[an error occurred while processing this directive] Nuremberg, crimenes contra la Humanidad, crimenes de guerra

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
Del 3 al 14 de diciembre de 1945

Decimoquinto Día: Viernes, 7 de diciembre de 1945
(4 de 9)


[Página 200]

Así, el 30 de enero de 1937, quizás porque Hitler se había dado cuenta de la situación de Bélgica y  Holanda, en el documento siguiente del grupo (TC-33 y 35, que presento como prueba GB 99) dio una solemne garantía; él usó la palabra "solemne". El Fiscal Jefe ya ha leído esto, así que no quiero leerlo de nuevo. Pero el Tribunal verá que es una garantía completa. En abril de 1937, en un documento que no se ha presentado al Tribunal, Francia e Inglaterra libraron a Bélgica de sus obligaciones con respecto al Pacto de Lucerna. Es una cuestión histórica y se encuentra en una prueba, pero no se ha copiado. Bélgica, por supuesto, garantizó su estricta indepedencia y neutralidad, y Francia e Inglaterra garantizaron a Bélgica su ayuda en caso de ser atacada. Y eso se debió a que Alemania, el 13 de octubre de 1937, en el documento siguiente, ofreció a Bélgica una garantía clara e incondicional: documento TC-34, que presento como prueba GB 100, la declaración alemana del 13 de octubre de 1937, en cuyas actas dice:
"Tengo el honor, en nombre del Gobierno alemán, de comunicarle lo siguiente a Su Excelencia. El Gobierno alemán ha estudiado con particular interés la declaración pública en la que el Gobierno belga define la situación internacional de Bélgica. Por su parte, el Gobierno alemán ha expresado repetidas veces, en especial a través de la declaración del Canciller del Reich alemán en su discurso del 30 de enero de 1937, su propio punto de vista. El Gobierno alemán también ha visto la declaración de los Gobiernos francés e inglés del 24 de abril de 1937." -es un documento al que he hecho referencia antes- "Dado que la firma de un tratado..."
EL PRESIDENTE: Cuando lea un documento al que usted le dé importancia, ¿podría ir un poco más despacio?

[Página 201]

SR. ROBERTS: Por supuesto. ¿Un poco más despacio o más rápido?

EL PRESIDENTE: Más despacio en los documentos a los que usted dé gran importancia.

SR. ROBERTS: Sí.

"Dado que la firma de un tratado que sustituya al Tratado de Lucerna puede llevar aún un tiempo, y deseando reforzar las aspiraciones pacíficas de los dos países, el Gobierno alemán considera apropiado definir ahora su actitud hacia Bélgica. A tal fin, hace la siguiente declaración: en primer lugar, el Gobierno alemán ha tomado nota de los puntos de vista que el Gobierno belga ha considerado oportuno expresar. Es decir, (a) la política de independencia que pretende ejercer en plena soberanía; (b) su determinación de defender las fronteras de Bélgica con todas sus fuerzas contra cualquier agresión o invasión, y de evitar que se use territorio belga para fines agresivos contra otro Estado como vía de paso o base de operaciones por tierra, mar o aire, organizando la defensa de Bélgica de una forma apropiada para este fin. En segundo lugar: el Gobierno alemán considera que la inviolabilidad e integridad de Bélgica son intereses comunes de las Potencias Occidentales. Confirma estar decidido a que bajo ninguna circunstancia afectará a su inviolabilidad e integridad, y que respetará en todo momento territorio belga excepto, por supuesto, en caso de que Bélgica tome parte en una acción militar dirigida contra Alemania en un conflicto armado en el que Alemania esté implicada. El Gobierno alemán, al igual que los Gobiernos francés y británico, está dispuesto a ayudar a Bélgica en caso de que sea objeto de ataque o invasión".
En la página siguiente:
"El Gobierno belga ha tomado nota con gran satisfacción de la declaración que ha recibido hoy del Gobierno alemán. Agradece cordialmente al Gobierno alemán esta declaración".
Señoría, me detendré aquí para destacar ese documento. Aquí, en octubre de 1937, Alemania está garantizando solemnemente a esta pequeña nación sus aspiraciones pacíficas hacia ella, y también vemos su afirmación de que la integridad de la frontera belga era un interés común entre ella y Bélgica y las otras Potencias Occidentales.

Tienen ante ustedes para ser juzgados a los líderes del Gobierno alemán y a los líderes de las Fuerzas Armadas alemanas. No es necesario probar que todos y cada uno de estos acusados conocían perfectamente bien este solemne compromiso de su gobierno. Todos y cada uno de estos acusados, en sus diversas esferas de actuación -algunos más activamente que otros- tomaron parte en la descarada ruptura de ese tratado dos años y medio después, y alego que, aplicando las leyes básicas de deducción y justicia, se ha considerar a todos estos hombres como participantes activos en ese desgraciado acto de mala fe que trajo la miseria y la muerte a tantos millones.

Es de suponer que se alegará, por parte, por ejemplo, de Keitel y Jodl, que eran simples soldados honorables llevando a cabo su labor. Este Tribunal, sin duda, se preguntará qué código de honor observaban que les permitiera no respetar la palabra dada por su país.

Se puede ver que esta declaración de octubre de 1937 significaba muy poco para los líderes y el Alto Mando de Alemania en el documento siguiente,

[Página 202]

que es el documento PS-375 de este grupo. Es la prueba USA 84, y ya se ha comentado muchas veces. Querría presentarle, o recordarle, al Tribunal una frase o dos. El documento se elabora el 24 de agosto de 1938, en el momento en el que estaba teniendo lugar el drama checoslovaco, y no estaba claro en ese momento si habría guerra con las Potencias Occidentales. Es alto secreto, y va dirigido al Mando General de la sección quinta de la Fuerza Aérea alemana. El asunto: "Caso Verde Extendido- Estimación de la Situación". Probablemente la frase más correcta sería: "Estudio de la Situación con Consideración Especial al Enemigo". Al parecer se pidió a algún oficial del mando que preparara este estudio. Teniendo en cuenta que ya antes se ha leído, creo que sólo debo leer el último párrafo, el párrafo H, y está al final de la página 6, la penúltima página del documento:
"Peticiones al Mando Supremo de las Fuerzas Armadas, Ejército y Armada".
Como ven, era un estudio elaborado por un oficial del mando de la Fuerza Aérea. Así que hay peticiones al Ejército y la Armada. Y después, si se pasa la página, nº 4: "Bélgica y Holanda supondrán, en manos alemanas, una ventaja extraordinaria en la ejecución de la guerra aérea contra Gran Bretaña, así como contra Francia. Por tanto, se considera esencial averiguar la opinión del Ejército sobre las condiciones en las que se podría llevar a cabo una ocupación de esta área y cuánto tiempo podría ser necesario para ello. Y en este caso sería necesario reevaluar la acción contra Gran Bretaña". Lo que la acusación quiere dejar claro sobre este documento es que aparentemente el oficial que preparó este estudio asumió, y asumió muy acertadamente, que los líderes de la nación alemana y el Alto Mando no prestarían la más mínima atención al hecho de que Alemania había dado su palabra de no invadir Holanda o Bélgica. Lo recomienda como algo que proporcionaría ventajas militares, siendo muy consciente de que, si los Comandantes y el Führer estaban de acuerdo con ese punto de vista, se ignoraría cualquier tratado. Ese, repito, era el honor del Gobierno alemán y sus líderes.

En marzo de 1939, como se ha demostrado, tuvo lugar la anexión pacífica del resto de Checoslovaquia, y entonces llegó el momento de dar más garantías; en los documentos siguientes, TC-35 y 39, se encuentran las garantías que se dieron a Bélgica y Holanda el 28 de abril de 1939.

Mi distinguido amigo, el Mayor Elwyn Jones, ha leido estos documentos. Son la prueba GB 78. No necesito volver a leerlos.

También se ofreció una garantía a Luxemburgo, que está en la página siguiente, TC-42A. Hitler la dio en el mismo discurso ante el Reichstag, y este 42A es la parte en la que Hitler habló de un mensaje del Sr. Roosevelt, que se sentía un poco incómodo desde el otro lado del Atlántico con las intenciones de Hitler, y permitáseme añadir, antes de leer este documento, que creo que el Tribunal verá una película en la que se filmó a Hitler dando esta parte del discurso, y tendrán el privilegio de ver a Hitler con ánimo jocoso, porque este discurso fue aplaudido y dado con un tono jocoso, y verán en la película que el acusado Goering, que se sienta por encima de Hitler en el Reichstag, muestra gran satisfacción con el chiste, siendo el chiste la afirmación de que

[Página 203]

es absurdo sugerir que Alemania podría entrar en guerra con alguno de sus vecinos. Y esa es la parte del chiste con la que todos parecen haberse regocijado mucho.

Ahora leeré este documento:

"Finalmente, el Sr. Roosevelt demanda nuestra disposición a garantizarle que las fuerzas armadas alemanas no atacarán el territorio o posesiones de las siguientes naciones independientes, y por encima de todo, que no las invadirán. Y a continuación lista como los países en cuestión: Finlandia, Letonia, Lituania, Estonia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Gran Bretaña, Irlanda, Francia, Portugal, España, Suiza, Liechstenstein, Luxemburgo, Polonia, Hungría, Rumanía, Yugoslavia, Rusia, Bulgaria, Turquía, Irak, Arabia, Siria, Palestina, Egipto e Irán.

Comencé tomándome la molestia de averiguar en cada caso de los países listados, en primer lugar, si se sentían amenazados, y en segundo lugar y especialmente, si esta cuestión que el Sr. Roosevelt nos ha preguntado se había planteado como resultado de una petición hecha por ellos, o al menos con su consentimiento.

La respuesta fue una negativa general, que en algunos casos adoptó la forma de un violento rechazo. En realidad, esta contrapregunta mía no se puede hacer a algunos de los Estados y naciones listados, dado que en este momento no están en posesión de su libertad (como por ejemplo Siria), sino que están ocupados for fuerzas militares de Estados democráticos y, en consecuencia, privados de todos sus derechos.

En tercer lugar, aparte de eso, todos los Estados que comparten frontera con Alemania han recibido garantías mucho más vinculantes y, por encima de todo, propuestas mucho más serias que la que me pidió el Sr. Roosevelt en este peculiar telegrama".

Pueden ver que, aunque se está mofando del Sr. Roosevelt, sugirió en presencia, indudablemente, del acusado Goering que era bastante absurdo decir que Alemania albergaba alguna intención bélica contra sus vecinos. Pero la falsedad hueca de esta afirmación y la garantía anterior queda demostrada en el documento siguiente. Presentaré este documento, TC-42A, como prueba GB 101.

El documento siguiente, que es la reunión de Hitler del 23 de mayo, ha sido analizado muchas veces y es la prueba USA 27. Por tanto, tan sólo necesito recordarle muy brevemente al Tribunal dos párrafos. En primer lugar, en la primera página, es interesante ver quiénes se encontraban allí: el Führer, Goering, el Almirante Raeder, Brauchitsch, el Coronel-General Keitel, y otros que no son acusados. El Coronel Warlimont estaba allí. Por lo que sé, era el adjunto a Jodl.

El fin de la reunión era analizar la situación. Paso a la tercera página, al final. El número anotado a lápiz es 819:

"¿Cómo será esta lucha?"
Y a continuación estas palabras:
"Fuerzas armadas han de ocupar las bases aéreas holandesas y belgas. Se deben ignorar las declaraciones de neutralidad".

[Página 204]

Y al final:
"Por tanto, si Inglaterra tiene intención de intervenir en la guerra polaca, tendremos que ocupar Holanda a la velocidad del rayo. Nuestro objetivo ha de ser garantizar una nueva línea de defensa en suelo holandés hasta el Zuider Zee".
Aquí se toma una decisión: "se deben ignorar las declaraciones de neutralidad", y se encontraba presente el Gran Almirante, y también está el Ministro del Aire y Jefe de la Fuerza Aérea alemana, y el General Keitel. Aparentan seguir el principio, y todas sus acciones posteriores lo demuestran, de: "Da tu palabra y después no la mantengas". Es su código de honor, y verán que al final de la reunión, en la última página -el número anotado a lápiz es 823- el Mariscal de Campo Goering hizo una o dos preguntas.

Esa fue la decisión del 23 de mayo. ¿Sería exagerar decir que cualquier sílaba de las garantías, de las promesas hechas después de esto, son pura hipocresía, es esa la forma de actuar -aparte de los múltiples crímenes que se juzgan aquí- del delincuente común?

EL PRESIDENTE: Sr. Roberts, creo que preferiríamos que, en lo que sea posible, se limite al documento.

SR. ROBERTS: Sí, Señoría. Pasamos ahora al 22 de agosto, 798-PS. Ha sido presentado como prueba USA 29. Señoría, es el discurso de Hitler del 22 de agosto. Ha sido leído y releído. Sólo presentaré, Señoría, un párrafo, y está al final de la segunda página:

"Ataque al Oeste desde la Línea Maginot: lo considero imposible.

Otra posibilidad es no respetar la neutralidad de Holanda, Bélgica y Suiza. No dudo de que estos Estados, así como Escandinavia, defenderán su neutralidad con todos los medios disponibles".

Señoría, deseo destacar la frase siguiente:
"Inglaterra y Francia respetarán la neutralidad de estos países".
Le ruego a Su Señoría que tenga presente esta frase, esta acertada profecía, cuando vea las excusas dadas para la posterior invasión de Bélgica y Holanda.

Señoría, los documentos siguientes son TC-36, 40 y 42. Son tres garantías. El TC-36 es una garantía dada por el Embajador de Alemania al Gobierno belga.

"En vista de la gravedad de la situación internacional, el Líder del Reich Alemán me ha indicado expresamente que le transmita a Su Majestad el siguiente comunicado:

Aunque el Gobierno alemán está en este momento haciendo todo lo que está en su mano para alcanzar una solución pacífica a los problemas entre el Reich y Polonia, desea de todas maneras definir claramente, aquí y ahora, la actitud que se propone adoptar hacia Bélgica en caso de que un conflicto en Europa acabe resultando inevitable.

El Gobierno alemán está firmemente decidido a respetar los términos de la declaración que se encuentra en la Nota Alemana del 13 de octubre de 1937. Esto indica que Alemania, bajo ninguna circunstancia, dañará la inviolabilidad e integridad de Bélgica, y respetará en todo momento el territorio belga. El Gobierno alemán renueva de todas maneras este

[Página 205]

compromiso esperando que el Gobierno belga, por su parte, adoptará una actitud de estricta neutralidad y que Bélgica no tolerará ningún incumplimiento de esa condición por parte de una tercera potencia, sino que, por el contrario, se opondrá con todas las fuerzas de las que disponga. No hace falta decir que, si el Gobierno belga adoptara una actitud diferente, el Gobierno alemán, naturalmente, se vería obligado a defender sus intereses de acuerdo con la nueva situación así creada".
Señoría, querría hacer un breve comentario sobre la última parte del documento. Alego que está claro que, habiendo tomado la decisión de no respetar la neutralidad, como ya sabemos, esas últimas palabras se dijeron para proporcionar alguna excusa en el futuro.

Ese documento será la prueba GB 102.

Señoría, el documento siguiente es similar, comunicado a Su Majestad la Reina de Holanda el mismo día, 26 de agosto de 1939. Siguiendo las instrucciones del Tribunal, creo que no tengo que leerlo. Es un documento público del libro de documentos alemán, y tiene exactamente las mismas características.

Será la prueba GB 103.

Y, Señoría, el TC-42, el documento siguiente (prueba GB 104) es un documento similar relativo a Luxemburgo. Es del 26 de agosto, el mismo día. No estoy seguro, tiene dos fechas. Creo que es del 26 de agosto. Señoría, es, en los mismos términos, una garantía completa con una trampa final, al igual que los otros dos documentos. Quizás no tenga que leerlo.

Señoría, como sabe el Tribunal, Polonia fue ocupada por medio de una victoria relámpago, y en octubre las Fuerzas Armadas alemanas quedaron libres para otras misiones. El primer paso que se dio, en lo relacionado con Holanda y Bélgica, aparece en el documento siguiente, que se ha presentado, creo, como GB 80, pero la parte esencial del texto tiene que ver con Bélgica y Holanda. Es el documento siguiente del grupo, el nº 4.

EL PRESIDENTE: ¿TC-32?

SR. ROBERTS: Sí. Empieza con el TC-32, y si pasan al siguiente, verán el TC-37 en la misma página, y después el TC-41; tanto el 37 como el 41 tratan de este asunto. Es una garantía dada por Alemania el 6 de octubre de 1939:

"Bélgica.

Inmediatamente después de que me hiciera cargo de los asuntos de Estado, traté de establecer relaciones amistosas con Bélgica. Renuncié a cualquier revisión, o deseo de revisión. El Reich no ha hecho ninguna demanda que pudiera ser considerada por Bélgica de alguna forma como una amenaza". 


[ Anterior | Índice | Siguiente ] [an error occurred while processing this directive]