[an error occurred while processing this directive] Nuremberg, crimenes de guerra, crimenes contra la humanidad

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
14 de febrero a 26 de febrero de 1946

Sexagésimo Séptimo Día: Lunes, 25 de febrero de 1946
(6 de 8)


[Página 292]

Sr. DUBOST: Debo recordarle al Tribunal que los documentos que fueron rechazados no fueron rechazados por no ser útiles, sino por no presentar suficientes garantías de su origen debido a las condiciones en las que los obtuvimos, y por su valor probatorio.

El Tribunal recordará sin duda que un cierto número de estos documentos fue rechazado por el propio Tribunal. Los que descartamos tienen las mismas características que los documentos que rechazamos. No los presentamos porque no podíamos decirles dónde, cuándo y cómo fueron descubiertos. En su mayor parte son documentos que cayeron en manos de tropas en combate, y según las reglas de la jurisprudencia, no ofrecen suficientes garantías como para exigir su conservación.

Dado que aún están en mi poder, estoy dispuesto a proporcionárselos a la defensa, siendo obvio que no les darán ninguna importancia mayor, ningún valor mayor que el que les di yo.

EL PRESIDENTE: Eso estaría bien. Creo que lo único que quiere el Dr. Nelte es ver algunos documentos que usted ha examinado, saber si puede encontrar

[Página 293]

algo en ellos que considere que puede ayudar al caso del acusado al que representa, y entiendo que usted no tiene objeciones a que haga eso.

Sr. DUBOST: Tan solo le recalco a la defensa que algunos de esos documentos han sido rechazados por el Tribunal cuando los presenté.

EL PRESIDENTE: Bien, por supuesto, no solicitará documentos rechazados por el Tribunal.

Muy bien. No tomaremos una decisión ahora. La estudiaremos.

Dr. NELTE: ¿Puede el Tribunal anunciar su decisión sobre la primera cuestión que planteé, si basta con que haga referencia a los documentos que han sido presentados por la fiscalía sin presentarlos?

EL PRESIDENTE: ¿Sí, Sir David?

Sir DAVID MAXWELL FYFE: En este caso, querría apoyar la sugerencia del Dr. Nelte. Si ya se ha presentado un documento, creo que es adecuado y conveniente que la defensa pueda comentarlo sin presentarlo de nuevo y que tenga todo el derecho a comentarlo.

EL PRESIDENTE: Creo que ya he dicho en varias ocasiones que cualquier documento que ya se haya presentado como prueba, o del que se haya presentado una parte como prueba, puede por supuesto ser utilizado por la defensa para explicar o criticar la parte que se ha presentado. Pude ser que, con el fin de informar al Tribunal sobre el documento, consideremos necesario que alguna parte del documento que no se haya presentado como prueba se presente ahora para que se pueda traducir.

Sir DAVID MAXWELL FYFE: No sé si sería conveniente que le indicara al Dr. Nelte el punto de vista de la fiscalía sobre su lista de documentos, o si quiere explicarla él mismo. Puedo hacerlo brevemente si se considera adecuado.

EL PRESIDENTE: Creo que abreviaremos las cosas si lo hace.

Sir DAVID MAXWELL FYFF: Un número considerable de los documentos de la lista se incluyen en la categoría que se acaba de mencionar. Los documentos 3 a 9, 17 a 29, 30 y 31 han sido al parecer ya presentados, y por tanto el Dr. Nelte puede comentarlos según su decisión.

Después hay varios documentos que son declaraciones juradas, tanto de acusados como de testigos: los documentos 12, 13, 22, 23, 24, 25 y 28.

El Tribunal recordará que en el caso del testigo Dr. Blaha mi amigo el Sr. Dodd adoptó la práctica de preguntarle al testigo: "¿es fidedigna su declaración jurada?" para a continuación leer la declaración jurada para ahorrar tiempo. La fiscalía no se opone a que el Dr. Nelte adopte este procedimiento si así lo desea, pero por supuesto cuando se llame a declarar a un testigo, la fiscalía alega que se le debería hacer verificar su declaración jurada bajo juramento.

EL PRESIDENTE: Un momento. ¿Quiere decir que, si el testigo está aquí, no se oponen a que el Dr. Nelte lea la declaración jurada y que el testigo quede a su disposición para ser interrogado?

Sir DAVID MAXWELL FYFE: El testigo dirá: "Estoy de acuerdo, confirmo los hechos explicados en mi declaración jurada".

EL PRESIDENTE: Sí.

Sir DAVID MAXWELL FYFE: Esto ahorraría bastante tiempo en el interrogatorio, y estamos dispuestos a cooperar en esto.

EL PRESIDENTE: ¿Acepta entonces el Dr. Nelte este procedimiento? ¿Es eso lo que quiere decir?

Dr. NELTE: ¡Sin ninguna duda!

EL PRESIDENTE: Posiblemente, Sir David, si se presentara la declaración jurada a la fiscalía, podrían decidir si no desean interrogar al testigo. Esto nos ahorraría tener aquí al testigo o hacerle venir aquí.

Sir DAVID MAXWELL FYFE: Podría ser en el caso del Dr. Lehmann. Creo que todos los demás casos son o acusados, o testigos a los que la fiscalía querría hacerles algunas preguntas.

[Página 294]

Después hay tres documentos sobre cuyo uso no tenemos objeciones, 18, 26 y 27.

Esto deja varios documentos de cuya utilidad no estoy muy seguro en este momento, pero quizás el Dr. Nelte nos explicará cómo quiere usarlos, y eso podría eliminar las dudas de la fiscalía. Si el Tribunal tiene la bondad de examinar el 1 y el 2, es una opinión de un experto sobre leyes estatales relacionadas con el Estado Führer, y la importancia de la Orden Führer, y el documento 2 en la Orden Führer nº 1.

Si se desea usarlos para poner en entredicho el Artículo 8 del Estatuto, la acusación protestará.

Es una cuestión de órdenes superiores.

EL PRESIDENTE: Sí.

Sir DAVID MAXWELL FYFE: Si se usaran sólo para explicar el contexto histórico, sería diferente.

El siguiente es el documento 10, la necesidad de un Ministerio de Rearme, tomado de...

EL PRESIDENTE: Aún así, Sir David, ¿alega usted que deberíamos aceptar la opinión de un experto sobre ese punto?

Sir DAVID MAXWELL FYFE: No, Señoría. De ninguna manera. Me temo que mi segunda observación era aplicable en realidad a la Orden Führer. Eso se podría usar como información sobre el contexto, o se podría usar con el fin de exponer atenuantes o explicar cómo tuvo lugar algo, pero considero respetuosamente que la opinión del experto sobre leyes estatales no puede usarse para tratar la jurisdicción del Tribunal. Por supuesto, las leyes de cualquier otro Estado pueden presentarse como hecho referente al asunto que ocupa al Tribunal, al igual que se presentarían como un hecho en un tribunal inglés. ¿Cómo es la ley de otro Estado? Como digo, defiendo enérgicamente el punto de vista del Artículo 8 sobre estos dos documentos.

EL PRESIDENTE: Sí.

Sir DAVID MAXWELL FYFE: Los documentos 10 y 11 hablan del rearme en otros países. No quiero evitar que la defensa use ejemplos, pero nuevamente manifiesto enérgicamente mi postura: el rearme de otros países no es excusa para una guerra de agresión, y sería irrelevante para este punto.

El 15 y el 16 son libros del General de División Fuller y el General de División Temperley, ambos ex-oficiales, que fueron periodistas durante este periodo. Por lo que respecta a hacer alguna presentación de hechos explicados en estos libros, si el Dr. Nelte nos informa del fragmento, veremos si podemos admitirlo. Pero alegamos que los puntos de vista del General de División Fuller y el General de División Temperley son irrelevantes.

El 19, el 20 y el 21 son libros sobre Austria. Nuevamente la acusación manifiesta que la opinión de la ciudadanía en Austria sobre un Anschluss unos años antes de que ocurriera es irrelevante al analizar la acción agresiva que tuvo lugar en 1938 quebrantando el Tratado de 1936. Creo, Señoría, que con esto he tratado todos los documentos, y como digo, se dividen en estos cuatro grupos; en principio, no tenemos ninguna objeción hacia tres de ellos, y en cuanto al cuarto grupo, la fiscalía quiere plantear los puntos que he mencionado. Quiero dejar claro de nuevo que la fiscalía no se opone a que el Dr. Nelte obtenga estos libros con el fin de preparar su caso, pero queremos dejarle claro a la defensa lo antes posible cuál es nuestra postura sobre su uso.

Dr. NELTE: Dejando así las tres primeras categorías, la fiscalía está de acuerdo conmigo en que puedo limitarme a hablar de la última categoría, que comienza con los documentos 1 y 2. Una de las cuestiones fundamentales de este juicio, que en un primer vistazo parece un problema puramente legal, es la cuestión del llamado Estado Líder (Führerstaat) y la Orden Líder (Führerbefehl). Esta cuestión tiene sin embargo una gran importancia en este juicio. Por

[Página 295]

ejemplo, el acusado Keitel, como resultado de su cargo, se vio totalmente afectado por este principio del Estado Líder, y actuó en consecuencia, ya que estaba continuamente en contacto directo con la encarnación de este principio, Hitler. Sin embargo, asumo que será posible probar que el Artículo 8 del Estatuto no es aplicable.

En cuanto a la Orden Líder nº 1, documento nº 2, el Tribunal podrá juzgar al leer esta orden si tiene alguna importancia.

Esta orden dice lo siguiente:

"Orden Líder nº 1 (del Libro de Documentos de Keitel nº 1)

(a) Nadie podrá conocer ningún asunto secreto que no concierna a su esfera.

(b) Nadie obtendrá más información de la necesaria para la realización de la tarea que se le ha asignado.

(c) Nadie recibirá información antes de lo que sea necesario para las tareas que se le han asignado.

(d) Nadie pasará a subordinados más órdenes secretas de las indispensables para lograr el objetivo, ni antes de la fecha adecuada".

El documento nº 1, la opinión de un experto sobre el Estado Líder y la Orden Líder, relativa a esta Orden Líder nº 1, servirá para probar el hecho de que no se puede hablar de conspiración en el sentido expresado en la Acusación. Por tanto, solicito al Tribunal que admita esos dos documentos como relevantes. Los documentos nº 10 y nº 11, y también hasta cierto punto el nº 16, se presentan como prueba de que el acusado Keitel, como soldado y como alemán, consideró importante el rearme hasta un punto que garantizara una situación respetable para Alemania entre las naciones, que no sólo era algo exigido por el pueblo alemán, sino que además era apreciado y aprobado por personas importantes del extranjero. Este punto se demostrará con la presentación de artículos de un autor británico, otro francés y otro americano, todos ellos militares considerados altamente cualificados para escribir sobre cuestiones militares. Entre ellos está el artículo "Total War" [Guerra Total] del General de División Fuller, mi documento 15, así como el libro del General de División británico Temperley: "The Whispering Gallery of Europe" ["La Galería de Susurros de Europa"]. Fuller, por ejemplo, escribe en su artículo:
"Es absurdo decir que [Hitler] quería la guerra. La guerra no podía llevarle al renacimiento de su nación. Lo que necesitaba era una paz honorable y segura".
El punto que queremos demostrar es que toda intención agresiva era incompatible con las declaraciones de Hitler y los líderes nazis, si se cree en su sinceridad.

El acusado creyó en la sinceridad de estas declaraciones, y por eso hace referencia a las opiniones de personas importantes del extranjero.

Creo que esos son los documentos sobre los que la acusación planteó ciertas objeciones.

EL PRESIDENTE: No ha mencionado del 19 al 21, los documentos que se dice que hablan de la opinión pública en Austria.

Dr. NELTE: Sí. Esos documentos, documento 19, "La Importancia Política y Cultural del Anschluss"; "El Anschluss en la Prensa Internacional", de 1931, servirán para probar que el acusado podía suponer, y estaba justificado al hacerlo, que la gran mayoría del pueblo austriaco deseaba el Anschluss con Alemania. Son artículos y memorándums de la Unión del Pueblo Austro-Germano, cuyo presidente era el Presidente del Reichstag, el socialdemócrata Loebe.

EL PRESIDENTE: Con esto terminan los documentos, ¿verdad?

Dr. NELTE: Querría hacer sólo una solicitud más al Tribunal sobre documentos que no he podido mencionar antes, dado que no se presentaron hasta la sesión del 22 de febrero. Presentaré ahora esta solicitud. Incluye once documentos, todos presentados durante la sesión del viernes con el fin de probar la complicidad de Keitel en la destrucción llevada a cabo durante la retirada, y en el trabajo de prisioneros de guerra y

[Página 296]

población civil. El contenido de estos documentos presentados por la acusación permite ver claramente que según las pruebas que he presentado, un gran número de las acusaciones de la fiscalía han de atribuirse al hecho de que todo documento que hable de alguna manera de cuestiones militares es atribuido automáticamente al OKW y a Keitel.

EL PRESIDENTE: Dr. Nelte, si lo he entendido bien, todos estos documentos se han presentado ya como pruebas.

Dr. NELTE: Sí.

EL PRESIDENTE: Bien, entonces están incluidos en la categoría que aceptó Sir David. Puede utilizarlos.

Dr. NELTE: Correcto.

EL PRESIDENTE: No hay ninguna necesidad de solicitarlos de nuevo.

Dr. NELTE: Cuando hice esta solicitud adicional, aún no había recibido el consentimiento de Sir David. Además, considero que es una prueba única y particularmente convincente, porque se presentan en un día once documentos, todos ellos usados como acusación contra Keitel, pero que dado su contenido, no se pueden atribuir ni a él ni al OKW.

EL PRESIDENTE: Un momento. Hay otra cosa que quería preguntarle. Pidió en un momento anterior el testimonio del Embajador Messersmith y de Otto Wettberg, y en ambos casos el Tribunal le concedió interrogatorios. No sé si está retirando su solicitud de estos testigos, o si ha visto las respuestas a los interrogatorios.

Dr. NELTE: De acuerdo con las sugerencias hechas, he enviado esos interrogatorios tanto al Embajador Messersmith como a Otto Wettberg. Dependiendo de las respuestas que reciba de esos dos testigos, les llamaré a declarar o no.

EL PRESIDENTE: Ha presentado el de Otto Wettberg, ¿verdad?

Dr. NELTE: Sí, pero aún no me lo ha devuelto.

EL PRESIDENTE: Muy bien. ¿Podría explicar un poco más detalladamente qué es la prueba nº 1? Parece ser la opinión de un testigo experto sobre el significado del precepto del Führer. ¿Es eso lo que quiere exponer?

Dr. NELTE: Sí. Es un artículo sobre ley constitucional relativo a la estructura e importancia del concepto de Estado Líder, Führerstaat.

EL PRESIDENTE: Muy bien.


[ Anterior | Índice | Siguiente ] [an error occurred while processing this directive]