[an error occurred while processing this directive] Nuremberg, crimenes de guerra, crimes contra la humanidad

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
14 de febrero a 26 de febrero de 1946

Sexagésimo Tercer Día: Miércoles, 20 de febrero de 1946
(8 de 8)


[continúa L. R. SHENIN]

[Página 167]

Segundo fragmento:
"En este momento Alemania controla los graneros más ricos que han existido jamás en el área europea, extendiéndose desde el Atlántico hasta el Volga y el Cáucaso, tierras más altamente desarrolladas y fértiles que nunca, incluso aunque algunas de ellas no puedan ser descritas como graneros. Sólo tengo que recordarles la fabulosa fertilidad de Holanda, el paraíso único que es Francia. Bélgica también es extraordinariamente fértil, y lo mismo ocurre con la provincia de Posen. Después, por encima de todo, el Gobierno General es en gran parte el granero de centeno y trigo de Europa, junto con los increíblemente fértiles distritos de Lemberg, Galitzia, etc. donde las cosechas son excepcionalmente buenas. Después viene Rusia, la tierra negra de Ucrania en ambas orillas del Dnieper, la región del Don, con sus especialmente fértiles distritos, que apenas han sido tocados. Nuestras tropas han ocupado ahora, o están en proceso de ocupar, los increíblemente fértiles distritos entre el Don y el Cáucaso".
Goering después sigue diciendo:

[Página 168]

"Dios sabe que no les han enviado allí a trabajar por el bienestar del pueblo que gobiernan, sino para exprimirles al máximo para que pueda vivir el pueblo alemán. Eso es lo que espero de sus confiscaciones. Esta eterna preocupación por pueblos extranjeros debe cesar de inmediato y definitivamente.

Tengo aquí ante mi informes de lo que se espera que puedan entregar. No es nada en absoluto si tenemos en cuenta cómo son sus territorios. No me afecta lo más mínimo que me digan que sus pueblos se mueren de hambre.

Hay una cosa que estoy seguro que haré: les haré entregar las cantidades que se les piden; y si no pueden hacerlo, pondré en marcha fuerzas que les obligarán a hacerlo, lo quieran o no".

Tercer fragmento:
"La riqueza de Holanda está cerca de Renania. Podría enviar una cantidad mucho mayor de verduras de las que ha enviado hasta ahora a esta región atacada. No me importa lo que piensen los holandeses de esto.

Los únicos pueblos que me interesan son los que trabajan para proporcionar armamento y suministros alimentarios. Deben recibir lo justo para permitirles seguir trabajando. Me da igual si los holandeses son germánicos o no. Son tan sólo la gente más burra posible cuando lo son, y a personas más importantes que ellos se les han enseñado en el pasado cómo se ha de tratar a veces a los zoquetes germánicos. Aunque provoquen abusos por todas partes, habrán actuado correctamente, ya que sólo cuenta el Reich".

Paso ahora al fragmento siguiente:
"Sigo hablando de los territorios occidentales. Bélgica ha sabido cuidar de sí misma extraordinariamente bien. Ha sido una actitud muy sensata por parte de Bélgica. Pero allí también, caballeros, podría montar en cólera. Si se ha plantado hasta el último terreno de Bélgica con verduras, deberían tener semillas de verduras. Cuando quisimos comenzar una gran campaña el año pasado para utilizar tierras no cultivadas, no teníamos todas las semillas que necesitábamos. Ni Holanda ni Bélgica ni Francia podían proporcionarlas, aunque yo mismo pude contar 170 sacos de semillas de verduras en una calle de París. A los franceses no les importa plantar verduras para ellos, están acostumbrados a hacerlo.

Pero caballeros, estos pueblos son enemigos nuestros, y no se los ganarán con medidas humanitarias. La gente se muestra educada ante nosotros porque tiene que ser educada. Pero dejen a los ingleses abrirse paso y verán entonces el rostro real de los franceses. El mismo francés que cena con ustedes y que les invita a cenar se volverá de repente un germanófobo. Esa es la situación, y no queremos que cambie. Me es indiferente cuántos platos se sirven cada día en la mesa del rey de Bélgica. El rey es un prisionero de guerra, y si no se le trata como tal, me encargaré de que se lo lleven a algún otro lugar donde esto se le pueda dejar claro. Estoy realmente harto de este asunto... He olvidado un país, porque de allí no se puede sacar nada más que pescado. Me refiero a Noruega.

En cuanto a Francia, aún no está cultivada al máximo posible. Se puede cultivar Francia de una manera muy diferente si se obliga a sus campesinos a trabajar de una manera distinta. En segundo lugar, en Francia la población se está atiborrando hasta un punto escandaloso...

Además, que Dios ayude a cualquier coche alemán aparcado frente a una taberna francesa en París; informarán de ello. Pero a nadie le molesta toda una fila de coches franceses de gasolina allí aparcados.

No diría nada en absoluto, por el contrario, no pensaría mucho en ustedes si no tuviéramos un maravilloso restaurante en París donde podemos conseguir la mejor comida disponible. Pero no quiero que los franceses puedan pasearse por allí. Maxim's debe tener la mejor comida para nosotros".

[Página 169]

Sr. Presidente, veo que un abogado alemán de la defensa quiere hablar. Le daré la oportunidad de hacerlo.

Dr. THOMA (abogado del acusado Rosenberg): Sólo quiero hacer una breve pregunta.

El fiscal no nos ha dicho dónde se puede encontrar este documento, ni en qué libro de documentos está ni qué número tiene. Sólo mencionó la página en la que el Tribunal puede encontrar ese documento.

L. R. SHENIN: Este documento se presentó al Tribunal como prueba URSS 170. Se ha entregado a la defensa una copia fotostática.

¿Puedo continuar, Sr. Presidente?

EL PRESIDENTE: Procede de los archivos del acusado Goering, ¿verdad? Eso es lo que usted dijo.

L. R. SHENIN: Sí.

"Para los oficiales y civiles alemanes, tres o cuatro restaurantes de primera clase, excelente, pero no para los franceses...

Por lo demás, ustedes deberían ser como sabuesos siguiendo la pista de cualquier cosa que pueda ser útil para el pueblo alemán; todas esas cosas se deberían llevar a los almacenes a la velocidad del rayo. Siempre que publico un decreto, afirmo repetidas veces que los soldados tienen derecho a comprar todo lo que quieran y lo que quieran, todo lo que puedan cargar..."

Fragmento siguiente:
"Ahora me hablarán de la política exterior de Laval. Herr Laval tranquiliza a Herr Abetz, y por lo que sé, va a Maxim's, aunque está prohibido. Pero los franceses tendrán que aprender. Ustedes no son conscientes de lo sinvergüenzas que llegan a ser.

Cuando nuestros amigos se enteran de que un alemán está interesado en algo, ponen precios desorbitados. Piden el triple del precio normal, y si se enteran de que el Mariscal del Reich quiere comprar, quintuplican el precio normal. Quería comprar un tapiz. Me pidieron dos millones de francos. Dijeron a la mujer que el comprador quería ver el tapiz. Ella dijo que no quería perderlo de vista. Bien, entonces tendrá que venir ella con el tapiz. Le dijeron que iba a ver al Mariscal del Reich. Cuando llegó, el tapiz pasó a costar tres millones de francos. Informé de ello. ¿Creen que alguien hizo algo? Presenté el caso al tribunal francés y le enseñaron a la señora que no es aconsejable especular al hacer negocios conmigo...

Lo único que me interesa es lo que podamos exprimir del territorio que controlamos ahora con la máxima dedicación y cubriendo todos los frentes, y cuánto podemos enviar a Alemania. No me importan lo más mínimo las estadísticas de importación y exportación de años anteriores.

En cuanto a los envíos al Reich, el año pasado Francia envió 550.000 toneladas de grano, y ahora exijo 1,200.000 toneladas. En dos semanas se presentará un plan para entregarlas. No se discutirá más sobre esto. Lo que le ocurra a los franceses no tiene importancia. Se entregará un millón doscientas mil toneladas. Forraje: el año pasado, 500.000 toneladas; ahora 1,000.000. Carne: el año pasado, 135.000 toneladas; ahora, 350.000. Grasas: el año pasado 23.000, este año 60.000", etcétera.

El fragmento siguiente de este discurso habla de las cuotas a fijar para los envíos de países como Holanda, Bélgica, Noruega y el Gobierno General. En respuesta a las preguntas e instrucciones de Goering, los asistentes a la reunión proporcionaron cifras concretas. Omito una página y continúo:
Goering: ¿Y las grasas?

Neuhausen: Hasta ahora he enviado suministros a la Wehrmacht. El año pasado recibió 250.000 kilogramos. También proporciono suministros a Grecia, y también tengo que mantener a las tropas alemanas en Croacia.

[Página 170]

Goering: Descontando todo esto, ¿qué puede darle al pueblo alemán? ¿Quince mil?

Neuhausen: Me encargaré de eso. En cuanto al aceite, volveré a enviarle entre 25.000 y 30.000 toneladas al Reich.

Goering: Hasta aquí el Oeste. Se dará una orden especial relativa a los compradores que adquieran toda la ropa, zapatos, etc. disponibles.

Pasamos ahora al Este. He tratado este punto con la Wehrmacht. La Wehrmacht renuncia a las demandas que hizo al país. ¿Cuánto heno hacía falta?

Backe: 1,500.000 toneladas. 1,000.000 toneladas de paja y 1,500.000 toneladas de avena. No podemos gestionar eso.

Goering: Caballeros, sólo hay que tener en cuenta una cosa con respecto a los suministros de la Wehrmacht. No quiero oír nada más de ustedes hasta nuevo aviso. No más peticiones. El país, con su leche agria, sus manzanas y su pan blanco, nos alimentará con abundancia. El valle del Don se encargará del resto".

Pasando a la cita siguiente:
"Berger: La Wehrmacht en Francia recibirá suministros, por supuesto, de Francia. Es un hecho obvio, y ni siquiera lo había mencionado antes.

En cuanto a Rusia, no hay duda de su fertilidad. La situación allí es casi increíblemente buena".

La cita siguiente, sigue hablando Goering:
"Me alegró saber que al Comisionado del Reich en el Este (Ostland) le está yendo bien, y que la gente sigue igual de gorda y oronda, y que resoplan un poco cuando trabajan. Sin embargo, me encargaré, sin importar el cuidado con el que se trate a ciertos grupos, de que la inagotable fertilidad de esta área haga alguna contribución".
Después de esto, Lohse, Reichskommissar de Bielorrusia, tomó la palabra:
"¿Puedo expresar mi opinión en pocas palabras? Querría dar más, pero se han de respetar ciertas condiciones. La cosecha es ciertamente excelente, pero en más de la mitad del área de Bielorrusia, que está muy cultivada, es difícilmente posible hacerse con las cosechas, a no ser que pongamos fin a los problemas causados por guerrillas y partisanos. He estado pidiendo ayuda a gritos durante cuatro meses".
A continuación describe las actividades de los partisanos en Bielorrusia. En este punto Goering le interrumpe y dice:
"Mi querido Lohse, nos conocemos desde hace mucho tiempo. Sé muy bien que usted tiene mucha imaginación".
Y Lohse respondió:
"No pienso consentir eso. Nunca me imagino nada".
Para terminar, aquí están las tres últimas citas del discurso de Goering. Dijo:
"Debemos tener compradores del Ministro de Economía, Funk, en Ucrania y otros lugares.

Debemos enviarles a Venecia a comprar trastos, esas cosas horribles de alabastro y bisutería barata, etc. No creo que haya otro lugar como Italia para conseguir esa quincalla.

Ahora veamos lo que puede proporcionar Rusia. Creo, Riecke, que deberíamos poder conseguir dos millones de libras de cereales y forraje de toda Rusia.

Riecke: Es posible.

Goering: Eso quiere decir que debemos conseguir tres millones, aparte de los suministros para la Wehrmacht.

[Página 171]

Riecke: No, las cifras dadas son sólo para la Wehrmacht.

Goering: Entonces tenemos que conseguir dos millones.

Riecke: No.

Goering: Bien, millón y medio.

Riecke: Sí.

Goering: De acuerdo".

La discusión continuó en esta línea. El discurso de Goering termina con la frase siguiente:
"Caballeros, querría decir una cosa más. Tengo mucho trabajo, y tengo muchas responsabilidades. No tengo tiempo para leer cartas y memorándums informándome de que no pueden satisfacer mis demandas. Sólo tengo tiempo para determinar de cuando en cuando con los breves informes de Backe si se están alcanzando los objetivos. Si no, el asunto tendrá que tratarse desde otro ángulo".
Como han visto Sus Señorías, además de Goering, a esta reunión acudieron los acusados Rosenberg, Sauckel, Seyss-Inquart, Frank, Funk y otros. Como han visto, Goering terminó su discurso con una amenaza directa a los que participaron en esta reunión, diciendo que "el asunto tendrá que tratarse desde otro ángulo".

Esta amenaza se convirtió en realidad. El asunto se ha "tratado desde otro ángulo" en todos los sentidos, desde el ángulo de su responsabilidad por los crímenes que cometieron.

Así, todo el volumen de evidencias presentadas demuestran fuera de toda duda:

1. Que de forma simultánea a sus bien definidos planes para la invasión militar de Checoslovaquia, Polonia, Yugoslavia y la URSS, el gobierno criminal hitleriano y el Alto Mando de las Fuerzas Armadas Alemanas elaboraron un plan para el saqueo masivo y expolio de propiedades privadas, públicas y estatales en los territorios de estos países.

2. Que tras elaborar este plan criminal, los conspiradores llevaron a cabo todas las medidas preliminares necesarias para su ejecución adiestrando a cuerpos especiales de oficiales y funcionarios dedicados al expolio de los territorios que iban a ocupar; preparando y promulgando instrucciones especiales, libros de referencia y órdenes a tal fin; creando una organización especial y muy complicada con toda clase de "oficinas de inspección económica", "destacamentos", "grupos", "sociedades por acciones", "plenipotenciarios", etc. y reuniendo a un gran número de especialistas de diversas ramas, expertos militares en agricultura, líderes agrícolas, espías económicos, etc.

3. Que de acuerdo con este plan preparado con tanta antelación, procedieron a saquear y expoliar propiedades privadas, públicas y estatales en los territorios ocupados, y que también robaron a la población civil de estos territorios, recurriendo a atrocidades, la violencia y prácticas arbitrarias de lo más atroces.

4. Que para hacer que los soldados y oficiales del Ejército Alemán se "interesaran económicamente" en esta tarea, los conspiradores no sólo no juzgaron casos de saqueo y robo cometidos por soldados y oficiales alemanes, sino que incluso instigaron estos crímenes e incitaron a sus hombres a cometer saqueos a gran escala.

5. Que al cometer estos crímenes, los conspiradores causaron un enorme daño económico a los habitantes de los territorios ocupados, exponiéndoles al hambre y el sufrimiento, y que obtuvieron de sus actividades criminales ganancias personales, enriqueciéndose ellos y sus colaboradores.

6. Que al planear, preparar e iniciar guerras de agresión contra las naciones amantes de la paz, los conspiradores se marcaron como objetivo el expolio depredador de estas naciones, y que posteriormente lograron estos fines criminales por medio de métodos igualmente criminales y depredadores.

[Página 172]

En base a lo anterior, los acusados han quebrantado consciente y deliberadamente las leyes y costumbres de la guerra, los principios generales del código penal aceptados por los códigos penales de todas las naciones civilizadas, y las leyes nacionales de los países en los que se cometieron estos crímenes.

Se debe declarar culpables a los acusados de todos estos actos criminales, todos ellos incluidos en el Artículo 6(b) del Estatuto del Tribunal Militar Internacional. Todos ellos sin excepción deben ser considerados responsables tanto individualmente como por ser miembros de la conspiración.

Con esta exposición de los cargos termina mi presentación.

Con la venia, los documentos que he presentado al Tribunal y que he leído ante el Tribunal son testigos silenciosos de los crímenes organizados y cometidos por los acusados.

Pero la conciencia de los jueces escuchará los testimonios de estos testigos silenciosos, que narran verazmente la historia de las prácticas arbitrarias y los crímenes de los ladrones hitlerianos y de los sufrimientos sin límites de sus innumerables víctimas.

EL PRESIDENTE: Se levanta la sesión.

(Se levantó la sesión hasta el 21 de febrero de 1946 a las 10 horas).


[ Anterior | Índice | Siguiente ] [an error occurred while processing this directive]