[an error occurred while processing this directive] Nuremberg, crimenes de guerra, crimes contra la humanidad

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
14 de febrero a 26 de febrero de 1946

Sexagésimo Primer Día: Lunes, 18 de febrero de 1946
(5 de 7)


[continúa el CORONEL L. N. SMIRNOV]

[Página 95]

Y éste fue el destino de esos niños, sigo citando:
"El 23 de septiembre de 1942, a las 7 de la tarde, entró un camión de 5 toneladas en el patio del Orfanato, con seis alemanes armados y de uniforme. El líder del grupo, llamado Max, explicó que llevarían a los niños a Brest y ordenó que los subieran al camión. Cincuenta y cinco niños y su profesora, Grocholskaya, subieron al camión. Una niña de 9 años, Tossia Schachmatova, consiguió salir del camión y escaparse. Los demás cincuenta y cuatro y la profesora fueron llevados en el camión en dirección a la estación de Dubitz, a kilómetro y medio del pueblo de Leplevka. El camión se paró en un puesto fronterizo armado que estaba a 800 metros del Río Bug. Desnudaron a los niños", hecho demostrado porque se encontró la ropa de los niños en el camión cuando regresó, "y los fusilaron".

[Página 96]

Omito el resto de este informe oficial. Los documentos relacionados con los fusilamientos han probado que en algunas ejecuciones en masa de niños, algunos niños fueron partidos en dos vivos y arrojados a las llamas. Para confirmar esto les remito a las declaraciones del testigo Hamaidas, natural del pueblo de Lisinchi, región de Lvov, al que los alemanes encerraron en el Campo de Yanov, en Lvov.

El trabajo de Hamaidas en el campo consistía en quemar los cadáveres de los que habían sido ejecutados. Fue además testigo de la ejecución en masa de ciudadanos inocentes, hombres, mujeres y niños.

El testimonio de Hamaidas, junto con otros documentos sobre los campos de Lvov, ha sido ya presentado al Tribunal como prueba URSS 6-c; cito dos líneas del testimonio de Hamaidas, en la página 55 del libro de documentos, undécima línea contando desde el final de la página:

"Fui testigo de esos hechos, el verdugo cogía a niños por los pies, los partía en dos y los arrojaba al fuego".
Tras fusilar a los padres, los asesinos alemanes consideraban innecesario gastar munición con los niños. Cuando no arrojaban a los niños a las fosas, los asesinaban simplemente golpeándoles con un objeto contundente o estrellando sus cabezas contra el suelo.

Les remito para confirmarlo al documento ya presentado al Tribunal como prueba URSS 6-c, que contiene informes forenses de expertos que trabajaron en las exhumaciones en el Campo de Yanov. Sólo citaré dos líneas de las conclusiones.

Los miembros del Tribunal encontrarán el texto al que me refiero en las conclusiones de los expertos forenses sobre el Campo de Yanov, página 330 del libro de documentos, segundo párrafo. Cito este breve fragmento:

"Los verdugos no consideraban necesario gastar munición con los niños. Simplemente los mataban golpeándoles la cabeza con un objeto contundente.

Era habitual que cortaran por la mitad a niños con sierras oxidadas y que les sometieran a otras formas de tortura".

Solicito el permiso del Tribunal para leer sólo un párrafo de una nota del Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores de la URSS del 24 de abril de 1942. Los miembros del Tribunal encontrarán el texto que he mencionado en la página 8, el tercer párrafo:
"Los invasores sometían a niños y adolescentes a torturas de lo más brutales. Entre los 100 niños heridos y mutilados, víctimas del terror hitleriano en los distritos de la ahora liberada Región de Moscú, que están siendo tratados en el Hospital Russakov de Moscú hay casos como por ejemplo el de un chico de 14 años, Vanya Gromov, del pueblo de Novinki, al que los hitlerianos ataron a una mesa con correas y le cortaron el brazo derecho con una sierra oxidada. Los alemanes le cortaron las manos a Vanya Kryukov, de 12 años y natural del pueblo de Kryukovo, Región de Kursk, y le hicieron caminar, sangrando profusamente, hacia donde estaban las tropas soviéticas".
Omito el resto de la cita, dos páginas, ya que se relatan hechos similares en el documento que confirman los episodios antes mencionados.

Los niños fueron las primeras víctimas de asfixia por monóxido de carbono en los furgones de gaseamiento alemanes. Para confirmar esto les remito al material ya presentado como prueba URSS 1, el Informe de la Comisión Estatal Extraordinaria sobre los Crímenes

[Página 97]

de los Ocupantes Fascistas Alemanes en la Región de Stavropol. Los miembros del Tribunal encontrarán ese breve fragmento en la página 269 del libro de documentos, párrafo 4.
"Se ha descubierto que en diciembre de 1942, por orden del Jefe de la Gestapo de la ciudad de Mikoian-Schachar, el Teniente (Oberleutnant) Otto Weber, tuvo lugar una cruel masacre de niños soviéticos que estaban siendo tratados de tuberculosis ósea en el sanatorio del balneario de Teberda. Testigos oculares de este crimen han declarado lo siguiente:

El 22 de diciembre de 1942 se detuvo un automóvil aleman delante de la entrada de la primera sección del sanatorio. Siete soldados alemanes que habían llegado en el vehículo arrastraron a cincuenta y cuatro niños gravemente enfermos de tres años en adelante fuera del sanatorio. Estaban demasiado enfermos para morir, y por tanto no los metieron a la fuerza en el furgón. Los pusieron apilados dentro del vehículo. Después cerraron la puerta, enchufaron la entrada de monóxido de carbono y el vehículo se fue del sanatorio. Una hora después el vehículo volvió a Teberda. Todos los niños habían muerto. Habían sido exterminados por los alemanes, y arrojaron sus cuerpos al barranco de Teberda, cerca de Gunachgir".

También se ahogó a niños en mar abierto. Como confirmación les remito a un documento ya presentado, prueba URSS 63, sobre las "Atrocidades Alemanas en Sebastopol". Los miembros del Tribunal encontrarán el texto del que hablo en la página 226, párrafo 7, cito:
"Además de los fusilamientos en masa, los hitlerianos ahogaron a civiles inocentes en mar abierto.

El Prisionero Cabo Friederich Heile, del batallón de tropas 2-19 MKA, Destacamento de Transporte Naval, declaró lo siguiente:

'Estando en el puerto de Sebastopol vi grandes grupos de civiles, mujeres y niños incluidos, que eran llevados a la bahía. Se hizo subir a los rusos a barcazas. Muchos se resistieron. Pero les golperaon y les metieron a la fuerza en las barcazas. Se cargó a unas 3.000 personas. Se soltaron las amarras de las barcazas. Pasaron varias horas y las barcazas volvieron a puerto. La tripulación del barco me dijo que habían tirado a toda la gente por la borda para que se ahogara' ".
Los criminales fascistas alemanes dirigieron fuego de artillería pesada contra escuelas, orfanatos, hospitales y otras instituciones infantiles en Leningrado.

Presento al Tribunal el resumen del informe de la Comisión de la Ciudad de Leningrado para la Investigación de Crímenes Alemanes. Este informe se presenta al Tribunal como prueba URSS 85. No citaré ningún fragmento largo de este informe. Tan sólo llamaré la atención del Tribunal sobre el hecho de que en la página 347, Volumen 11, párrafo 4, en el libro de documentos, los jueces podrán ver la lista de objetivos expuestos a fuego de artillería alemán, demostrado por las anotaciones de las unidades en combate. Estos son algunos de esos objetivos:

"Número 736, una escuela en la calle Baburinsk.

Número 708, Instituto para el Cuidado de Madres e Infantes.

Número 192, Palacio de los Pioneros".

También me tomaré la libertad de citar un breve fragmento del testimonio del director de la Escuela nº 218 que los miembros del Tribunal encontrarán en la página 348, Volumen II, primer párrafo.

El director de la Escuela nº 26, ubicada en el número 13 de la calle Rubenstein escribe lo siguiente:

"El 18 de mayo de 1942 la Escuela nº 218 recibió fuego de artillería. Murió un niño de doce años, Lenja Isarov. Una niña pequeña, Dora Binamova, se quedó

[Página 98]

blanca y gemía de dolor. 'Mamá, ¿qué hare ahora sin mi pierna?', decía. Leva Gendelev se desangró. Se le proporcionó asistencia, pero era demasiado tarde. Murió en brazos de su madre, gritando 'Maldito Hitler'.

Djenia Kutareva, aunque gravemente herida, rogó que no se dijera nada a su padre, porque padecía del corazón. El profesor y todos los alumnos ayudaron a las víctimas".

Termino la cita sobre Leningrado. Omito dos páginas del texto, y llamo la atención del Tribunal sobre la página 355, Volumen II, párrafo 6. Sus Señorías encontrarán ahí un documento ya presentado como prueba URSS 8.

Es un informe de la Comisión Estatal Extraordinaria sobre "Los Crímenes Infames del Gobierno Alemán en Auschwitz". Citaré varios fragmentos breves del segundo informe, titulado "Asesinos de Niños"; a su vez, sin embargo, pediré a Sus Señorías que presten una atención especial a la página 47 del Álbum de Auschwitz (prueba URSS 30), así como a las páginas 48 y 49. Las fotografías de esas páginas muestran claramente lo demacrados que estaban estos niños. Omito el primer párrafo y cito:

"Las investigaciones han probado que los alemanes exprimieron completamente la fuerza de los niños de entre ocho y diez años forzándoles a hacer el mismo trabajo pesado que asignaban a los adultos. Trabajos excesivos para sus fuerzas, golpes y torturas agotaban rápido a los niños. Entonces, eran asesinados.

El ex-prisionero Jacob Gordon, un doctor de Vilna, declaró:

' A primeros de 1943, en el Campo de Birkenau, se llevó a 164 chicos al hospital, donde los asesinaron con inyecciones de ácido carbólico en el corazón'.

El ex-prisionero Bakasch Waldraut, de Dusseldorf, Alemania, declaró:

'En 1943, cuando trabajábamos en la construcción de una valla para rodear el crematorio nº 5, vi a hombres de las SS tirar a niños vivos a hogueras' ".
Esto es lo que algunos niños salvados por el Ejército Rojo declararon sobre las torturas a las que les sometieron.

Omito el párrafo siguiente y ruego al Tribunal, mientras leo, que pase a la página 50 de los documentos fotográficos de Auschwitz. Aquí encontramos las fotografías de un niño de doce años, Ziehmlich, y un chico de trece, Mando, y el Tribunal puede ver las deformaciones sufridas por estos niños por exposición al frío. Continúo:

"Un niño de nueve años, Andrazz Lerintsiakosz, natural de Klez, Hungría, declaró:

'Después de que nos llevaran al Bloque 22 del campo, nos golpearon, sobre todo mujeres alemanas que nos asignaron como guardias. Nos golpearon con palos. Durante mi estancia en el campo el Dr. Mengele me hizo frecuentes sangrías. En noviembre de 1944, todos los niños fueron transferidos al campo 'A', conocido como el "Campo Gitano". Durante la revista se descubrió que faltaba un niño. Debido a esto la líder del campo de mujeres, Brandem, y su ayudante, Mendel, nos sacaron a la calle a la una de la mañana y nos dejaron allí de pie en el frío hasta mediodía' ".
Omito los tres párrafos siguientes de la cita, y leo ante el Tribunal el último párrafo de esta sección:
"Entre los niños liberados de Auschwitz y examinados por médicos había 180 niños, cincuenta y dos menores de ocho años y 128 de entre ocho y quince. Todos llegaron al campo en la

[Página 99]

segunda mitad de 1944; es decir, pasaron en el campo entre tres y seis meses. A todos los 180 niños se les hizo un examen médico que determinó que setenta y dos padecían tuberculosis pulmonar y glandular, cuarenta y nueve sufrían las consecuencias de la malnutrición y distrofia elemental (es decir, un completo agotamiento) y treinta y uno tenían congelaciones".
Presento al Tribunal y solicito a Sus Señorías que acepten la prueba URSS 92. Es una directriz de la Administración de Alimentación y Agricultura titulado "Trato a Proporcionar a Mujeres Embarazadas de Origen No Germánico".

Presento este documento al Tribunal porque, con su odio hacia la raza eslava, los criminales fascistas alemanes trataron incluso de asesinar a bebés en el vientre de sus madres.

Los miembros del Tribunal encontrarán el documento en la página 362, en el Volumen II del libro de documentos. Leeré dos breves párrafos ante el Tribunal:

"Recientemente ha habido un incremento considerable de la tasa de natalidad entre las mujeres de origen no germánico. Debido a esto han surgido dificultades, no sólo en el uso de estas personas como mano de obra, sino también en mayor medida debido a la amenaza sociológica, que no debería ser desestimada".
Omito un párrafo y sigo citando:
"El método más simple para superar estas dificultades sería informar lo antes posible a las instituciones que las emplean como mano de obra del embarazo de las mujeres no germánicas".
Llamo su atención especialmente sobre la última frase:
"Estas instituciones deben obligar a las mujeres a deshacerse de sus hijos por medio del aborto".
Aquí termina mi cita.

El análisis del material relacionado con el terror hitleriano en los países del Este de Europa es una prueba de que las atrocidades perpetradas contra niños permanecerán para siempre como la página más desgraciada de la historia del fascismo alemán.

Solicito permiso, Señoría, para presentar ahora la documentación fotográfica que debido a problemas técnicos no pude mostrar antes del descanso del almuerzo. Con su permiso la expondré ahora mismo. Al parecer la presentación finalmente es mejor hacerla ahora que esta mañana. Destacaré que en la selección de fotografías no me guié, por así decir, por el horror de su contenido, sino simplemente por el hecho de que exponen típicos procedimientos fascistas.

(Se proyectaron fotografías en una pantalla de la Sala).

(1) Aquí vemos a una persona siendo fusilada. Esta fotografía se hizo en la Región de Moscú, durante el avance alemán hacia Moscú. El hombre fue ejecutado como represalia por la muerte de un alemán.

(2) Aquí vemos a cuatro personas fusiladas. Los cuatro jóvenes condenados a muerte están al borde de una fosa que han cavado. Los miembros del Tribunal pueden ver que los criminales alemanes que están en la linde del bosque se ríen de las víctimas.

(3) Esta foto se tomó en el momento de la ejecución. La ejecución se lleva a cabo al estilo típico alemán, es decir, con un tiro en la nuca. Observarán que las víctimas están llorando ante el momento de su muerte.

(4) Señorías, las fotografías que estoy mostrando ahora las hizo el Obergruppenführer alemán Sauberstroh, Jefe de la Gestapo de Neapal. Es una ejecución en masa alemana. Se ha ordenado a las víctimas que se desnuden en el lugar de la ejecución. Aquí pueden ver a una chica joven sentada, ya desnuda, y a su lado su hermano Jacob, al que también se le ha ordenado desnudarse. Quiero

[Página 100]

destacar que las fotografías se hicieron en diciembre, cuando el frío es intenso.

(5) Además de a algunas mujeres condenadas a ser fusiladas, esta fotografía muestra a una niña muy pequeña tratando de ocultarse detrás de su madre.

(6) En pleno diciembre se lleva a estas mujeres desnudas al lugar de ejecución. Condenadas a muerte, estas mujeres han sido obligadas por el mismo Obergruppenführer a posar ante la cámara.

(7) Aquí tenemos a un grupo de hombres y con ellos un niño pequeño, acompañado por su madre. Van al lugar de ejecución.

(8) Esta es una fotografía de aficionado, pero muy clara. Aquí, Señorías, pueden ver a un grupo de personas y algunos cadáveres, con ametralladoras a su derecha. Ruego al Tribunal que observe cómo se deshacen de los cadáveres. La fotografía se hizo posiblemente en los primeros meses de la ocupación alemana, porque se han arrojado los cuerpos a la fosa sin orden; en meses posteriores se ordenó que se colocaran los cuerpos ordenadamente, en filas.

(9) Esta fotografía es del mismo grupo. Aquí pueden ver a mujeres y chicas que han sido condenadas a muerte.

(10) En el Campo de Yanov las ejecuciones se llevan a cabo al ritmo del "Tango de la Muerte", interpretado por una orquesta dirigida por el Profesor Strich, un interno del campo, junto con su jefe de banda, Mundt. Solicito a Sus Señorías que observen dos puntos de interés en la fotografía. A la derecha vemos al comandante del campo, el Obergruppenführer Gebaude, de uniforme blanco, y detrás de él a su perro, Rex, al que conocemos porque en numerosos interrogatorios se nos ha dicho que estaba entrenado para atacar a personas vivas y hacerlas pedazos. Es evidente que Gebaude está llevando a la orquesta al lugar de la ejecución.

(11) Uno de los patíbulos usados por los fascistas alemanes en su intento de establecer un régimen de terror en los territorios temporalmente ocupados de la Unión Soviética. La fotografía se encontró en los archivos de la Gestapo de Yanov. Se ve a una mujer riéndose al pie de la horca.

(12) Un segundo patíbulo erigido en el mismo mercado, también tomada de los archivos de la Gestapo.

(13) Le estoy mostrando a Sus Señorías una fotografía de una calle llena todo a lo largo de ciudadanos soviéticos ahorcados. Es una calle de la ciudad de Lvov, y le ruego al Tribunal que recuerde que, según la información de la que dispone el Ministerio de Asuntos Exteriores, hubo ahorcamientos similares en Kharkov.

(14) La misma calle de Lvov. La fotografía se obtuvo en los archivos de la Gestapo de Lvov.

(15) La horca no era el único método de ejecución. También se usó la guillotina a gran escala. En esta fotografía pueden ver las cabezas de víctimas guillotinadas en la prisión de Danzig. La fotografía se hizo en el Instituto Anatómico de Danzig, a donde se llevaron los cuerpos tras la ejecución.

(16) No les mostraré demasiadas fotografías de torturas. Sólo quiero mostrar unos pocos ejemplos típicos. Esta fotografía se encontró entre los efectos personales de un soldado de la Gestapo muerto. En ella se ve a una niña siendo azotada. Después verán qué más le hicieron.

(17) No está claro si la niña está colgando de su propio pelo o si la están ahorcando. Viendo las convulsiones de sus manos, creo que acaban de ponerle una soga al cuello. Observen el rostro bestial del sinvergüenza que la está ahorcando.

(18) Esta es una foto que estaba entre los efectos personales de un soldado de la Gestapo muerto. Quiero destacar la forma en la que los fascistas alemanes se mofaban del recato de las mujeres rusas.

[Página 101]

Están obligando a estas mujeres ucranianas a correr desnudas delante de los salvajes alemanes.

(19) Esta fotografía les ayudará a entender hechos posteriores. Es una máquina que tritura huesos humanos. Junto a la máquina está el prisionero de guerra que la maneja. Puede triturar de una vez los huesos de doscientas personas. Según se demostró a la Comisión, produce unos 200 metros cúbicos de huesos triturados.

(Fotografías identificadas como pruebas URSS 100, 101, 102, 212, 385, 388, 389, 390, 391).

Eso es todo.


[ Anterior | Índice | Siguiente ] [an error occurred while processing this directive]