[an error occurred while processing this directive] Nuremberg, crimenes de guerra, crimenes contra la humanidad

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
14 de febrero a 26 de febrero de 1946

Sexagésimo Quinto Día: Viernes, 22 de febrero de 1946
(8 de 8)


[continúa el GENERAL DE DIVISIÓN ZORYA]

[Página 240]

El párrafo 12 del memorándum dice que:
"Los alemanes no deben compartir habitación con la trabajadora del Este".
El párrafo 14 dice:
"Por lo general, no se podrá proporcionar ropa a las trabajadoras del Este".
Estos dos documentos que acabo de mencionar, "Instrucciones sobre el Trato a Proporcionar a Trabajadores Extranjeros", y "Memorándum sobre el Empleo de Trabajadoras del Este", reflejan las inhumanas condiciones de trabajo de los ciudadanos soviéticos movilizados a la fuerza.

La Fiscalía Soviética dispone de numerosos documentos, testimonios de personas que experimentaron el terror de la esclavitud nazi. La mera enumeración de todos estos documentos llevaría demasiado tiempo.

El Gobierno Soviético disponía ya en las primeras fases de la guerra contra la Alemania Nazi de muchas pruebas de los crímenes de los conspiradores nazis en este campo.

El primer documento de este tipo publicado por el Gobierno Soviético es la Nota del Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores Molotov del 6 de enero de 1942, que fue presentada al Tribunal por la Fiscalía Soviética como prueba URSS 51/2, y esta nota decía que:

"Los pacíficos ciudadanos deportados a la fuerza para hacer trabajos forzados fueron considerados 'prisioneros de guerra' por las autoridades alemanas y tratados como tales. Se ha descubierto, según informes de Mandos del Ejército Alemán, que campesinos y otros pacíficos ciudadanos capturados por los alemanes y deportados para hacer trabajos forzados fueron puestos automáticamente en la lista como prisioneros de guerra. Así, el número de prisioneros de guerra se incrementó artificial e ilegalmente.

Tras la ocupación de Kiev, los alemanes esclavizaron a toda la población civil de entre 11 y 60 años de edad, sin importar su profesión, sexo, estado de salud o nacionalidad.

Cerca de la ciudad de Plausk, región de Tula, se creó un campo en el que se internó juntos a prisioneros de guerra soviéticos y a la población civil de los pueblos cercanos. Los ciudadanos soviéticos

[Página 241]

fueron sometidos allí a torturas y sufrimientos inhumanos. Había chicos y chicas jóvenes, mujeres y ancianos entre ellos. Su comida consistía en dos patatas al día. La tasa de mortalidad era de 25 a 30 personas al día.

Las personas que estaban demasiado enfermas para tenerse en pie eran multadas por los alemanes por cada día que no trabajaban.

En Kharkov los invasores alemanes decidieron convertir en objeto de burla a los intelectuales ucranianos locales. El 5 de noviembre de 1941 se ordenó a todos los actores presentarse en el Teatro Schevtschenko para registrarse. Una vez allí, les rodearon soldados alemanes, que los engancharon a carros y les hicieron tirar de ellos por las calles más frecuentadas hasta el río para coger agua".

El segundo documento del Gobierno Soviético fue la Nota del Comisario de Exteriores del 27 de abril de 1942. Esta Nota se presenta al Tribunal como prueba URSS 51. La Sección 3 de esta Nota se titula: "El Sufrimiento Inhumano y Muerte de Ciudadanos Soviéticos bajo la Esclavitud Fascista Alemana".

Esta Nota decía que:

"En Ucrania y Bielorrusia los alemanes introdujeron una jornada de trabajo de catorce y dieciséis horas, en muchos casos sin ninguna compensación y en algunos casos con sueldos ridículamente bajos".
En las instrucciones secretas tituladas "Sobre los Objetivos Actuales en las Regiones Orientales", capturadas por tropas del Ejército Rojo a primeros de marzo de 1942, el jefe de la Oficina de Inspección Económica Militar, el Teniente General Weigang, admite que:
"Se ha demostrado imposible mantener la producción industrial con el trabajo de personas medio muertas de hambre y medio vestidas"; también admite que la devaluación de la moneda y la crisis de bienes de consumo coinciden con una peligrosa falta de confianza en las autoridades alemanas por parte de la población local, algo que no se puede permitir en la retaguardia de las tropas de combate". El general alemán señala en este documento que estas regiones ocupadas deberían ser llamadas "nuestra nueva posesión colonial del Este".
Reconociendo que el colapso total de la producción industrial en los distritos ocupados había llevado a un desempleo masivo, el general alemán Weigang dio las siguientes órdenes para acelerar el envío a la fuerza de trabajadores rusos, ucranianos y otros a Alemania.
"Sólo el envío a Alemania de unos millones de trabajadores rusos y sólo las inagotables reservas de los territorios ocupados del Este pueden cubrir la falta sin precedentes de mano de obra en Alemania".
En la orden capturada por las unidades del Ejército Rojo, se decretaba que "toda la población civil de los distritos ocupados debería ser movilizada para toda clase de trabajos pesados", y se decía que no se pagaría por este trabajo forzado, y se declaraba con insolencia que con este trabajo no remunerado la población expiaría su responsabilidad por los actos de sabotaje cometidos, así como por los actos de sabotaje que cometieran en el futuro.

En Kaluga, el 20 de noviembre de 1941 se publicó un "Anuncio" firmado por el Comandante alemán, el Mayor Portazius, que decía lo siguiente:

"1. Los ciudadanos que trabajen mal o que no trabajen el número especificado de horas, tendrán que pagar multas. En caso de no pagar, los delincuentes serán sometidos a castigos físicos.

2. Los ciudadanos a los que se les haya asignado un trabajo y no se presenten a trabajar serán sometidos a castigos físicos y no recibirán raciones de comida.

3. Los ciudadanos que en general eviten trabajar serán además expulsados de Kaluga. Los ciudadanos que teman trabajar serán asignados a destacamentos y columnas de trabajo y alojados en barracones. Se les usará en trabajos pesados.

[Página 242]

Esta nota indicaba también que la tierra pasaría a ser propiedad de terratenientes alemanes. Esto se aprobó con una Ley de la Tierra promulgada a finales de abril de 1942 por el Gauleiter hitleriano Alfred Rosenberg".
Paso a la Nota siguiente del Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores Molotov, publicada un año después de la Nota del 27 de abril de 1942.

El 11 de mayo de 1943 el Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores Molotov envió a todos los embajadores y representantes plenipotenciarios de todos los países con los que la URSS tenía malas relaciones diplomáticas una nota "Sobre la Deportación Forzada a Gran Escala de Ciudadanos Soviéticos a la Esclavitud Fascista Alemana, y Sobre la Responsabilidad por Este Crimen de las Autoridades Alemanas". Esta nota se presenta al Tribunal como prueba URSS 51/4.

Considero necesario leer unas pocas citas de esta Nota. En la página 165 del libro de documentos, con las pruebas, hay una referencia a unas declaraciones de Goering del 7 de noviembre de 1941 que ya he mencionado. No repetiré de nuevo todo lo que Goering dijo en esa reunión. Sólo destacaré que Goering dio una orden sedienta de sangre que decía que no se tuviera clemencia con los ciudadanos soviéticos deportados a Alemania y que se les tratara de la forma más cruel posible por cualquier pretexto. Esta orden se incluye en la sección 4 y "A" de la Nota antes mencionada. Dice así:

"Al aplicar medidas para el mantenimiento del orden, el principio básico debe ser la rapidez y la dureza. Sólo se deben emplear las siguientes formas de castigo sin grados intermedios: privación de alimentos, y pena de muerte por condena ante un consejo de guerra".
El 31 de marzo de 1942 Sauckel dio la siguiente orden por telégrafo:
"El reclutamiento, del que ustedes son responsables, debe acelerarse por todos los medios posibles, incluida la aplicación severa del principio de trabajos forzados".
El Gobierno Soviético posee el texto completo de un informe del Jefe de la Policía Politica y el Servicio de Seguridad, bajo el mando del Jefe de las SS de Kharkov, titulado: "La Situación en la Ciudad de Kharkov del 23 de julio al 9 de septiembre de 1942".
"El reclutamiento de mano de obra", dice este documento, "está causando inquietud entre los organismos competentes, ya que la población está mostrando un rechazo extremo a la idea de ir a trabajar a Alemania. La situación en este momento es tal que todo el mundo hace todo lo que puede para evitar ser reclutado. La partida voluntaria a Alemania hace tiempo que ha dejado de considerarse una posibilidad".
Señorías, debo destacar que el acusado Sauckel, como Plenipotenciario General para la Utilización de Mano de Obra, llevó a cabo activamente una actividad criminal, como se señala en la Nota del Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores Molotov que acabo de presentar. El 31 de marzo de 1942 Sauckel envió a sus departamentos subordinados unas instrucciones por telégrafo sobre la utilización y el trabajo de las comisiones de movilización de rusos. Presento este telegrama de Sauckel al Tribunal como prueba URSS 382. En este telegrama Sauckel escribe:
"La tasa de movilización debe incrementarse de inmediato y bajo todas las circunstancias para garantizar en el plazo más breve posible de tiempo, es decir, en abril, que se enviará un incremento del triple de trabajadores".
Los esfuerzos de Sauckel fueron apreciados por el acusado Goering cuando era Plenipotenciario del Plan de Cuatro Años. Les remito ahora a la reunión que convocó Goering el 6 de agosto de 1942. Este documento ha sido presentado al Tribunal por la Fiscalía Soviética como prueba URSS 170. Les ruego pasen a las páginas 12 y 13 de este documento, página 184 del libro de documentos, Goering pronunció las siguientes palabras:
"Tengo que añadir a esto que no quiero alabar al Gauleiter Sauckel, no lo necesita..."

[Página 243]

EL PRESIDENTE (interrumpiendo): Todo esto ya se leyó el otro día. Estas palabras se leyeron ayer.

GENERAL ZORYA: Estoy muy seguro, Sr. Presidente, de que mi colega, que leyó ante el Tribunal este documento, no leyó este fragmento en particular.

EL PRESIDENTE: Sí, pero sigo pensando que leyó este fragmento que tiene en su documento: "no quiero alabar al Gauleiter Sauckel, no lo necesita..." Sin duda hizo referencia al fragmento que usted acaba de resumir sobre Lohse.

GENERAL ZORYA : No quiero discutir, pero según mi información, no se había leído este fragmento ante el Tribunal. Si lo desea, no leeré este fragmento ante el Tribunal.

EL PRESIDENTE: Quizás tenga usted razón. No lo sé.

GENERAL ZORYA: Entonces, lo leeré ante el Tribunal muy brevemente:

"No quiero alabar al Gauleiter Sauckel, no lo necesita. Pero lo que ha hecho en un breve tiempo, reunir a trabajadores de toda Europa rápidamente y proporcionárselos a nuestras acciones, es un logro único en su clase. Debo decir a todos estos caballeros que si cada uno de ustedes utilizara en su esfera de actividad una décima parte de la energía usada por el Gauleiter Sauckel, llevarían a cabo su trabajo con facilidad. Es mi sincera convicción, no simples halagos".
Vuelvo a la Nota del Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores Molotov, del 11 de mayo de 1943. Esta Nota proporciona datos sobre el número de ciudadanos soviéticos deportados a Alemania. Esta Nota dice que la deportación de ciudadanos soviéticos a la esclavitud alemana se vio acompañada en casi todas partes de sangrientas medidas represivas del invasor contra ciudadanos soviéticos que trataban de protegerse de los mercaderes de esclavos que los cazaban. Se ha descubierto que en Gzhatsk setenta y cinco pacíficos habitantes de la ciudad fueron fusilados, y que en Poltava sesenta y cinco ferroviarios fueron ahorcados. Esto mismo ocurrió en otras ciudades, y también se llevaron a cabo ejecuciones, fusilamientos y ahorcamientos a la misma escala.

EL PRESIDENTE: Si entendí bien lo que dijo al principio de su exposición, esta tarde iba a terminar su presentación. Ahora son las cinco y cinco. ¿Existe la posibilidad de que acabe hoy?

GENERAL ZORYA : Si los abogados de la defensa no me hubieran interrumpido durante diez minutos con la discusión sobre la orden de las autoridades de ocupación alemanas, no habría necesitado más que otros diez minutos para terminar la presentación.

EL PRESIDENTE: ¿Cuánto cree que le falta todavía?

GENERAL ZORYA: Un máximo de diez minutos.

EL PRESIDENTE: Muy bien.

GENERAL ZORYA: La Nota dice que los ciudadanos soviéticos de los territorios capturados por los alemanes están ofreciendo con una frecuencia y organización crecientes una valerosa resistencia frente a los esclavistas alemanes... El crecimiento del movimiento partisano, como consecuencia de la resistencia que los ciudadanos soviéticos están mostrando al transporte forzoso a la esclavitud en Alemania, es reconocida con alarma en un cierto número de informes secretos del ejército alemán y las administraciones policiales.

Esta Nota cita además varios testimonios de ciudadanos soviéticos que habían huido de la esclavitud alemana. Sólo citaré uno de estos testimonios de una miembro de un koljos, Varvara Bakhtina, del pueblo de Nikolayevka, región de Kursk, que declaró:

"En Kursk nos metieron a empujones en vagones de ganado, entre cincuenta y sesenta personas por vagón. No se permitió salir a nadie. De vez en cuando el centinela alemán nos empujaba y golpeaba. En Lvov tuvimos que bajar y ser examinados

[Página 244]

por una comisión especial. En presencia de los soldados se nos obligó a desnudarnos por completo y a que nos examinaran el cuerpo. Cuanto más nos acercábamos a Alemania, menos gente quedaba en el tren. En Kursk se quedaron trescientas personas, pero casi en cada estación tuvieron que arrojar fuera a enfermos y a gente que se moría de hambre. En Alemania nos llevaron a un campo junto a prisioneros de guerra soviéticos. Esto estaba en una sección frontal rodeada de una barrera de alambre espino alta. Cuatro días después nos llevaron a diferentes lugares. Mi hermana Valentina, otras trece chicas y yo fuimos enviadas a una fábrica de municiones".
La tercera sección de este informe describe más detalles del régimen bajo el que vivían los trabajadores soviéticos sometidos a la esclavitud alemana. Esta parte del informe también menciona las declaraciones hechas por Goering sobre los trabajadores rusos. Goering dice en las directrices antes mencionadas:
"Los rusos no son exigentes, y por tanto es fácil alimentarlos sin afectar a nuestras reservas de comida en un grado apreciable. No se les debe mimar o permitirles que se acostumbren a la comida alemana".
Finalmente, la Nota cita varias cartas enviadas a soldados alemanes en el Frente Oriental por sus familias que describen las humillaciones a las que eran sometidos los trabajadores soviéticos. Citaré un párrafo de una de esas cartas. Entre las ropas del cadáver de Wilhelm Bok, un soldado alemán de las 221ª División de Infantería Alemana, se encontró una carta de su madre. Esta carta decía:
"Hay muchas mujeres y chicas rusas trabajando en las fábricas 'Astra'. Se les obliga a trabajar catorce o más horas al día. Por supuesto, no reciben ningún sueldo. Van y vuelven de la fábrica escoltadas. Las rusas literalmente caen agotadas. Los guardias suelen azotarlas. No tienen derecho a quejarse de la mala comida o los maltratos. El otro día mi vecina consiguió una asistenta. Pagó una cantidad de dinero en una oficina y se le dio oportunidad de escoger la mujer que más le gustara de un grupo de rusas que había aquí".
Otras cartas mencionan también muchos casos de suicidios de hombres y mujeres rusos.

Esta nota termina con la declaración del Gobierno Soviético que dice que considera responsables de las atrocidades cometidas en este ámbito a la banda dirigente hitleriana y al Alto Mando del Ejército Nazi Alemán.

"El Gobierno Soviético también considera plenamente responsables de los crímenes antes enumerados a los funcionarios hitlerianos dedicados al reclutamiento, secuestro, traslado a campos, venta como esclavos y explotación inhumana de civiles soviéticos que han sido trasladados a la fuerza desde su tierra natal a Alemania... El Gobierno Soviético sostiene que se debería considerar plenamente responsables a criminales ya conocidos como Fritz Sauckel y Alfred Rosenberg".
Y finalmente la nota señala:
"El Gobierno Soviético expresa su convicción de que todos los gobiernos afectados son unánimes al afirmar que el Gobierno Nazi y sus agentes deben asumir plenamente su responsabilidad y recibir un firme castigo por los crímenes monstruosos que han cometido, por las privaciones y sufrimientos que han infligido a millones de ciudadanos pacíficos que han sido deportados a la fuerza a la esclavitud en Alemania".
Así termina la Nota del Comisario del Pueblo Molotov. Tengan la bondad de permitirme concluir mi presentación también con estas palabras.

EL PRESIDENTE: Se levanta la sesión.

(El Tribunal levantó la sesión hasta el 23 de febrero de 1946 a las 10 horas).


[ Anterior | Índice | Siguiente ] [an error occurred while processing this directive]