[an error occurred while processing this directive]

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
17 de diciembre de 1945 a 4 de enero de 1946

Vigésimo Quinto Día: Miércoles, 2 de enero de 1946
(1 de 9)


[Página 199]

EL PRESIDENTE: Llamo al estrado a la acusación de Estados Unidos.

CORONEL STOREY : Con la venia, cuando Sus Señorías se retiraron el 20 de diciembre, estábamos presentando la Gestapo, y había hablado del uso de furgones de la muerte por parte de los Grupos Einsatz en los Territorios Orientales Ocupados, habiendo casi concluido esa fase de la presentación. Sus Señorías recordarán que habíamos hablado del uso de algunos furgones de la muerte fabricados por los Talleres Saurer, y la última cuestión que quiero comentar sobre este asunto es un telegrama adjunto al documento 501-PS, que no es necesario leer, demostrando el hecho de que el mismo tipo de camión o furgón fue el furgón de gaseamiento usado por los grupos Einsatz.

El último documento sobre los Grupos Einsatz en los Territorios Orientales Ocupados que queremos presentar es el documento 2992-PS, y creo que está en el segundo volumen del Libro de Documentos. Es una declaración jurada de Hermann Graebe. Hermann Graebe trabaja actualmente para el Gobierno de Estados Unidos en Frankfurt. La declaración se tomó en Wiesbaden, y presento fragmentos del documento 2992-PS, prueba USA 494.

Este testigo dirigía una constructora que estaba construyendo edificios en Ucrania, y fue testigo ocular de las acciones antijudías en la ciudad de Rovno, Ucrania, el 13 de julio de 1942, y presento la parte de la declaración que está en la página 5 de la traducción al inglés. Comenzando por el primer párrafo:

"De septiembre de 1941 a enero de 1944 fui director e ingeniero jefe de una oficina filial en Sdoldunov, Ucrania, de la constructora Solingen, de Josef Jung. Debido a mi cargo, era mi trabajo visitar los lugares en los que la compañía construía. La compañía hacía obras, entre otros lugares, en Rovno, Ucrania.

Durante la noche del 13 de julio de 1942 todos los habitantes del Gueto de Rovno, donde aún había 5.000 judíos, fueron liquidados.

Debería describir las circunstancias en las que fui testigo de la disolución del gueto y la ejecución del pogrom durante la noche y la mañana de la forma siguiente:

Tenía trabajando para la compañía en Rovno, junto a polacos, alemanes y ucranianos, a 100 judíos de Sdolbunov, Ostrog y Mysotch. Los hombres estaban alojados en un edificio del número 5 de la Bahnhofstrasse, dentro del Gueto, y las mujeres en una casa en la esquina del número 98 de la Deutsche Strasse.

El sábado 11 de julio de 1942 mi capataz, Fritz Einsporn, me habló de un rumor según el cual el lunes se iba a liquidar a todos los judíos de Rovno. Aunque la gran mayoría de los judíos que trabajaban para mi firma en Rovno no eran de la ciudad, temía que fueran incluidos en este pogrom del que habían informado. Por tanto, le ordené a Einsporn a mediodía de ese mismo día, que llevara caminando a todos los judíos que trabajaban para nosotros -hombres

[Página 200]

y mujeres- en dirección a Sdolbunov, a unos 12 km. de Rovno. Así se hizo.

El presidente judío del gueto supo de la partida de los trabajadores judíos de mi compañía. Fue a ver al Comandante en Jefe de la Sipo y el SD en Rovno, el Mayor de las SS (SS-Sturmbannführer) Dr. Putz el sábado por la tarde para averiguar si el rumor de un próximo pogrom antijudío -que había ganado credibilidad con la partida de los judíos de mi empresa- era cierto. El Dr. Putz negó el rumor, considerándolo una estúpida mentira, y a su vez, arrestó al personal polaco de mi compañía en Rovno. Einsporn evitó el arresto escapando a Sdolbunov. Cuando me enteré de este incidente di orden de que todos los judíos que se habían ido de Rovno volvieran a Rovno el lunes 13 de julio de 1942. El lunes por la mañana fui a ver al Comandante en Jefe, Dr. Putz, para enterarme, por un lado, de qué había de cierto en el rumor sobre el pogrom antijudío, y por otro lado, para obtener información sobre el arresto del personal polaco. El Mayor de las SS Putz me dijo que no se había planeado ningún pogrom. Además, dicho pogrom sería una estupidez porque las empresas y los Reichsbahn perderían a trabajadores valiosos.

Una hora después recibí una citación para ir a ver al Comisario del Área de Rovno. Su Stabsleiter adjunto y Oficial Cadete Beck me sometió a las mismas preguntas que se me habían hecho en el SD. Mi explicación de que había enviado a los judíos a casa para un despiojado urgente le pareció plausible. Entonces me dijo -haciéndome prometer que mantendría el secreto- que realmente habría un pogrom la noche del lunes 13 de julio de 1942. Tras una larga negociación logré persuadirle de que me diera permiso para llevar a mis trabajadores judíos a Sdolbunov, pero sólo después de que se hubiera llevado a cabo el pogrom. Durante la noche estaría en mis manos proteger la casa del gueto de la entrada de la Milicia Ucraniana y las SS. Como confirmación de lo hablado me dio un documento que decía que los empleados judíos de los Sres. Jung no se verían afectados por el pogrom".

Y este original que tengo en mis manos, lo entrego ahora al traductor para su lectura. Ruego a Su Señoría que preste atención al hecho de que tiene el encabezamiento de "Der Gebietskommissar in Rowno", con fecha del 13 de julio de 1942, y firmado por este comisario del área. Leo este documento:
"El Comisario del Área" -que es la traducción de Gebietskommissar-, Rovno.
"Secreto.

Dirigido a: Sres. Jung, Rovno.

Los trabajadores judíos que trabajan para su firma no se verán afectados por el pogrom", entre paréntesis "Aktion".

Por lo que sé, eso significa acción.
"Deben transferirlos a su nuevo lugar de trabajo el miércoles 15 de julio de 1942 a más tardar".
Firmado por el Comisario de Área Beck. Y a continuación el sello, el sello oficial del comisario del área de Rovno.

Ahora el siguiente párrafo del original, página 5 ó 6, creo, querría leer un párrafo más tras la referencia "original adjunto":

"La noche del 13 fui en coche a Rovno y me aposté, junto a Fritz Einsporn enfrente de la casa de la Bahnhoffstrasse en

[Página 201]

la que dormían los trabajadores judíos de mi compañía. Poco después de las 22 horas, el Gueto fue rodeado por un gran destacamento de las SS, y unas tres veces más de miembros de la Milicia Ucraniana. Entonces se encendieron los focos eléctricos que se habían colocado dentro y alrededor del Gueto. Escuadrones de las SS y de la Milicia de entre 4 y 6 hombres comenzaron a entrar en las casas, o a intentarlo. En los lugares en los que estaban cerradas puertas y ventanas y los habitantes no abrían después de llamar, los hombres de las SS y la Milicia rompían las ventanas, forzaban las puertas con vigas y barras y entraban en las casas. La gente que vivía allí era arrastrada a la calle tal y como estaba, sin importar si estaban vestidos o en pijama. Dado que en la mayoría de los casos los judíos se negaban a abandonar sus casas y se resistían, las SS y la Milicia utilizaron la fuerza. Finalmente lograron vaciar las casas a base de latigazos, patadas y culatazos. Se sacaba a la gente de sus casas con tanta prisa que en varios casos quedaron atrás niños pequeños en sus camas.  En las calles las mujeres lloraban buscando a sus hijos, y los niños buscando a sus padres. Esto no impidió a las SS llevar a la gente a la carretera corriendo y golpearles hasta que llegaron a un tren de mercancías que les esperaba. Se llenó vagón tras vagón, y los gritos de las mujeres y los niños, y el sonido de látigos y disparos de rifle resonaba incesantemente.

Debido a que varias familias o grupos se atrincheraron en edificios especialmente fuertes y no se pudieron forzar las puertas con vigas o barras, se arrojaron granadas de mano para abrirlas. Como el Gueto estaba cerca de las vías del tren de Rovno, los jóvenes trataron de cruzar las vías y un pequeño río para alejarse del área del Gueto. Este terreno estaba más allá del alcance de los focos, así que se iluminó con bengalas de señales. Durante toda la noche, estas personas golpeadas, cazadas y heridas fueron moviéndose por las calles iluminadas. Las mujeres llevaban a sus hijos muertos en brazos, los niños arrastraban a sus padres muertos tirando de brazos y piernas por la carretera, hacia el tren. Una y otra vez se oían los gritos de '¡Abrid la puerta!' por todo el Gueto".

No leeré nada más de esta declaración. Es muy larga. Hay una segunda declaración, pero la parte que quería destacar es el hecho de que la exención original fue firmada por el Comisario del Área, y que el SD y las SS participaron en la acción.

EL PRESIDENTE: Coronel Storey, ¿no debería usted leer el resto de la página?

CORONEL STOREY: De acuerdo, Señoría. Había eliminado esa parte porque pensaba que podía ser redundante.

"A eso de las 6 de la mañana me fui por un momento, dejando a Einsporn y otros trabajadores alemanes que habían regresado mientras tanto. Pensaba que el peligro mayor había pasado, y me podía arriesgar. Poco después de marcharme, hombres de la Milicia Ucraniana forzaron su entrada en el número 5 de la Bahnhoffstrasse, sacaron a siete judíos y los llevaron a un punto de reunión dentro del Gueto. Al volver, pude evitar que sacaran a más judíos. Fui al punto de reunión para salvar a esos siete hombres. Vi docenas de cadáveres de todas las edades y ambos sexos en las calles por las que caminé. Las puertas de las casas habían quedado abiertas, las ventanas estaban destrozadas. Había en la calle telas, zapatos, medias, chaquetas, gorras, sombreros, abrigos, etc. En la

[Página 202]

esquina de una casa yacía un bebé de menos de un año con el cráneo aplastado. Había sangre y sesos esparcidos por el muro de la casa y cubriendo el área alrededor del niño. El niño estaba vestido tan sólo con una pequeña camisa. El comandante, el Mayor de las SS Putz, estaba caminando arriba y abajo de una fila de entre 80 y 100 hombres judíos que estaban tumbados en el suelo. Tenía un pesada correa de perro en sus manos. Caminé hasta él, le enseñé el permiso escrito del Stabsleiter Beck, y le pedí que me entregara a los siete hombres, a los que distinguí entre los que estaban tumbados en el suelo. El Dr. Putz se enfureció al ver la concesión hecha por Beck, y no había manera de persuadirle de que entregara a los siete hombres. Hizo un círculo con su mano, señalando el perímetro de la plaza, y dijo que una vez alguien entraba aquí, ya no podía irse. Aunque estaba muy enfadado con Beck, me ordenó que me llevara a la gente del nº 5 de la Bahnhofstrasse fuera de Rovno antes de las 8. Cuando dejé al Dr. Putz, vi un carro ucraniano con dos caballos. En el carro había cadáveres con los miembros rígidos. Salían brazos y piernas por los lados. El carro iba hacia el tren de mercancías. Llevé a los 74 judíos restantes que estaban encerrados en la casa a Sdolbunov.

Unos días después del 13 de julio de 1942, el Comisario del Área de Sdolbunov, Georg Marschall, convocó una reunión de todos los directores de compañías, superintendentes del ferrocarril y líderes de la Organización Todt y les informó de que las empresas, etc. debían prepararse para el 'reasentamiento' de los judíos que iba a tener lugar casi de inmediato. Habló del pogrom de Rovno, en el que todos los judíos habían sido liquidados, es decir, les habían pegado un tiro cerca de Kostolpol".

Finalmente, su firma y juramento el 10 de noviembre de 1945.

EL PRESIDENTE: ¿Cuál es la nacionalidad de Graebe?

CORONEL STOREY:Es alemán. Graebe es alemán, y trabaja ahora para el Gobierno Militar de Frankfurt, el Gobierno Militar de Estados Unidos.

Señoría, sobre esta cuestión hay otra declaración separada que no pretendo leer, adjunta a ésta, es una parte del mismo documento. Pero es sobre la ejecución de algunas personas en otra área, y sigue la misma línea. No voy a leerla porque sería una prueba redundante, pero es una parte de este mismo documento.

Paso ahora al siguiente tema.

La Gestapo y el SD destinaron unidades especiales en campos de prisioneros de guerra para separar a los que fueran racial y políticamente indeseables y ejecutarlos. El programa de asesinato masivo de personas política y racialmente indeseables perpetrado contra civiles fue aplicado también a los prisioneros de guerra capturados en el Frente Oriental. Sobre esta cuestión, ruego al Tribunal que preste atención al testimonio del General Lahousen, que recordarán Sus Señorías, que oímos el 30 de noviembre de 1945. Lahousen habló de una reunión que tuvo lugar en el verano de 1941, poco después del comienzo de la campaña contra la Unión Soviética, a la que asistió; y quiero destacar esto porque después veremos un documento elaborado en esta reunión, a la que asistieron Lahousen, el General Reinecke, el Coronel Breuer, y Müller, el Jefe de la Gestapo. En esta reunión se discutió la orden de matar a los funcionarios soviéticos y a los comunistas que se encontraran entre los prisioneros de guerra soviéticos. Las

[Página 203]

ejecuciones serían llevadas a cabo por Einsatzkommandos de la Sipo y el SD.

Lahousen declaró además que Müller, que era el jefe de la Gestapo, insistió en llevar a cabo el programa, y que la única concesión que hizo fue que, en deferencia a la sensibilidad de las tropas alemanas, las ejecuciones no tendrían lugar en su presencia. Müller también hizo concesiones en la selección de las personas a asesinar; pero según Lahousen, la selección quedó totalmente en manos de los comandantes de estas unidades de ejecución. Les remito a la página 281 de la transcripción.


[ Anterior | Índice | Siguiente ] [an error occurred while processing this directive]