[an error occurred while processing this directive]

Juicio a los Principales Criminales de Guerra Alemanes

En Nuremberg, Alemania
Del 20 de noviembre al 1 de diciembre de 1945

Séptimo Día: Miércoles, 28 de noviembre de 1945
(6 de 6)


[Página 234]

Esta amnistía fue anunciada por el Gobierno austriaco, y se liberó a miles de nazis, y se logró la primera penetración de Deutsche-Nationals en el Gobierno austriaco con el nombramiento del letrado Guido Schmidt como Secretario de Estado de Asuntos Exteriores y del Dr. Edmund Glaise-Horstenau como Ministro sin cartera.

Presento ahora como prueba el documento 2994-PS, que es una declaración hecha por Kurt von Schuschnigg, antiguo Canciller de Austria, en Nuremberg, Alemania, el 19 de noviembre de 1945. La presento como prueba USA 66. Los acusados han recibido traducciones al alemán de dicha prueba.

DR. LATERNSER (abogado del acusado Seyss-Inquart): En nombre del acusado Seyss-Inquart quiero protestar por la presentación de testimonios escritos del testigo von Schuschnigg, por las siguientes razones: hoy, cuando se anunció una resolución con respecto al uso que se debía hacer de la declaración escrita del Sr. Messersmith, el Tribunal opinó que en un caso de gran importancia podría adoptar un punto de vista diferente sobre la cuestión. Con respecto al conflicto austriaco, este es un caso de esas características, dado que Schuschnigg es el testigo más importante. Fue el testigo que en aquel tiempo ocupaba el cargo de Canciller Federal, que se vio afectado por la situación. En el caso de un testigo tan importante, el principio del testimonio directo ha de seguirse para que el Tribunal esté en situación de descubrir la verdad del caso. El acusado y su abogado se sentirían perjudicados en el ejercicio de su defensa si se evitara el dar un testimonio directo. Debo, por tanto, plantear este punto de vista dado que se puede asumir que el

[Página 235]

testigo, von Schuschnigg, podrá confirmar ciertos hechos en favor del acusado Seyss-Inquart.

Solicito por tanto al Tribunal que no se admita la declaración escrita del testigo von Schuschnigg.

EL PRESIDENTE: Si ha terminado, el Tribunal escuchará al Sr. Alderman.

SR. ALDERMAN: Con la venia, en este momento simplemente me propongo presentar esta declaración para exponer los términos del acuerdo secreto entre los gobiernos alemán y austriaco con respecto al pacto. No se presenta en este momento con intención de incriminar al acusado Seyss-Inquart.

DR. LATERNSER : Con la venia, quiero completar mi solicitud diciendo que el testigo von Schuschnigg fue interrogado el 19 de noviembre de 1945 en Nuremberg, y que, si fue posible hacerlo el 19 de noviembre, con el poco tiempo que ha pasado desde entonces, debería ser posible citarle ante el Tribunal, en especial dado que el interrogatorio ante este Tribunal es de gran importancia.

EL PRESIDENTE: El Tribunal se retirará ahora para considerar esta cuestión. 

(Se hizo un receso).

EL PRESIDENTE: El Tribunal ha considerado la objeción a la declaración de von Schuschnigg y la acepta.

Si la acusación desea llamar como testigo a von Schuschnigg, puede solicitarlo. Asimismo, la defensa puede solicitar llamar a von Schuschnigg como testigo. En caso de que von Schuschnigg no pueda acudir, se revisará la cuestión del uso como prueba de la declaración de von Schuschnigg.

SR. ALDERMAN: Con la venia. A la vista de la estrategia y tácticas de las concesiones nazis según se exponen en la parte de la declaración de Messersmith que leí, Austria hizo sustanciales concesiones para obtener la garantía formal de Alemania de la independencia austriaca y la no intervención en asuntos internos de Austria.

La liberación de nazis supuso potenciales problemas policiales, y como señaló el Sr. Messersmith en un despacho de 1936 dirigido al Departamento de Estados Unidos citado en las páginas 12 a 13 de su declaración:

"Cualquier perspectiva de que los nacionalsocialistas puedan llegar al poder haría más difícil lograr actuar policial y judicialmente de forma efectiva contra los nazis por el miedo a las represalias del futuro Gobierno nazi contra aquellos que actuaron contra nazis incluso en el ejercicio de sus deberes. La preservación de la paz interna en Austria dependía menos de que Alemania cumpliera con las obligaciones que se le imponían en el acuerdo".
A continuación, el programa nazi continuado de debilitamiento del Gobierno austriaco. En el pacto del 11 de julio de 1936 Alemania aceptó no influir directa o indirectamente en los asuntos internos de Austria, incluida la cuestión del nacionalsocialismo austriaco.

El 16 de julio de 1936, tan sólo cinco días después, Hitler violó ese acuerdo. Cito el documento 812-PS, que es la prueba USA 61, los informes del Gauleiter Rainer al Commissar Burckel, que fueron recibidos también por el acusado Seyss- Inquart, en la página 6 del texto en inglés, y, creo, también en la página 6 de la versión en alemán:

"En ese momento el Führer quiso ver a los líderes del partido en Austria para exponerles su opinión sobre lo que los nacionalsocialistas austriacos debían hacer. Mientras tanto, Hinterleitner fue arrestado, y el Doctor Rainer se convirtió en su sucesor y en líder del partido austriaco. El 16 de julio de 1936 el Doctor Rainer y Globotschnik visitaron al Führer en el Obersalzberg, donde recibieron una explicación clara de la situación y los deseos del Führer. El 17 de julio de 1936, todos los Gauleiters ilegales se reunieron en Anif, cerca de Salzburgo, donde recibieron un informe completo de Rainer sobre las declaraciones del Führer y sus instrucciones políticas

[Página 236]

para llevar a cabo la lucha. En esta misma conferencia los Gauleiters recibieron órdenes de organización de Globotschnik y Hiedler".
Me salto un párrafo de este informe en la versión en inglés.
"Escuchando la propuesta de Globotschnik, el Führer nombró al Teniente General (Gruppenführer) Keppler jefe de la comisión mixta que se creó, de acuerdo con el tratado de Estado del 11 de julio de 1936, para supervisar la ejecución correcta del acuerdo. Al mismo tiempo, el Führer le dio a Keppler total autoridad sobre el partido en Austria. Después de que Keppler fracasara en sus esfuerzos para cooperar con Leopold, trabajó con el Doctor Rainer, Globotschnik, Reinthaler, como líder de los campesinos, Kaltenbrunner (el acusado Kaltenbrunner de este caso), líder de las SS, y el Doctor Jury como vicelíder del partido austriaco, así como con von Glaise-Horstenau y Seyss-Inquart".
Los nazis austriacos desarrollaron una nueva estrategia. El Sr. Messersmith la describe brevemente -y cito en la página trece de su declaración, documento 1760-PS: "La secuela del acuerdo fue lo único que se podía esperar a la vista de todos los hechos y acontecimientos que habían tenido lugar anteriormente". Se retomaron las operaciones activas nazis en Austria bajo el liderazgo de un tal Capitán Leopold que, como se sabía objetivamente, mantenía frecuentes contactos con Hitler. El programa nazi era ahora el formar una organización a través de la que los nazis pudieran llevar a cabo sus operaciones abiertamente y con aprobación legal en Austria. Había anteriormente en Austria varias organizaciones que tenían una base legal, pero que simplemente eran medios con los que los nazis en Austria podían organizarse y después pedir su inclusión como unidad en el Frente Patriótico. La más importante era la Ostmärkische Versin, la Unión de la Marca Oriental, cuyo patrocinador era el Ministro de Interior, Glaise-Horstenau. A través de la influencia de Glaise-Horstenau y el pronazi Neustadter Sturmer, esta organización fue declarada legal ante instancias judiciales.

Hago una mención específica a lo anterior porque demuestra el grado de desintegración al que había llegado la situación en Austria como resultado de las actividades públicas y encubiertas de los nazis dirigidas desde Alemania.

En este punto presento el documento 2246-PS como prueba USA 67, un documento alemán capturado, que era un informe de von Papen a Hitler del 1 de septiembre de 1936. Este documento es sobre todo interesante porque muestra la estrategia de von Papen tras el 11 de julio de 1936 para destruir la independencia de Austria. Von Papen había dado un paso adelante importante con el acuerdo del 11 de julio. Se debería observar, de paso, que tras el acuerdo pasó de Ministro a Embajador. Sus tácticas se desarrollaron ahora en los siguientes términos, cito los tres últimos párrafos de su carta del 1 de septiembre de 1936 al Führer y Canciller del Reich. Estos tres párrafos están unidos en uno solo en el texto en inglés:

"El avance de la normalización de relaciones con Alemania en este momento se ve obstruido por la insistencia continuada del Ministerio de Seguridad, ocupado por los antiguos funcionarios anti-nacionalsocialistas. Son de la mayor importancia, por tanto, cambios en el personal. Pero sin duda no ha de esperarse que se logren antes de la conferencia sobre la abolición del Control de Finanzas en Ginebra. El Canciller de la Liga ha informado al Ministro von Glaise-Horstenau de su intención de ofrecerle el cargo de Ministro del Interior. Siguiendo el principio 'Marschroute', " -palabra alemana que significa 'Ruta de marzo'- "recomiendo en el aspecto táctico un tratamiento psicológico continuado y paciente con presión lentamente intensificada, dirigida hacia el cambio del régimen. La conferencia propuesta sobre relaciones económicas que tendrá lugar a finales de octubre será una herramienta muy importante para la realización de algunos de nuestros proyectos. Hablando con funcionarios del Gobierno y con líderes del partido ilegal -Leopold y Schattenfroh- que están completamente de acuerdo con el tratado del 11 de julio, estoy tratando de dirigir los próximos acontecimientos de forma que se logre una representación corporativa del movimiento en el frente por la Madre Patria, pero sin dejar de

[Página 237

situar a nacionalsocialistas en puestos importantes por ahora. Algunos puestos van a ser ocupados sólo por personalidades que tienen el apoyo y la confianza del movimiento. Tengo un colaborador voluntarioso en este aspecto en el Ministro Glaise- Horstenau".
He citado a Papen. Recapitulando, este informe de von Papen a Hitler revela el siguiente plan:

(a) Obtener un cambio de personal en el Ministerio de Seguridad austriaco cuanto antes.
(b) Obtener representación corporativa del movimiento nazi en el frente de la Madre Patria.
(c) No situar a nacionalsocialistas declarados todavía en puestos importantes, sino utilizar personalidades nacionalistas.
(d) Usar la presión económica y un trato psicológico paciente con presión lentamente intensificada dirigidos a cambiar el régimen.

Mi siguiente tema es "Preparativos Diplomáticos de Alemania para la Conquista de Austria".

El programa de la conspiración nazi con respecto a Austria consistía en debilitar ese país externa e internamente eliminando sus apoyos externos a la vez que introduciéndose en él. Este programa era de la mayor importancia, en especial dado que, como recordará el Tribunal, los hechos del 25 de julio de 1934, dentro de Austria, se vieron eclipsados en las noticias del día por el hecho de que Mussolini había llevado a sus tropas al Paso del Brenner y las situó ahí como un fuerte protector de su vecino del norte, Austria.

Por tanto, la interferencia en los asuntos de Austria, y el gradual incremento en la presión necesaria para hacerse con el control de ese país, requerían eliminar la posibilidad de que Italia o cualquier otro país acudieran en su ayuda. Pero el programa de política exterior de la conspiración para el debilitamiento y aislamiento de Austria se integraba con su programa de política exterior en Europa en general.

Querría sin embargo en este momento hacer un paréntesis por un momento en la presentación de pruebas referidas sólo a Austria y analizar con el Tribunal el programa de política exterior general de los nazis. No es mi intención examinar esta cuestión con detalle. Los historiadores y estudiosos que rebusquen en los archivos tendrán muchos años para explorar todos los detalles y ramificaciones de la diplomacia europa durante esta fatídica década.

Es en cambio mi idea mencionar muy brevemente los puntos más destacados de la preparación diplomática para la guerra de los nazis.

En relación a esto querría presentarle al Tribunal el documento 2385-PS, una segunda declaración de George S. Messersmith realizada el 30 de agosto de 1945 en Ciudad de México. Se ha puesto a disposición de los acusados en alemán, así como en inglés.

Es una declaración distinta de la del documento 1760-PS, que se llevó a cabo el 28 de agosto. Esta segunda declaración, que presento como prueba USA 68, es una presentación del aspecto diplomático del programa del Partido Nazi. En buena parte simplemente expone hechos comunmente difundidos, hechos que muchas personas que en general están bien informadas ya conocen. También nos presenta hechos que son conocidos en el círculo de los diplomáticos o de los estudiantes de relaciones exteriores. Consiste en una copia mimeográfica de unas once páginas con espaciado simple. Leo del tercer párrafo de la declaración:

"Ya en 1933, mientras estaba destinado en Alemania, los contactos alemanes y nazis que tuve en la categoría superior y la secundaria reconocían abiertamente la ambición alemana de dominar el sureste de Europa desde Checoslovaquia hasta Turquía. Como decían libremente, el objetivo era la expansión territorial en el caso de Austria y Checoslovaquia. Los objetivos buscados en las primeras etapas del régimen nazi con respecto al sureste de Europa eran el control político y económico, y en aquel tiempo no hablaban tan claramente de una absorción total y de la destrucción de la soberanía. Sus ambiciones, sin embargo, no se

[Página 238]

limitaban al sureste de Europa. Desde comienzos de 1933, e incluso antes de que los nazis llegaran al poder, nazis importantes, hablando de Ucrania, decían abiertamente que 'ha de ser nuestro granero' y que 'incluso con el sureste de Europa bajo nuestro control, Alemania necesita, y ha de poseer, la mayor parte de Ucrania para poder alimentar al pueblo de la Gran Alemania'. Después de dejar Alemania a mediados de 1934 para acudir a mi destino en Austria, continué recibiendo información sobre los planes alemanes para el sureste de Europa. En una conversación con von Papen poco después de su nombramiento como Ministro alemán para Austria en 1934, me dijo con franqueza que 'el sureste europeo hasta Turquía es el "Hinterland de Alemania", y he sido nombrado para llevar a cabo la tarea de hacer esto realidad. Austria es la primera en el programa'. Como supe a través de mis colegas del mundo diplomático, von Papen en Viena, y su colega von Mackensen en Budapest, estaban difundiendo abiertamente la idea del desmembramiento y absorción de Checoslovaquia ya en 1935".
Saltando un breve párrafo, continúo:
"Inmediatamente después de que los nazis llegaran al poder, iniciaron un vasto programa de rearme. Era uno de los objetivos inmediatos principales del régimen nazi. De hecho, los dos objetivos inmediatos del régimen nazi, cuando llegó al poder, tenían que ser, y fueron, según sus propias declaraciones que hicieron ante mi con frecuencia: primero, llevar a cabo la consolidación completa y absoluta de su poder sobre Alemania y el pueblo alemán para que así se convirtieran en todos los aspectos en instrumentos voluntariosos y dispuestos del régimen para llevar a cabo sus fines; y segundo, la creación de un tremendo poder armado en Alemania para que el el programa político y económico en el sureste de Europa y en Europa se pudiera llevar a cabo por la fuerza si era necesario, aunque probablemente tan sólo amenazando con el uso de la fuerza. Era característico que, al llevar a cabo este segundo objetivo, dieron gran importancia desde el primer momento a la creación de una muy poderosa fuerza aérea. Goering y Milch dijeron con frecuencia en mi presencia que los nazis habían decidido concentrarse en el poder aéreo como el arma de terror que con más probabilidad le daría a Alemania una posición dominante, y el arma que podría ser desarrollada más rápida y brevemente".
Saltando el final de ese párrafo, y continuando en el siguiente:
"A la vez que tenía lugar este rearme, el régimen nazi adoptó todas las medidas posibles para preparar al pueblo alemán para la guerra en el aspecto psicológico. Por ejemplo, se podía ver por toda Alemania a jóvenes de todas las edades llevando a cabo ejercicios militares, instrucción, maniobras, prácticas de lanzamiento de granadas, etc. En relación a esto escribí un comunicado oficial en noviembre de 1933 desde Berlín que decía así: 'Todo lo que se hace hoy en día en el país tiene el objetivo de hacer creer al pueblo que Alemania se ve amenazada vitalmente en todos los aspectos de su vida por influencias externas y por otros países. Se hace de todo para emplear este sentimiento para estimular el entrenamiento y ejercicios miltares, y se han tomado innumerables medidas para convertir al pueblo alemán en una raza fuerte y dura que podrá enfrentarse a todo. El espíritu militar crece constantemente. No podría ser de otra forma. Los líderes de Alemania hoy no desean en absoluto la paz, salvo una paz que el mundo obtenga gracias a someterse completamente a los deseos y ambiciones de Alemania. Hitler y las personas vinculadas a él quieren real y sinceramente paz por el momento, pero sólo para tener una oportunidad de prepararse para usar la fuerza si finalmente se considera esencial. Están preparándose tan cuidadosamente que no hay, en mi opinión, ninguna duda de que el pueblo alemán estará con ellos cuando quieran usar la fuerza, y cuando consideren que tienen los medios necesarios para llevar a cabo sus objetivos".
Cito otra frase más:
"La preparación militar y la psicológica iban acompañadas de preparación diplomática, diseñada para desunir y aislar a sus víctimas escogidas entre los miembros de la Pequeña Entente y dejarlos así indefensos ante la agresión alemana".

[Página 239]

En 1933, las dificultades a las que se enfrentaba Alemania en los campos político y diplomático parecían grandes. Francia era la potencia militar dominante del continente. Tenía un sistema de ayuda mutua en el Oeste y en el Este.

El Pacto de Lucerna de 1928, complementado por la Alianza Franco-Belga, garantizaban el statu quo en Occidente. Yugoslavia, Checoslovaquia y Rumanía eran aliados a través de la Pequeña Entente, y cada uno de ellos, a su vez, estaba vinculada a Francia por Pactos de Ayuda Mutua. Desde 1922, Francia y Polonia igualmente se habían aliado contra las agresiones externas. Italia había dejado claro su especial interés en la independencia de Austria.

La Alemania nazi lanzó una vigorosa campaña diplomática para romper las alianzas y acuerdos existentes y crear divisiones entre los miembros de la Pequeña Entente y otras potencias del Este de Europa.

Específicamente, la Alemania nazi contrarrestó estas alianzas con promesas de ventajas económicas a cambio de cooperación con Alemania. A algunos de estos países ofreció promesas extravagantes en forma de recompensas territoriales y económicas. Ofreció Carintia y Austria a Yugoslavia. Ofreció parte de Checoslovaquia a Hungría y parte a Polonia. Ofreció territorio yugoslavo a Hungría, a la vez que ofrecía territorio húngaro a Yugoslavia.

Como dice el Sr. Messersmith en su declaración, el documento 2385-PS, página 5:

"Austria y Checoslovaquia fueron los primeros países en el programa de agresión. Ya en 1934, Alemania comenzó a atraerse a los vecinos de estos países prometiendo una parte del botín. A Yugoslavia en particular le ofreció Carintia. Con respecto a la reacción yugoslava, informé en aquel tiempo:
'El factor principal en la situación interna de la última semana ha sido el aumento de la tensión con respecto a nazis austriacos refugiados en Yugoslavia... Hay muy pocas dudas sobre el hecho de que Goering, cuando hizo su viaje a varias capitales del sureste de Europa hace seis meses, le dijo a los yugoslavos que conseguirían una parte de Carintia cuando llegara al poder un gobierno nacionalsocialista en Austria... La semilla nazi sembrada en Yugoslavia fue suficiente para causar problemas, y sin duda hay allí un gran número de personas que miran con gran benevolencia a esos refugiados nazis que fueron a Yugoslavia en los días posteriores al 25 de julio'.

Alemania le hizo promesas similares de ganancias territoriales a Hungría y Polonia para obtener su cooperación, o al menos su aquiescencia, en el propuesto desmembramiento de Checoslovaquia. Como supe a través de mis colegas diplomáticos en Viena, von Papen y von Mackensen en Viena y en Budapest en 1935 difundían la idea de la división de Checoslovaquia, en cuya división Alemania iba a obtener Bohemia, Hungría recibiría Eslovaquia, y Polonia el resto. Esto no engañó a ninguno de estos países, ya que sabían que la intención de la Alemania nazi era quedarse con todo.

El Gobierno nazi alemán no vaciló en hacer promesas poco coherentes cuando servían a su objetivo inmediato. Recuerdo que el Ministro yugoslavo en Viena me dijo, en 1934 o 1935, que Alemania había prometido a Hungría territorio yugoslavo, y a la vez territorio húngaro a Yugoslavia. El Ministro húngaro en Viena posteriormente me proporcionó la misma información.

Debería destacar aquí en esta declaración que los hombres que hicieron estas promesas no sólo eran nazis acérrimos, sino también alemanes conservadores que ya habían comenzado a aceptar con gusto el programa nazi. En un despacho oficial al Departamento de Estado desde Viena del 10 de octubre de 1935 escribí lo siguiente:

'Europa no se librará del mito de que Neurath, Papen y Mackensen no son gente peligrosa y que son "diplomáticos de la vieja escuela". Son, en realidad, instrumentos serviles del régimen, y precisamente debido a que el mundo exterior les considera inofensivos, pueden
     [Página 240]
trabajar con más efectividad. Pueden sembrar discordia precisamente porque propagan el mito de que no simpatizan con el régimen".
Considero que el último párrafo es muy importante y merece la pena destacarlo. En otras palabras, la Alemania nazi podía promover estas divisiones e incrementar su fuerza de agresión usando para hacer sus promesas como agentes a hombres que, en su apariencia externa, eran meramente diplomáticos conservadores. Es cierto que los nazis se burlaron abiertamente de cualquier noción de acuerdo internacional, como demostraré en un momento. Es verdad que la gran baza en manos de Alemania fue su rearme y más que eso, su voluntad de entrar en guerra. Pero la actitud del resto de países no se vio influida tan sólo por estas consideraciones.

El hecho es que estos países, y supongo que lo mismo ocurre con las personas, no fueron completamente racionales. Tendemos a creeer lo que queremos creer, así que si una persona aparentemente importante y conservadora, como por ejemplo el acusado von Neurath, dice estas cosas, puede que lleguemos a creerlas, o al menos, considerar esa hipótesis. Y todo sería aún más convincente teniendo la impresión de que la persona en cuestión no es un nazi y no está de acuerdo con los planes nazis.

El acercamiento de Alemania a Gran Bretaña y Francia se hizo en términos de una expansión limitada al precio de la paz. Firmaron un tratado de limitaciones navales con Inglaterra y propusieron un Pacto Aéreo de Lucerna. En el caso tanto de Francia como de Inglaterra, limitaron sus declaraciones de intenciones y agitaron el miedo al comunismo y la guerra.

Al hacer estas diversas promesas, Alemania no se veía afectada por la idea de la santidad de los acuerdos internacionales. Nazis de alto rango, como Goering, Frick y Frank, le dijeron abiertamente al Sr. Messersmith que Alemania respetaría sus obligaciones internacionales siempre y cuando se ajustara a sus intereses el hacerlo.

Cito de la declaración, documento 2385-PS, comenzando en la décima línea, página 4 de la versión en inglés:

"Nazis de alto rango con los que había mantenido contactos oficiales, en particular hombres como Goering, Goebbels, Ley, Frick, Frank, Darre y otros, se mofaron repetidas veces de mi opinión sobre el carácter vinculante de los tratados, y me dijeron abiertamente que Alemania respetaría sus obligaciones internacionales tan sólo mientras Alemania estuviera interesada en hacerlo. Aunque estas declaraciones se hacían abiertamente ante mi y, seguramente, ante otros, estos líderes nazis realmente no revelaban ningún secreto, ya que en muchas ocasiones expresan la misma idea públicamente".
Francia e Italia trabajaron activamente en el sureste europeo para contrarrestar los movimientos de Alemania.

EL PRESIDENTE: ¿Es un momento adecuado para terminar?

SR. ALDERMAN: Sí, señoría.

EL PRESIDENTE: Hasta mañana a las diez de la mañana.

(Se levantó la sesión hasta el 29 de noviembre de 1945 a las 10:00).


[ Anterior | Índice | Siguiente ] [an error occurred while processing this directive]