto sólo en caso de que tenga que mantener a al menos cuatro hijos menores de quince años, o de que ella esté incapacitada.

Podemos dar un ejemplo de las restricciones a los derechos de los polacos: una viuda alemana con tres hijos recibe el 80 por ciento del salario anual de su marido fallecido en accidente; si el sueldo anual era de dos mil marcos, recibe 1600 marcos al año; pero una polaca en una situación similar no recibiría nada".

Los principales criminales de guerra fascistas alemanes enviaron a los territorios orientales temporalmente ocupados no sólo a soldados y a las SS, sino además a "científicos" nombrados especialmente y a "consultores especializados en problemas económicos", así como a toda clase de "investigadores". Algunos de ellos procedían del ministerio de Ribbentrop; otros fueron enviados por Rosenberg.

Ruego al Tribunal que introduzca en el sumario uno de estos documentos, que presento como prueba URSS 218. Es el informe del representante del Ministerio de Asuntos Exteriores en el Estado Mayor del 17º Ejército, el Capitán Pflaiderer, enviado a su colega von Rantzau desde el Servicio de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Estos documentos fueron descubiertos por unidades del Ejército Rojo en la finca Dirksen, Alta Silesia.

Según estos documentos se puede concluir que en 1941-42 Pflaiderer hizo un viaje con la siguiente ruta: los territorios ocupados de Yugoslavia, y después en Ucrania, Lvov, Tarnopol, Proskurov, Vinnitza, Uman, Kirovograd, Alexandria y Krementshug en el Dnieper.

El objetivo de este viaje era estudiar las condiciones económicas y políticas en los territorios ocupados de Ucrania. Se puede ver que el autor de este documento también carecía por completo de las llamadas tendencias humanitarias en el siguiente breve fragmento de su informe del 28 de octubre de 1941, el Tribunal encontrará esta cita en el segundo párrafo de la página 113 del libro de documentos:

"Hay una acuciante necesidad de exprimir al país para garantizar suministros regulares para Alemania".
Pero incluso con esa inclinación hacia la crueldad y la depredación Pflaiderer estaba evidentemente escandalizado por el comportamiento de sus compatriotas, ya que consideró necesario llamar la atención de las autoridades supremas del Ministerio de Asuntos Exteriores, cito su informe, que el Tribunal encontrará en la página 114 del libro de documentos, se titula:
"Reglas Básicas para Garantizar el Suministro Continuo y la Producción del Excedente de Alimentos Mayor Posible en Ucrania..."

Mentalidad y Condiciones de Vida de la Población a finales de Octubre de 1941".

[Página 304]

"La mentalidad de la población se volvió por lo general más hostil pocas semanas después de la ocupación del territorio por nuestras tropas. ¿La razón? Mostramos... una hostilidad interna, e incluso odio hacia este país y hacia su pueblo, arrogancia... Es el tercer año de la guerra, y la necesidad de pasar el invierno en un país hostil causa muchas dificultades. Pero debe superarse con coraje y disciplina. No debemos descargar nuestro descontento en la población de este país... Cuántas veces hemos actuado ilógicamente y cometido errores que podríamos haber evitado, perdiendo así toda la simpatía de la población. La gente no puede entender que disparemos a prisioneros de guerra exhaustos en pueblos y ciudades y que dejemos sus cuerpos allí tirados. Dado que se concede a las tropas una gran autonomía para autoabastecerse, los koljoses que están en las carreteras principales o cerca de ciudades grandes carecen en su mayor parte de ganado de calidad, semillas, patatas para siembra (Poltava)...

Por supuesto, lo primero es suministrar a nuestras tropas. El método de suministro, sin embargo, no es irrelevante. Desde el punto de vista psicológico, requisar hasta la última gallina es tan poco razonable como desde el punto de vista económico sacrificar hasta el último cerdo o el último ternero".

Sigo citando, párrafo 3 de la página 115 del libro de documentos:
"La población carece de liderazgo. Se mantiene apartada y siente que les miramos por encima del hombro, que consideramos su ritmo de trabajo un sabotaje, que no damos ningún paso para encontrar alguna manera de entendernos".
Un documento similar es el presentado como prueba URSS 439, amablemente proporcionado por nuestros colegas americanos. Fue etiquetado por la fiscalía americana con el número 303-PS. Este documento es un informe político del profesor alemán Dr. Paul B. Thompson, escrito en papel del Instituto Paleontológico y Biológico de la Universidad Estatal de Poznan, y marcado por el propio autor con "No publicar". El Tribunal lo encontrará en la página 116 del libro de documentos. Este documento también nos introduce al mundo de la completa falta de legalidad y de la arbitrariedad tiránica sufrida por la población local de los distritos temporalmente ocupados de la Unión Soviética. Estas observaciones fueron hechas por el profesor durante su viaje a través de los territorios temporalmente ocupados de la Unión Soviética, de Minsk a Crimea.

Les remito a dos breves fragmentos.

La cita que leeré ante el Tribunal demostrará la ausencia de cualquier inclinación humanitaria por parte del autor, y si Paul Thompson volvió de su viaje "con una impresión absolutamente deprimente", eso es una prueba más de la profundidad de la crueldad y la brutalidad a la que los alemanes estaban dispuestos a descender. El Tribunal encontrará estos fragmentos en la página 116 del documento.

EL PRESIDENTE: Se levanta la sesión.

(Se levantó la sesión hasta el 26 de febrero de 1946 a las 10:00).


[ Anterior | Índice | Siguiente ] [an error occurred while processing this directive]