The Nizkor Project: Remembering the Holocaust (Shoah)

Shofar FTP Archive File: people/p/porter.carlos/1998/porter.9806


From cwporter@tornado.be Thu Jun  4 12:44:58 EDT 1998
Article: 179960 of alt.revisionism
From: "CARLOS W. PORTER" 
Newsgroups: alt.revisionism
Subject: WHEN IT'S EARTHQUAKE TIME IN THE GRAVEYARD
Date: 3 Jun 1998 00:02:47 GMT
Organization: Tornado News Processing System
Lines: 54
Message-ID: <01bd8d74$47564200$LocalHost@QBCD.tornado.be>
NNTP-Posting-Host: 194.149.87.18
X-Newsreader: Microsoft Internet News 4.70.1161
Path: trends.ca!hub.org!nntp-out.monmouth.com!newspeer.monmouth.com!news.msfc.nasa.gov!europa.clark.net!4.1.16.34!cpk-news-hub1.bbnplanet.com!atl-news-feed1.bbnplanet.com!news.bbnplanet.com!news.planetc.com!tornix.tornado.be!not-for-mail
Xref: trends.ca alt.revisionism:179960

WHEN IT'S EARTHQUAKE TIME IN THE GRAVEYARD
---------------------

NIZKOPROPHAGIC LIE TEXT:

	The "revisionists" have frequently ridiculed the effects of the hasty
burial of 
corpses after one of their murder sprees.  Consider this:

	"Despite these attempts to dissolve the ghosts which could rise to to
haunt 
him. Blobel [commander of Sonderkommando 4A] was boastful of his bloody 
handiwork.  A witness, called by Blobel himself, testified to being with
the red-bearded 
defendant in Kiev in March 1942.  One day Blobel took him into the country
to show 
him around. Suddenly Hartel became frightened, he recalled, by the fact
that the 
earth was heaving beneath their feet.  Under questioning by Dr. Heim,
Blobel's own 
lawyer, Hartel explained: "There were some kind of eruptions, a kind of
explosion, 
and I asked Blobel what it was, and he said: 'Here my Jews are buried.'" 
Just as a 
wild-game hunter might proudly point to a tiger he had bagged in the
jungle."

	Justice Michael A. Musmanno  "The Eichmann Kommandos"  (British 
edition; pages 152-153).

	--YFE

[Nizkoprophagic self-advertising blurb deleted]
-------------------------

COMMENT: 

That's why there are so many earthquakes in California, it's all those
Indians we killed during the Gold Rush.

Next time we get some mass murderer like Juan Corona, Dean Corrl, John
Gacy, Ted Bundy, Marc Dutroux, etc. etc. we won't have to bother with
police dogs, infra-red photography, looking for depressions in the ground
after a rainstorm, etc; etc. all we have to do is wander around the
countryside until we feel the earth "heaving beneath our feet" -- rumble,
rumble, thump, bump, bang -- and presto! that's where we dig. The miracles
of modern technology. Any more brainstorms?



CARLOS W. PORTER
June 1, 1998




From cwporter@tornado.be Thu Jun  4 12:44:58 EDT 1998
Article: 180042 of alt.revisionism
From: "CARLOS W. PORTER" 
Newsgroups: alt.revisionism
Subject: WHY DISPUTE THE HOLOCAUST?
Date: 3 Jun 1998 02:33:59 GMT
Organization: Tornado News Processing System
Lines: 170
Message-ID: <01bd8e82$19d93580$095795c2@QBCD.tornado.be>
NNTP-Posting-Host: 194.149.87.9
X-Newsreader: Microsoft Internet News 4.70.1161
Path: trends.ca!hub.org!vncnews!HSNX.wco.com!vnetnews.value.net!www.nntp.primenet.com!globalcenter0!news.primenet.com!nntp.primenet.com!cpk-news-hub1.bbnplanet.com!atl-news-feed1.bbnplanet.com!news.bbnplanet.com!news.planetc.com!tornix.tornado.be!not-for-mail
Xref: trends.ca alt.revisionism:180042



WHY DISPUTE THE HOLOCAUST?

By

Prof. Roger Dommergue

 

(A Jew by birth and by education)

 [Translated by Carlos W. Porter] 




A new campaign has been launched to show the fraudulent nature of the
belief that Germany under Hitler undertook a systematic programme with the
objective of a mass extermination of the Jews, especially, that 6 million
were killed in gas chambers.

There are certain explanations to be given first for the benefit of those
who are not familiar with the revisionist cause, and who will probably ask
a few questions, or only think them:

Question no. 1: if you admit that Jewish deaths in the Nazi concentration
camps amounted to several thousands, why is it so important to prove that
the figures are not millions? Does the gravity of the crime depend on the
numbers?

Answer: Why is so important for the Holocaust true believers to perpetuate
this number using millions instead of thousands, to such an extent that
Draconian punitive measures, including imprisonment, must be implemented to
suppress doubt as to the numbers?

Of course, if several thousand were deliberately killed instead of several
million, the crime would be just as repugnant!

But the subject of doubting the scale of the alleged extermination is to
cast doubt upon the entire credibility of the legend of the Holocaust
itself, since if it can be established that the exterminationists lied as
to the numbers, it can therefore furthermore be asked whether they lied
about other things as well!

Was there ever a real programme of deliberate extermination?

Or did the thousands who really died (Jews and non-Jews) die of other
causes?

And if that is the case, does the fault really lie with the Nazi
authorities?

Question no. 2:

Why is it so important to cast doubt upon the truth of the Holocaust and
make such an issue of the matter, particularly when that causes so much
offence?

Answer: Hasn't it ever occurred to you that the offence is just as great as
great to the Germans, particularly if it involves a monstrous hoax?

Why should the feelings of Germans be considered less important than the
feelings of Jews?

It is incredible that a judge should state: "If there was no extermination
of Jews under Hitler, this is equivalent to saying that all the Jewish
witnesses are liars, and you do not have the right to call them liars,
since that would disturb public order and engender racial hatred?"

Thus, lies when they are Jewish lies must be protected from examination by
the law, without regard for the racial hatred which they engender against
the Germans!

It is important to dispute the Holocaust for one single reason: IF… our
pubic life is directed by a mechanism of lies, it is vital for us to
recognize that fact, since those who lie on one matter are likely to lie to
us on many others!

WE WILL NEVER BE ABLE TO DEAL WITH ANY OF OUR CONTEMPORARY PROBLEMS BEFORE
ESTABLISHING THE TRUTH IN ALL FIELDS!

In fact, for some 50 years, the public has been subjected to permanent
propaganda intended to depreciate many of the greatest national European
achievements of history. There are many reasons to believe that this
propaganda is the same as that which is responsible for the flood of lies
about the Second World War and the so-called Holocaust.

These discoveries compel us to conclude that the reasons for attempting to
suppress free discussion on the truth of the Holocaust… very far removed
>from  those who pretend that they only wish to protect the sensibility of
certain people and hit something really indisputably sinister.

THE REASONS: The history of the Holocaust has supplied the formula for
destroying the nations and races of the world, which is the principal
ambition of Zionism, with the exception of their own (see many passages
>from  the Old Testament).

The Zionist plan has this objective, it is therefore a Zionist objective to
destroy the racial identity of the peoples of the world (always with the
exception of their own), an identity which is the most vital element of an
independent nation.

Through this sort of pressure, they frighten and reduce to silence all
opposition to the Zionist power and to the progressive destruction of the
national idea! There is no doubt as to the success of this sinister tactic:
millions of "Gentiles" have been terrified to express patriotic or racial
sentiments by fear of stigmatization (by their own justices systems, at
that!!!) as the advocates of a new Holocaust.

The tortuous logic which governs us today insists that if one wishes to
protect one's nation or race (unless one is a Jew!!!) one must necessarily
aim at the hatred and extermination of others!

In addition to the absurdity of such an idea, and the enormous confession
which it contains, perhaps relating to a tragic past, is, alas, that it is
a reality that the reasoning powers of the "Gentiles" has been largely
atrophied by the impact of Holocaust propaganda.

This explains the catastrophic acquiescence of so many Europeans in the
loss of sovereignty of their homelands and the invasion of their countries
by non-white immigration.

It is therefore URGENT, and in the present framework in which ALL RACISM IS
CONDEMNED, to publicly and openly examine THE RACIST JEWISH MYTH OF THE
HOLOCAUST, in such a way that we may then capable of seeing and thinking
clearly on these problems which affect our own national and racial future,
without being handicapped by a sense of guilt by association of ideas, a
sense of guilt carefully inculcated by the ONLY RACISM WHICH IS ACCEPTED IN
THE WORLD!!! If it is ANTI-SEMITIC to suggest that the Holocaust is a
fraud, isn't is DICTATORIALLY RACIST to insist to forbid all free
discussion about it?

It is necessary to say another word about the ultimate motive in
suppressing the search for the truth, which has perhaps become the
principal motive of the most lucid among the Zionists already feeling a
sense of fear: IF THE LIE WERE GENERALLY REVEALED, THE RESULT WOULD BE A
WAVE OF HOSTILITY, likely sooner or later to engender a true Holocaust. To
prevent such a reaction, the wound must be cleaned without delay, as long
as the old basis of civilization still exists in Europe! A Europe which,
despite its losses and its ruin, would be content to free itself from the
Jewish yoke, in politics, in the media, in economics, a yoke which
"deculturizes" us, but from which the Europeans would still be content
simply to denounce as a lie in the face of the world.

Later, the "multi-racial" societies engendered by Zionism could turn
against the Zionists and prove themselves to be more ferocious to the
sorcerer's apprentices of Zionism and their racial brethren who believed in
good faith in this devastating myth!

Judaism declared war in 1932, 1933, and 1939, a war which cost 50 million
real deaths, against a Germany which was the only rampart against both
international capitalism and bolshevism… the two jaws of the pincers "made
in Zion" which have crushed EUROPE!
IT IS A RIGHT AND A DUTY TO SEARCH FOR THE TRUTH ABOUT THIS TRAGEDY!

 

 

 [Prof.Dommergue has an Internet site, in French, to sell his books. 

Search and ye shall find.]


End






From cwporter@tornado.be Sat Jun  6 14:40:24 EDT 1998
Article: 181066 of alt.revisionism
From: "CARLOS W. PORTER" 
Newsgroups: alt.revisionism
Subject: Himmler "secret speech" - extract no. 1
Date: 6 Jun 1998 13:29:19 GMT
Organization: Tornado News Processing System
Lines: 99
Message-ID: <01bd907f$ca605880$LocalHost@QBCD.tornado.be>
NNTP-Posting-Host: 194.149.87.14
X-Newsreader: Microsoft Internet News 4.70.1161
Path: trends.ca!hub.org!news.maxwell.syr.edu!cpk-news-hub1.bbnplanet.com!atl-news-feed1.bbnplanet.com!news.bbnplanet.com!news.planetc.com!tornix.tornado.be!not-for-mail
Xref: trends.ca alt.revisionism:181066





Speech of Reichsführer-SS Heinrich Himmler


at Posen 4 October 1943 


Translation of Document No. 1919-PS, Nuremberg Trial 


Translated by Carlos Porter 


[Excerpt]


5) Honesty 

I now come to a fifth point: sanctity of property, honesty, sincerity. I
must say that these things have gotten very murky in Germany; we have
become -- if I say this now in a closed room, it's because it's only
intended for this small group of people -- a very corrupt people. We should
not, and need not, however -- I want to mention this -- take it so
tragically, so pessimistically. Many people say, "Oh, the Finns are an
honest people". Yes sir. Do you know why they're so honest? Not because
they've got simply fantastic moral inclinations, but because they had laws
for 300 years, that anybody who stole one Finnish mark should have his hand
hacked off. And that was so painful and so distressing that the whole
people, as a result of such measures and such education, gradually became
honest. We're not going to start doing that here, but, gentlemen, we must
always take care to begin with ourselves. We will never succeed in bringing
the pestilence called corruption under control, not even within our own
ranks -- it's not so bad yet -- unless we persecute all signs of incipient
corruption in our ranks without exception and without restriction, without
asking "Who is it?", and without saying "But... but...". We must persecute
them with barbarous severity, demoting all corrupt men, depriving them of
office and decorations, and exposing them before their subordinates. 

At the same time, that which really deserves the name of corruption is not
so bad in our ranks. There are, however, little things that nobody notices
any more and which are now called "getting something organized". For
example, a family lives in the East. They've got more than enough workers
already. They grab this Russian, that Russian, maybe a Russian girl. That's
terrific, really magnificent. The missus doesn't have to do anything any
more, she no longer cooks or beats carpets. What for? We're a master race.
Nobody asks who pays for these workers; they'd be better utilized in an
armaments factory. For a while, at first, before Obergruppenfuehrer Pohl
got them -- Eicke had already gone into front line service -- this was true
even in the concentration camps, due to the confused relationships of
authority. A lot of families had a prisoner here, and a prisoner there;
other families even got all new furniture and I don't know what all else.
We've still got old cases pending, and we're going to clear these old cases
up, right down to the last detail, without mercy. Because it's stealing to
claim workers to which one is not entitled, when the work isn't really a
necessity of life. 100 men used solely on the grounds of comfort in such
work today, are a loss for German armaments. 

In addition to what I've already said, however, confusion arises with
regard to this question because of the misery in which we have been living
since 1936-1937 . Since that time, we no longer have all the necessary
consumer goods which the human heart desires, and which we would like to
have, such as silk, stockings, chocolate, or coffee. Hazy conditions are
the result. We don't want to be hangmen here. There's a lot of temptation:
can you buy it, can't you, maybe you can get it in France, or Belgium, or
someplace else if you pay extra. These are things which make education
difficult, of course. So I'm not concerning myself with all these moot
questions which many people take for granted in this epoch of misery. I'm
simply saying today that that the strictest conceivable standards will be
established for the SS the moment normal conditions are restored after the
war. If we do that for 20 years in peacetime, we'll achieve a faultless
attitude on all these matters in the future through education. 

I'd like to mention one more thing. To me, it's obvious that the old
fighters, the longer they have fought for the movement, the greater is
their duty to act decently in all things. When somebody comes to me and
says, "But he's an old fighter", then I must answer, "Mister, please excuse
me, but did we really fight for the Third Reich just so we could wreck
 it ourselves, destroying  through violence the
respect that the people once had for us?" 

It is precisely the old Nazi who, when he slips, must be caught and
punished; who, in really serious cases, must pay with his life. We can take
no account of past service. If we punish him, and the others talk about it,
we save 99 others. But if we look the other way, saying, "He's an old
Nazi", "He's an old SS Leader, you can't sentence leaders", then the next
99 will be guilty in the same case, and the whole organization will
gradually suffocate because of it. 

------------------------------------------------------------------------
CODOH can be reached at: 

E-mail: CODOHmail@aol.com 

Back to Resource File Index




From cwporter@tornado.be Sat Jun  6 14:40:24 EDT 1998
Article: 181067 of alt.revisionism
From: "CARLOS W. PORTER" 
Newsgroups: alt.revisionism
Subject: Image of the Germans in Polish Literature -- excerpt no. 1
Date: 6 Jun 1998 13:29:21 GMT
Organization: Tornado News Processing System
Lines: 139
Message-ID: <01bd9080$ecdd9480$LocalHost@QBCD.tornado.be>
NNTP-Posting-Host: 194.149.87.14
X-Newsreader: Microsoft Internet News 4.70.1161
Path: trends.ca!hub.org!news.maxwell.syr.edu!news-peer.sprintlink.net!news.sprintlink.net!cpk-news-hub1.bbnplanet.com!atl-news-feed1.bbnplanet.com!news.bbnplanet.com!news.planetc.com!tornix.tornado.be!not-for-mail
Xref: trends.ca alt.revisionism:181067

------------------------------------------------------------------------
The Image of the Germans in Polish Literature
by Else Loeser

Translated by Carlos W. Porter

[Excerpt]



Polish literature is intended for long term effect, and depends upon the
short memories of other nationalities, as well as on the well-known good
nature and helpfulness of the Germans -- as well as on German stupidity,
which inclines us to believe all the lies told by other people -- people
who ridicule us in practically every novel, not to mention their proverbs.
For example: "Even clever Germans are stupid rabble, the Poles can always
sell them a pig in a poke." 

"The German is as big as a poplar, but infernally stupid." 

"Dumb as a German." 

"Poles grow wiser by experience; the Germans should profit by our example,
but they never learn, with or without experience." 

"You Germans, you just don't know anything. People swindle you with sheer
cleverness." 

The whole point of Polish literature is simply to portray the Poles as the
most good natured, the noblest, most heroic people in the world, while
branding the Germans as the greediest, dumbest, most cowardly, degraded,
and cruel. Constant exposure to this poison is bound to awaken the cruelest
instincts, instincts which cry for war to get revenge, although one does
not even know why. And since the Germans are represented not only as stupid
but as cowardly as well, the entire Polish people is educated in arrogance,
and taught to overestimate themselves. Thus, even responsible officials in
the Ministry of War in 1939 believed that all they needed to do was to
order Polish troops on horseback, armed with lances decorated with
pennants, to attack German tanks, and then ride through the Brandenburg
Gate as victors. The awakening was a bitter one. But the guilt for that, of
course, lay, not with the frivolous, arrogant Poles, but with the wicked
Germans, who had tanks. . Only the bloodthirsty
descriptions contained in Polish novels, the systematic education in
hatred, the demands for the extermination of every German inhabitant of the
area, which the Poles merely took to heart and imbibed, could lead to the
orgy of murder on Bloody Sunday in Bromberg, Bereza Kurtuska, and, later,
in Lamsdorff. The Polish people were fed on this literature for two hundred
years, from the 18th to the 20th centuries. This is in addition to the
hereditary heritage of the Mongolian hordes of earlier wars, a heritage
determined by blood. Blood is not just a body fluid. Suitably instigated,
it exploded in an avalanche of crimes against ethnic Germans which is
without parallel in the world. 

Polish radio on 1 September 1939 repeatedly broadcast "call number 59" at
short intervals. The call contained a codeword, established in
collaboration with the authorities, and an order to the voivodes
, for transmission to the police stations, to
arrest all the ethnic Germans, who were already listed by name, in
accordance with already existing arrest warrants. Then began the manhunt
for the Germans. At the same time, the Polish singer Jan Kiepura --
discovered by a German film director and trained as a singer in Germany,
made famous by the German UFA film company at a time when he was considered
to have no talent in his own country -- sang the notorious "Rota", calling
for war against Germany, at a demonstration in a market place in Warsaw.
This, too, was typical Polish thanks for benefits received. 

The following events, especially in Bromberg on Sunday, 3 September 1939,
were of such cruelty that the human mind has difficulty believing them. And
yet they are true. In my possession are 347 pages of photocopies of
official records and sworn statements, in addition to accompanying
photographic evidence, of horrifyingly mutilated bodies, proving the kind
of murder orgies of which the Poles are capable. In addition to these 347
pages from the secret archives of the Reichsgovernment, 650 pages of text
and photographic documentation were published relating to the preliminary
history of the Second World War, which material is also available to me,
proving the irrefutable testimony of diplomats regarding the Polish
atrocities. The crimes committed were comparable to those described in the
novels. But in the novels they were invented, and attributed to the
Teutonic Knights. Here, they were actually committed -- because people were
instigated and encouraged to commit them, and because weapons had been
distributed in the churches for that purpose. Where these weapons did not
suffice, the Poles used knives, axes, saws, hammers, automobile parts,
daggers, hatchets, shovels, whips, fence lathes, clubs, pickaxes, iron
bars, and metal-studded clubs, etc., from their own households. 

Germans were murdered indiscriminately without regard to age, profession,
social position, religion, or sex: no class was spared from torture,
whether farmer or property owner, teacher, priest, doctor, merchant, worker
or factory owner. The victims were not shot by firing squad: the butchery
was never based on any title of law. The victims were shot, beaten to
death, stabbed, tortured to death, without reason; the majority, in
addition, were mutilated in an animal-like manner. These were deliberate
murders, committed mostly by Polish soldiers, policemen or gendarmes, as
well as by armed citizens, classical secondary school students, and
apprentices. Uniformed insurgents, members of the "Westverband", riflemen,
railroad workers, released criminals, even housewives, all joined in the
blood frenzy. Everywhere, a definite method was followed, leading naturally
to the inference of a centrally planned, uniform programme of murder. The
open, and even admitted, aim of Polish policy was the extinction of
Germanness. Literature, among other things, was an instrument of this
policy, as a means to which hatred was deliberately fomented. 

I prefer to show the results of this systematic education in hatred. I do
not wish to reproduce more than 3 photographs, as they appeared in the
forensic medical report of the Supreme Command of the Armed Forces,
accompanied by graphic evidence, and printed in the 650 pages of text and
photographic documents on the preliminary history of the Second World War,
>from  the archive of the Reichsgovernment. To show more than these 3
photographs would constitute intolerable cruelty to the human soul, which I
wish to spare the reader. 

Not only do the Poles deny the atrocities they committed, they brazenly
twist the truth and allege that the ethnic Germans killed 25,000 Poles in
Bromburg, in eternal remembrance to which they even erected a monument to
their imaginary dead. 
-----------------



Translated by Carlos W. Porter. Sources for all information in translator's
notes: 1911 Encyclopaedia Britannica 


Back to Top of Page

------------------------------------------------------------------------
CODOH can be reached at: 
CODOHMail@aol.com



From cwporter@tornado.be Sun Jun 14 02:25:07 EDT 1998
Article: 182774 of alt.revisionism
From: "CARLOS W. PORTER" 
Newsgroups: alt.revisionism
Subject: THE GAS CHAMBER AT DACHAU - NOW YOU SEE IT, NOW YOU DON'T
Date: 13 Jun 1998 11:18:27 GMT
Organization: Tornado News Processing System
Lines: 246
Message-ID: <01bd96a6$f9385cc0$0b5795c2@QBCD.tornado.be>
NNTP-Posting-Host: 194.149.87.11
X-Newsreader: Microsoft Internet News 4.70.1161
Path: trends.ca!hub.org!tor-nx1.netcom.ca!darla.visi.com!chippy.visi.com!news-out.visi.com!cam-news-hub1.bbnplanet.com!atl-news-feed1.bbnplanet.com!news.bbnplanet.com!news.planetc.com!tornix.tornado.be!not-for-mail
Xref: trends.ca alt.revisionism:182774




------------------------------------------------------------------------
The Gas Chamber at Dachau: 
Now You See It, Now You Don't 

By Carlos W. Porter 

------------------------------------------------------------------------
We are all familiar with an instrument called the kaleidoscope, in which
loose bits of glass are reflected by plane mirrors showing each bit of
glass in 6 places at once, creating the illusion of a symmetrical design. 



    A similar phenomenon occurs in "War Crimes Trials," in which gas
chambers are shown in 3 different places at once, and anywhere from 1 to 6
in number, creating the illusion of a Common Design (sometimes referred to
as a Common Plan) for the extermination of human beings. 

    An example of this illusion is the Gas Chamber at Dachau, which
appeared in April of 1945, disappeared from Dachau by November of that
year, only to reappear at Nuremberg in December,after which it disappeared
>from  Nuremberg and only entered the scene again as "proven fact" in the
trial of Oswald Pohl in 1947 (along with the steam chambers of Treblinka). 

    The following is, I believe, a complete list of pretrial exhibits
mentioning this "gas chamber", which was to be "proven" in the First Dachau
Trial (trial of Martin Gottfried Weiss). The gas chamber accusation was
dropped before trial. It is apparent that the U.S. Army Corps of Engineers
knew before November 15, 1945, that no gas chamber could function in the
manner described, and that other stories of gas chambers functioning in a
similar manner were not true. Yet a decision was made to continue this
accusation in other trials for political reasons. 

    (Microfilm pages 00005052): 

    Report of the Atrocities Committed at Dachau Concentration Camp. Vol.
1. War Crimes Investigation Team No. 6823. Signed by David Chavez Jr.
Colonel, JAGD, 7 May 1945. 

    (Microfilm pages 0000713): 

    Exhibit F photograph of gas panel. 

    "S3 photograph of gas chamber 

    V2 plan of water and gas installations 

    V10 shower nozzle removed from gas chamber 

    V11 label removed from cans (Zyklon) found in or near gas chamber 

    Page 25 of "Chavez Report", 00089 of microfilm pages: "The new building
had a gas chamber for executions... the gas chamber was labelled "shower
room" over the entrance and was a large room with airtight doors and double
glassed lights, sealed and gas proof. The ceiling was studded with dummy
shower heads. A small observation peephole, double glassed and hermetically
sealed was used to observe the conditions of the victims. There were grates
in the floor. Hydrogen cyanide was mixed in the room below, and rose into
the gas chamber and out the top vents. (Exhibit 34) 

    Dr. Blaha witnessed the first test of the gas chamber in the new
crematorium in early 1944, and examined the 7 victims used. Two were killed
in the first test, an experiment to determine the amount of gas needed to
kill a person (Exhibit 5). 

    "Weight of general testimony shows that the gas chamber was developed
successfully to get the desired results. Witness after witness mentions
seeing living persons herded into the crematorium and never being seen
again. When the chamber was not used it was because of the shortage of the
materials to make the gas, the same reason for not using the crematorium
continually, and certainly no change of heart on the part of the SS in
charge. No witness can testify as an eye witness to an execution by gas
except Dr. Blaha, because the crematorium and gas chamber was made up of
condemned prisoners who lived in the crematorium yard and once in there,
never left the area alive. Men picked for such duty knew that they were to
be killed as persons too dangerous to the SS as possible future witnesses".


    (Col. Chavez testified at trial on November 15, 1945, and made no
mention of any gas chamber. There is no mention of any gas chamber in the
testimony of Col. Lawrence Ball, another government expert witness. There
is no mention of any gas chamber in the prosecution opening statement,
summation, or judgement. No mention in the defence summations. No mention
in the testimony, except for a few sentences in the testimony of Dr. Blaha.
Not one of the forty defendants was asked a single question concerning any
gas chamber. Dr. Blaha testified twice. In his second appearance as witness
during prosecution "rebuttal", he also makes no mention of any gas chamber.
The Chavez report was rewritten and introduced into evidence at Nuremberg
as "proven fact", even though it was known to be untrue. (Documents 159L,
2430PS). 

    The existence of a gas chamber at Dachau was not upheld in the
judgement at Nuremberg. 

    Page 56 of this same report, the "Chavez Report" (000120 of the
microfilm pages, reel 1, M1174, National Archives): 

    "This new building also contained a gas chamber for execution... the
gas chamber was labelled "shower room". The first test of a gas chamber was
in 1944, when prisoners were used to determine the amount of gas required
to kill a person". 

    000132: "(Diagrams) drawing of piping section above chamber,
ventilator, galvanized piping, open into gas chamber. Insulated piping. Gas
chamber... gas chamber. Dachau prison camp. 

    000133: "Grill covered inlets. Hinged door. Water (?) drains. Gas
chamber. Dachau prison camp". 

    000134: "Vents. Ceiling. Gas Chamber. Dachau prison camp. Shower heads
flush with ceiling". 

    000135: (Diagram) Gas Chamber. Gas tight doors. Wooden shed believed to
contain pump or compressor (?). Piping system above chamber ceiling,
dimensions of chamber 24' x 18' x 6'. Chamber constructed of smooth,
paleyellow brick like refractory brick, with small cement joints.
Elevation. Gas chamber. Dachau prison camp". 

    PreTrial Witness Interrogations and Other Exhibits. 

    000199: "In February 1945, 65 Jewish children... arrived in the camp..;
the children started crying and said: Please don't put us into the gas
chamber. When we replied there was no such thing as a gas chamber, they
said: oh yes, our parents told us that we were going into another camp and
that we would be put into a gas chamber. We repeated there was no such
thing, but they answered: oh yes, oh yes, our father or mother, or uncle or
cousin, ... were put into the gas chamber because they were Jews. The
children were kept in the camp for 2 or 3 weeks and were sent to the
extermination camp in Auschwitz. Even old and hardened prisoners who had
witnessed great inhuman treatment were deeply moved by the sight of the
children". 

    000204: "There was no gas chamber in the camp in working order (!). A
gas chamber was being built in the crematorium and in January 1945, work
was going on at a high speed. The chamber was soon completed except for the
gas boiler (?). A railway worker who had to go in and out of the camp told
me that a boiler had arrived at the Ostbanhof, Munich, from Auschwitz. But
this boiler, together with many gas cylinders had been destroyed in an air
raid. 

    000212: "The years 1940/43 seem to have been the worst period in Dachau
and other similar camps. I was told by eyewitnesses of the mass
extermination of Jews who were sent in a gas chamber 500 at a time..."
report on Prison Camp conditions dictated by Captain P.M. Martinot, 23 May,
1945. 

    000248: "Another specific provision was for a crematorium of four ovens
and one gas chamber (called "desinfection chamber") (!). I do not know
whether this camp was ever built". 

    000250: "The most important building projects which were planned and
executed during my presence were as follows:... one crematorium called
"Barracke X" in the concentration camp at Dachau, containing six individual
gas chambers (!) and 2 combustion ovens". 

    000277: "The Polish priests were compelled to build the well-known
crematory and gas chambers (plural)... they were dragged by their legs to
the chambers of death..." 

    000379: "Source said he visited a building that was designated as a
shower room, but which in reality was a gas chamber". 

    000417: "The following Signal Corps photos are contained in 1222614 and
have been retained in the War Crimes Office in Washington D.C. Gas Chambers
(plural)". 

    000420: Photo of soldier in front of door reading "Gaszeit: (illegible)
Vorsicht! Gas! Lebensgefahr! Nicht `ffnen!... Dachau Atrocity Camp: Gas
Chambers (plural), conveniently located to the crematory, are examined by a
7th Army soldier. These are part of the horror chambers used by the Nazis
before the 7th Army liberated the camp. 

    000445: "The following Signal Corps photos are contained in 12226 and
have been retained in the War Crimes Office in Washington D.C.... (Gas
Chamber)" (singular). 

    000455: "Photo... Yank examines fake showerhead in the gas chamber
(singular) at the Dachau Concentration Camp. Located in the crematory,
unknowing prisoners were brought into the shower room marked "showers".
here they were stripped and after the door was closed, they were gassed". 

    000485: "Here also, there were gas chambers (plural) camouflaged as
"showers" into which prisoners were herded under the pretext of bathing and
the huge crematory ovens". 

    000486: "Inside as well as outside (?) were gas chambers (plural) with
adjacent crematory ovens... almost 100 naked bodies were stacked neatly in
the barren room with cement floors. They had come from a room on the left
marked "Brausehad" for "shower bath". It really was a gas chamber
(singular) a low ceilinged room about 30 feet square. After 15 or 20 were
inside, the doors were firmly sealed and the faucets turned on and poison
gas issued (!). Then the bodies were hauled into a room separating the gas
chamber from the crematorium. There were four huge ovens with a huge flue
leading to a smokeblackened stack". 

    000489: "The troops also discovered gas chambers, torture chambers and
ovens". 

    000496: "We saw the original gas chambers, four huge cells (!) into
which victims apparently were crowded and put to death. Later on this
method was improved by construction of a large chamber with a jet in the
ceiling, similar to showerbath sprinklers. The prisoners undressed in a
room, where a man sat, with flowers on his desk, who gave them soap and a
towel. Herded into the shower room, the gas was turned on while the
operator watched its effect through a telescopic peephole". 

    000497: "Gas chamber executions". 

    000506: "Here one can see for oneself the lethal chamber where the
people the Nazis doomed were gassed. It has imitation shower baths,
installations with dummy sprinklers set in a pipeless ceiling (!), and
gratings looking like water drains in the floor through which gas was sent"
(So did it come through the floor or through the ceiling?). 

    000508: "Shower rooms' (plural again) where gas was poured (!) into
chambers. 

    000509: "Jarolin (deputy camp commander at Dachau, defendant in Trial
of Martin Gottfried Weiss)... said he thought they had gone to the gas
chamber". 

    000513: "Gas chamber deaths at Belsen. 

    It was admitted by the prosecution that many inmates were mentally ill,
had lost their minds, or were wandering around in a mental daze, yet their
statements were accepted as "fact", no matter how contradictory. It was
also admitted that Dachau had 6 hospitals and that 15,000 people died of
disease in the last few months, and that emaciation is a symptom of
dysentery. Defendants were convicted of "aiding and abetting in a common
design", even if no accusations were made against them by inmates (case of
Gretsch and Schoepp). 


------------------------------------------------------------------------
CODOH can be reached at: 

E-mail: CODOHmail@aol.com 

Website: http://www.codoh.com/






From cwporter@tornado.be Sun Jun 21 20:40:51 EDT 1998
Article: 185266 of alt.revisionism
From: "CARLOS W. PORTER" 
Newsgroups: alt.revisionism
Subject: THE IMAGE OF THE GERMANS IN POLISH LITERATURE - Excerpt 3
Date: 20 Jun 1998 21:43:17 GMT
Organization: Tornado News Processing System
Lines: 505
Message-ID: <01bd9c6c$7ff7f700$LocalHost@QBCD.tornado.be>
NNTP-Posting-Host: 194.149.87.19
X-Newsreader: Microsoft Internet News 4.70.1161
Path: trends.ca!hub.org!news.eecs.umich.edu!news-spur1.maxwell.syr.edu!news.maxwell.syr.edu!newsfeed.internetmci.com!4.1.16.34!cpk-news-hub1.bbnplanet.com!atl-news-feed1.bbnplanet.com!news.bbnplanet.com!news.planetc.com!tornix.tornado.be!not-for-mail
Xref: trends.ca alt.revisionism:185266

------------------------------------------------------------------------
The Image of the Germans in Polish Literature
by Else Loeser

Translated by Carlos W. Porter

[EXCERPT]






… The present day also furnishes examples of what happens to people in
Poland who undertake research into authentic history. The Polish literary
historian, Jan Josef Lipski, made the attempt: he was arrested and thrown
into prison. His crime, in particular, consisted of the following passage
in his history of culture: 

"A mass of false myths and concepts has arisen in the Polish mind regarding
our historical relations with the Germans, which, for the sake of truth and
our own well-being, must be cleansed of lies once and for all. False
statements on one's own history are a sickness in the soul of a nation,
which, in particular, can only lead to hostility to foreigners and national
megalomania." And he adds: "Almost everyone in Poland -- even the educated
-- believes today that, after the Second World War, we moved into an area
which had been stolen from us by the Germans. We need only mention Danzig
and the Ermland, which were among the lands given to the First Republic
under the Second Peace of Thorn (1466), although both Danzig and the Emland
were ethnically German in the majority, then and until the end of WWII. The
rest of East Prussia was never Polish; the Germans did not take this area
away from Poland, they took it from the Prussians..." 

Elsewhere, Lipski says: "After centuries of development of German culture,
side by side with Polish culture in Silesia (the overwhelmingly German city
of Danzig) and the long since exclusively German culture of West Pomerania,
a rich heritage of architecture and other works, in addition to German
historical archive materials, was bequeathed to us as the result of
historical events. We are the trustees of this material for all of
humanity. We are therefore obliged to maintain these treasures in full
awareness that we are safeguarding a heritage of German culture for the
future -- including our future -- without lies, and without concealing the
origin of this material. People in Poland don't like to write about this,
or to be reminded of our debt to the Germans in terms of civilization and
culture: our styles of roofing, brickwork, our masons, printers, painters,
sculptors, and hundreds of Polish words, are all evidence of debt to our
Western neighbour. 

"The magnificent heritage in architecture and sculpture, paintings, and
other works of art and craftsmanship in Cracow and many other cities and
villages of Poland, not only during the middle ages, but to some extent
even later, up to the end of the 19th century, was for the most part the
work of the Germans, who settled here and enrichened our culture. Almost
every Pole knows about Veit Stoss. But not everybody knows that he was an
ethnic German (credit must be paid here to Polish scholarship, because, in
this case, definitive proof was adduced by the priest Boleslaw
Przybyszewski; many people imagine that he was a Pole, and are ready to
assault those who contradict them -- only specialists know the hundreds,
nay, thousands, of first and last names of creative Germans who have left
indelible traces in our culture." 

Apart from the fact that the Poles were not "bequeathed" any heritage, but,
to the contrary, committed land piracy, this paragraph from the pen of a
Pole is a cultural act of greatness for which its author was compelled to
pay with his freedom; and not only with his freedom, but with his health.
The Polish press supplied proof of that in its own reports. 

Just like earlier Polish rulers, the present rulers of the Polish people do
not wish to hear any truth at all; they do not wish to admit that they lack
a suitable national identity to look back upon; they therefore invent their
history in order to feel like a people, at least for the present moment at
any particular time. They believe that they cannot permit themselves to
hear the truth. Truth must therefore be subjugated to a hotheaded
nationalism which has long since deteriorated into chauvinism, to make up
through "style" that which it lacks in positive substance. This lack of
substance -- of which the Poles are ashamed, and which they attempt to
conceal through the camouflage of misappropriated German cultural
accomplishments, has another, hidden side, however. This is described by a
Polish contemporary of the first partition of Poland in 1772, born in
Scheidemuehl, Stanislaw Staszic: 

"Before my eyes stand five sixths of the Polish people. I see millions of
unhappy creatures, half-naked, covered with skins and raw cloths,
disfigured by smoke and dirt, with sullen eyes, short of breath, moody,
degenerate, stupified: they feel little, think little: one hardly perceives
in them a rational soul. 

"They look more like animals than human beings. Their usual fare is bread
mixed with chaff; the fourth part of the year, merely weeds. They drink
water and brandy; they live in earth huts or dwellings which are almost on
a level with the earth; there, no sun penetrates; smoke and vapours
suffocate the people inside and often kill them in childhood. Exhausted
>from  the days work for their noble lords, the father of the family sleeps
together with his naked children on filthy straw, in the same room with the
cow with her calf, and the pig with her piglets." 

Such was the reality of the Polish Republic of the Nobles, which is so
famous today, of which the claimant to the Polish royal crown, Stanislaw
Leszczynski, at that same time complained: 

"I cannot remember without a shudder of horror the law according to which a
nobleman who killed a peasant was fined no more than 50 franks. This was
the price at which one purchased immunity from the force of law in our
nation. Poland is the only country in which all men are equal in having
lost all their human rights." 

Today, the Poles glorify the misery and suffering of the past, from which
they only rose with German help, vilifying and libelling precisely those
German accomplishments which enabled them to do so, although there is
sufficient proof of both. The contemporary witness, Staczic, has even been
honoured by a monument in his birthplace Scheidemuehl, as may be seen from
the "Pommerschen Zeitung" of 24 July 1982 -- a monument to Polish misery.
The Poles are, in fact, well aware of the limitless misery of the people
who suffered under the degenerate and corrupt Republic of the Nobles, since
a monument exists, even today, to the writer who revealed the conditions of
that epoch for what they were, and set them down for posterity in writing.
The quotation is taken from the booklet "Germany and Poland 1772-1914",
only 76 pages long, by Dr. Enno Meyer, published by Ernst Klett Verlag,
Stuttgart. 

At the time of its partition in 1772, Poland was incapable of survival.* <*
Translator's note: The 1911 Encyclopaedia Britannica calls Poland "a
moribund state, existing on sufferance simply because none was yet quite
prepared to administer the coup de grace... the folly, egotism, and
selfishness of the Polish gentry, whose insane dislike of all discipline,
including even the salutary discipline of regular government, converted
Poland into something very like a primitive tribal community...". The same
description could be applied to almost any period of Polish history.>
Without the concern of the Prussian King Frederick the Great, who took over
the old settlement areas in a wretched condition, there would presumably
have been no more Poles left alive today. That is what the Poles refuse to
admit in their megalomania and arrogance. That is why every voice of reason
in Poland is suppressed. That is the explanation for the creation of a hate
literature without parallel. Though national conflicts, despite the
invention of the artificial Polish language, were insignificant until the
end of the 18th century, a systematic buildup of hatred began with the
invention of the term "Slav". Responsibility for this rests, first of all,
with the clergy: this is shown by the endless number of Polish proverbs
current among the lower classes, crushed by the power of the priesthood.
Kurt Lueck remarks as follows in volume I, page 111: 

"Polish Messianism, which made Poland the Saviour of the World in the 19th
century, was an entire philosophical system. For centuries, the Poles
considered it their mission to form the bulwark of Christendom in the East.
Even in the early Middle Ages, the Holy Stanislaw Cult contributed
considerably to bringing about an awakening of Polish national feeling in
the struggle against their German neighbour. And God's preferential support
to Poland is already clearly visible in the chronicle of Vincenz Cadlubko
(Kadlubek). 

"The superstitious beliefs of the Polish peasant, contain, of course,
neither philosophical systems, nor concepts of a mission. The peasant is
simply convinced that, in Heaven and around the Pope, the only language
ever spoken is Polish... 

"Conflicts of the following variety break out on the ethnic front on a
daily basis. An old German says to a little old Polish grandmother from
Gutowo near Wreschen (Warthegau): 'Yes, soon we'll both go up to Heaven!'
'What', protests the old woman, 'you Evangelicals think you're going to
Heaven? Heaven is only for Catholics! The Germans and Jews are swindlers.
Your religion is false. God only created the Catholic faith'. 

"In many areas, they also believe that German is spoken in Hell. The Mother
of God, naturally, is only concerned with the Poles, as the 'Crowned Queen
of Poland', as 'Our Mother'. It would never occur to the peasantry to think
that Holy Mary would ever think of the Germans, or even understand their
language. On the contrary, she is sometimes beseeched in their prayers to
go for the throats of their enemies. One of these prayers is quoted by
Kazimierz Laskowski in his novel 'The Culture Bearers': 

"'Matko Boska Polska ochraniaj Polakow. Tych przybledow szwabow powrzucaj
do krzakow". Translated: 'Polish Mother of God, protect us wonderful Poles,
and throw the Schwabs  in the bushes.'" 

The following verse, which I prefer to give in translation only, is noted
>from  the region around Cracow: "At Cracow Castle, the gods had a brawl. Our
Lord Jesus cut the Germans' legs in two." This clearly shows that the
religious abhorrence of the peasantry did not simply arise from the people,
but was instigated by the Polish clergy, which needed to explain to the
peasantry why the Germans were so much more prosperous than the Poles. Of
course, they didn't wish to tell them that the Germans worked harder, were
more assiduous, frugal, and cleaner, while the common Poles, vegetating in
the slavery of their nobles and the clergy, gave themselves over
increasingly to drink and idleness in an attempt to escape their inhumane
existence. Thus, attention was diverted from the real problem, while
subliminally convincing the peasants that the Germans were responsible for
all their misery -- so much the more so, since great numbers of these same
"Schwabs" were also heretics. At the same time, Catholic Germans were said
to be "Polish", on the principle that "anyone who was a Catholic was also a
Pole". The heretics, the Lutherans, on the other hand, were the enemies of
Poland, and were to be abhorred. Here are a few examples: 

In the entire General Gouvernement, it was said: 

"Whoever is a Pole, is a Catholic. Whoever is a German, is a Lutheran." 

>From  the Posen area: 

"Look there, what heretics!", people who see a wild brawl exclaim to each
other. 

>From  the Lemberg area: 

"Every German is a renegade." 

And from the region of Chelm: 

"Half German, half goat: an unbeliever without God." 

"The Germans believe in God as the devil in his horn." 

"The German religion is like an old cow". 

"When a German is sick, the devil dances." 

The next 4 lines are taken from the first strophe of a formerly widespread
song from the Swedish war, which was reproduced in a Polish songbook by
J.St. Brystron (1925), and which runs, freely translated: 

"In Poland, there was great misery 

Did it come from Man or God? 

>From  the unholy heretics it comes 

And from too few Catholics in the land." 

The Reformation of Martin Luther and Calvin had reached the German
settlement areas. During the Counter Reformation, the clergy shrank from no
tactic, no matter how devious, to lead people back to Catholicism. The
diffamation of Martin Luther from that time onward continues to produce
results in religious hatred even today, religious hatred which cannot be
separated from national hatred. Luther is portrayed as a drunkard, glutton,
whoremonger, and betrayer of souls, as the progeny of the Devil and of
Hell. 

The Dominican friar Fabian Birkowski wrote (see Lueck p. 84): 

"Your rotten religion arose through false prophets, created by the Devil,
who wanted to be equal to God... your leader is the Angel of Hell, who is
the Devil." 

Of course, similar expressions were used by Catholics against Protestants
during the Counter Reformation in Germany; but the German Enlightenment
ensured that this kind of language finally ceased to be used. In Poland, by
contrast, this kind of language was encouraged, and has continued down the
centuries to the present day, quickened and entwined with national
sentiment, rendered second nature to the people through so-called
'aesthetic literature'. The culturally very backward, exploited people
sought solace and consolation for their miserable existence, and found it
-- which is perfectly normal and understandable -- in religion. Thus, the
clergy had an easy time of it, achieving its own objectives in terms of
power. Letters were published which Luther was said to have written from
Hell. In the sermons of the Dominican friar Birkowski, Luther was called
'stinking filth', and it was said that even pigs -- if they could talk --
would speak like Luther. In the region of Lublin a taunting game arose,
which, freely translated, says: 

"Was Martin Luther born of woman? 

No! a she-wolf in the forest lost him out of her behind. 

Who raised him? Lucifer, his companion! 

What kind of person is he? The Minister of Hell!" 

Or 

"A God, that's what the Germans don't have. 

They only believe in Luther, the wretch. 

He was immediately banned from Rome, 

Since he invented a new church. 

He seduced many women. 

A new order was his objective. 

That's why he had to flee from Rome to Germany, 

Since the Pope wanted to castrate him. 

If the Germans didn't listen to Luther, 

They would have clothing and forage in winter. 

But the Schwab is so stupid, 

He gives everything to Luther. 

And Luther collects the money, 

And spends in the tavern on wine." 

This verse refers to German stupidity: this alleged characteristic of the
Germans is constantly stressed in all possible variations. No Polish novel
fails to describe the Germans as stupid, cowardly, greedy, dishonest, fat,
filthy, thieving, cruel, brutish, and as many other similar qualities of a
devlish kind as can be invented. In the forefront of all of these stands
Henyrk Sienkiewiczs's novel "The Knights", the most widely read
quasi-historical novel in Poland, which depicts the Germans as the cruelest
of all animals; all Poles, without exception, are examples of shining
nobility. The reader is soon compelled to put aside the novels of
Sienkiewicz, Mickiewicz, and many others from a feeling of sheer nausea at
the sight of so much hatred. But Professor Markiewicz is quite proud of
this literature, even today: indeed, he considers this literature of
diffamation to be of "historical value" for German children in his
recommended school books! 

We cannot understand how so much filth can accumulate in a single human
being, who reveals his true nature despite himself merely by depicting this
animalistic hatred. Since even the best author can only describe in words
that which dwells in his mind, his manner of expression is the mirror of
his soul. The language of this literature committed, and continues to
commit, a form of murder against the soul of the Polish people, just as the
language of the fanatical Polish clergy of the 16th and 17th centuries
deliberately obscured and murdered the souls of the people in the struggle
against Protestantism. It was believed necessary to erect a religious
retaining wall to prevent the loss of souls, which would have weakened the
power of Rome and the Polish Church. But the results were even more
far-reaching: confused souls, crippled and made sterile by hatred, were
converted or retained, for whom there existed only one guilty party in
relatiion to any of the difficulties which arose in the natural struggle
for existence: the German. Such persons no longer made any attempt to
overcome difficulties on their own. They had a scapegoat, responsible for
all the evils of life: the Germans. This was much more comforting than
having to work personally. And if things went well for the Germans, then
the Germans were naturally to blame if things went badly for the Poles,
since the Poles had of course been taught that the German was in league
with the Devil -- even that the German was a devil himself. Of all the
devils in the world, the German was by far the worst. The devil spoke only
German: he wore German clothing, while German laws, which were naturally
dishonest and devilish, were valid in Hell. This doctrine of the German
devil enabled the Polish Catholic clergy to reinforce its own position
among the people. Fear of the devil kept the people in obedience: after
all, who should know better than the clergy, who was alone competent in
religious matters? The people failed to notice the transition from faith to
superstition, and they still don't notice. Proof of this was provided in
1977: a Polish worker's newspaper, in an article on the great Lodz
industrialist Karl Scheibler, claimed that Scheibler had made a pact with
the devil, as a result of which he received gold rubles down the factory
chimney into his lap, for the sole purpose of better exploiting his Polish
workers! The "Deutsche Wochen-Zeitung" informed us of this piece of lunacy
in an article in the last issue of May 1977, and printed my remarks as a
letter to the editor in one of the following issues. How primitive must a
people be to accept such a sick joke today? 

But how can one explain that, in Germany, the Poles are considered an
enlightened, proud, and pious people? And how can we explain the present
German sympathy for the Poles? 

First, there is the very skillful propaganda of the Poles, who possess a
magnificent understanding of how to depict themselves in the best light.
They must exaggerate their own worth if they wish to survive in competition
against the hardworking, culturally much more highly developed Germans.
They must therefore represent themselves as a people with an ancient
culture who have been unfairly dealt with by history. As a necessary
corollary, they must present their history in the best possible light in
order to gain sympathy. People who enjoy sympathy are more readily
believed, especially by the Germans themselves. But this alone is not
enough: their adversaries must be denigrated, and their human worth reduced
to a minimum. This is why the Germans are depicted as devils in human form,
a dangerous people of violent criminals, constantly obsessed with
plundering the poor, noble Poles. If it is possible to misappropriate the
credit for the enormously valuable construction work performed by the
Germans, one must necessarily rise in the estimation of others. Above all,
this must be hammered into the heads of one's own people; eventually, the
whole forgetful world will believe it. Isn't there a saying that "attack is
the best defence"? That is how the Poles proceed in their propaganda. As
attackers, they are justified in their own eyes if the victim is made to
appear to appear inferior and of lesser worth, since he must appear to
deserve no better treatment. That is why the entire Polish people from
childhood onwards is educated in hatred and superstition, destroying the
capacity for rational judgement through prejudice. 

Are the Poles pious? In their own own minds, yes, since they are the
underlings of their clergy, and think only what they are supposed to think.
This is shown with particular clarity by the present conflict between the
State and the at all times politically committed national Church. A power
struggle is raging between these two blocks in Poland. Which of them will
emerge victorious it is impossible to predict, but it will not result in
freedom for the masses in any case, since the result will be continue to be
subjugation as in the past. 

How can one explain the one-sided sympathy of the German people for the
Poles, despite the immense hate literature directed against all things
German? Kurt Lueck provides one answer: dishonest translations of Polish
literature, novels, poems, etc. In volume 2, p. 415, he remarks: 

"At this point in our study, mention must be made, in all strictness, of
what is traditionally an egregious defect in all German translations. These
translations regularly delete or falsify passages in Russian or Polish
originals containing derogatory statements or expressions of hatred and
contempt for Germany and the Germans. One need only compare the originals
of Russian masterpieces such as Tolstoy's 'War and Peace', 'Anna Karenina',
Dostoievsky's 'Debased and Insulted', 'The Brothers Karamozov', and others,
with the translations! 'Corrections' are also often made in the
translations of Polish novelists. 'The Knights', by H. Sienkiewicz,
translated into German by Sonja Placzek, not to mention a second
translation, is nothing but a hoax perptrated on the German reader. The
spirit of the Polish original is falsified by means of numerous deletions,
and the text, which are often quite "raw", is adjusted to suit the reader's
taste. 

"A number of cosmetic corrections in the Polish text were made even in the
translation of W. St. Reymont's 'The Peasants'. For example, volume II, p.
475, 'you are even worse than the Germans', should, in reality, be
translated as 'you are even worse heathens than the Germans.' 

"On p. 491, certain insults hurled at the Germans 'swinskie podogonia,
sobacze pociotki' i.e., 'sow buttocks, race of dogs', have been left out. 

"On page 492, in the curse 'that you shall all come to shame to the last
man', the last phrase, 'like rabid dogs', has been deleted. 

"Reymonts 'Ziemia obecana' ('The Promised Land', 1899, which appeared in
1915 in a translation published by Georg Mueller, Munich) contains very
seriously falsified translation passages. We refer to the third edition,
published in Warsaw by Gebethner and Wolf. The following passages have been
deleted in the translation: 

"Vol. I, p. 79, the passage containing the sentence 'that the Germans are a
low people'; p. 122 'German swine' (in the translation only 'swine') p. 163
'Prussian cattle'; p. 286 'German women are only good for founding a
national cattle stall'. 

"In S. Lipiner's translation of 'Mr. Thaddeus, or the Last Entry into
Lithuania', by Adam Mieckiewicz, published in Leipzig in 1882, the
expression coined for Prussian officials 'psubraty' ('dog's brother') has
been replaced with the somewhat milder-sounding 'vermin'. 

"Even the rendering of 'Polish Folk Tales' by Glinski replaces the
contemptous term 'rozum niemieki' ('German understanding'), with 'citified
understanding'. 

"And in the translation of the Jalu Kurek's novel 'Grypa szaleja w
Naprawie' (4th edition, Warsaw 1935), a few evil expressions used against
Germany are simply left out. A Pole, in the reverse case, would simply
refuse to translate such a book. This novel, of course, won a prize from
the Polish Academy of Literature in 1934; in Poland, it nevertheless
appears on the Catholic Church's index of forbidden books. 

"A few tasteless anti-German expressions have even been deleted from the
novel 'The Sable and the Fairy', by Josef Weissenhoff, which recently
appeared in German translation. 

This undignified process of falsification should be ended once and for all.
We should either translate all the passages critical of Germans without
doctoring them up, or we should simply ignore a work of fiction containing
unjustified or tactless criticism. The German people are done a misservice
through the censorship of statements critical of us in foreign works of
fiction. What is more, foreign authors are encouraged to think that they
need not shrink from any manner of expression, since the book will appear
in German translation anyway, while ethnic Germans, to whom these
falsifications become very quickly apparent, are deprived of their German
dignity and worth as human beings." 

The ethnic researcher Dr. Kurt Lueck has rendered us a great service in
exposing these falsified translations for what they are, and in calling
them by their true name: a hoax perpetrated against the German reader, who
is not permitted to see how he is viewed in a foreign country. Dr. Lueck's
remark regarding foreign authors -- that they may permit themselves any
manner of expression, since their books are translated anyway -- is of even
greater significance. At this point, I should say that the problem is not
just that translations of Polish authors are falsified and given a
face-lift; the problem is that we translate this hate literature at all,
instead of protesting publicly and, if needs be, throwing it on the rubbish
dump -- through public condemnation -- since the preservation of this
red-hot hatred over the centuries undermines all human dignity, including
that of the Polish writer. What kind of miserable people nourishes itself
upon hatred, deriving gratification from the most inhumane atrocity
propaganda directed against precisely that neighbour to whom it owes its
basic existence? 

I must admit that I did not recognize the extent of the hatred contained in
Polish literature, even though these books were compulsory reading in my
school days. Our teachers obviously proceeded in the same manner as our
translators, and deleted the worst atrocity tales. Not one of us ever read
a Polish novel -- such as "The Knights" -- in its entirety. And how many
people ever read them in Germany? But it, and many other Polish atrocity
legends, are translated and sold. Are they read all the way through, or
just part way, and put aside? Really, shouldn't the competent cultural
authorities have raised an objection? Let us take the contrary case as an
assumption. If a comparable body of anti-Polish hate literature had ever
existed, no matter who wrote it, the Poles would have screamed incessantly
until it was prohibited. 

-----------------------


Translated by Carlos W. Porter. Sources for all information in translator's
notes: 1911 Encyclopaedia Britannica 

------------------------------------------------------------------------
CODOH can be reached at: 

E-mail: CODOHmail@aol.com 

Website: http://www.codoh.com/






From cwporter@tornado.be Sun Jun 21 20:40:52 EDT 1998
Article: 185267 of alt.revisionism
From: "CARLOS W. PORTER" 
Newsgroups: alt.revisionism
Subject: EXCERPT FROM NEW BOOK
Date: 20 Jun 1998 21:43:26 GMT
Organization: Tornado News Processing System
Lines: 280
Message-ID: <01bd9c6d$bd230880$LocalHost@QBCD.tornado.be>
NNTP-Posting-Host: 194.149.87.19
X-Newsreader: Microsoft Internet News 4.70.1161
Path: trends.ca!hub.org!news.eecs.umich.edu!newsxfer3.itd.umich.edu!news-out.internetmci.com!newsfeed.internetmci.com!4.1.16.34!cpk-news-hub1.bbnplanet.com!atl-news-feed1.bbnplanet.com!news.bbnplanet.com!news.planetc.com!tornix.tornado.be!not-for-mail
Xref: trends.ca alt.revisionism:185267

(45) Scientific pest extermination [Vernichtung] with Zyklon B hydrocyanic
acid -- harmless and guaranteed. Kills lice. 

(66) At Bhophal (India) on 2 December 1984, just before midnight, a cloud
of 40 tons of methyl isocyanate escaped from an underground tank at the
American Union Carbide plant (…) The victims were asphyxiated in their
sleep, fled outside vomiting, and fell dead in the street. "It was as if
someone had thrown pepper in their eyes", said one survivor. 1500 persons
died miserably in a few minutes.
 
[The following sentence does not appear in the German]

According to "eyewitness testimonies", the victims in the gas chambers died
in a few minutes. Based on this alleged fact, the German chemist Germar
Rudolf deduced that this would have required very high quantities of Zyklon
B. Rapid ventilation of the gas would have endangered the health of the
German soldiers recuperating in the hospital very close by.

(190 - 200)

Regine Beer reports in the French edition: 

"SS soldiers came to us, whip in hand; men, women, and children were
immediately separated. At the end of the road stood the camp commandant or
doctor: with a movement of the hand to the right or left, they decided
whether the people were to die immediately or whether they had the right to
live a bit longer.

"The old, the sick, the weak, people with a child in their arms or by the
hand, pregnant women and entire groups were immediately sent to the left.
To be gassed and burned; but we didn't know that yet."
All this corresponds to the official dogma. We have all read similar
descriptions of the selection upon arrival at Auschwitz. It has since been
shown that the "selections for gassing and burnings" are sheer fantasy  As
noted by Boisdefeu on the basis of several official documents (p. 222 of
volume 2 of the work mentioned above), the right-hand of the convoy which
included Regine Beer (the line of people who were fit to work), included,
as correctly stated in the official history, 99 women who were registered
under the numbers A-5143 to A-5241 (Regine Beer received A-5148), while the
left-hand line (the line with the women, children, sick people, etc. who
were believed to have been gassed), included a child 9 years of age named
R. Friedel and his mother, T. Esther -- both of whom returned to Belgium
after the liberation of the camp! They were not gassed at all (we fail to
see why the other persons considered "unfit to work" in the same line
should have gassed either). Rather, they were simply sent to the family
camp -- nothing more! At this time, those considered "unfit to work" could
not be sent to camps further East, in the USSR, because of the advance of
the Red Army, and were therefore apparently housed at Auschwitz itself. Our
two heroines then underwent a second selection, after which they still were
not gassed (for the simple reason that nobody was ever gassed at
Auschwitz), but were registered at the same time as the Czechoslovakian and
Hungarian Jews --  no. A-5769 for the mother and A-3099 for the daughter. 
[German document]
Garrison doctor of the Waffen SS       Weimar, Bw.[Bavaria?], 25 May 1944
Regarding: Conversion of Zyklon circulation gas chambers to "Areginal" and
report on the number of gas chambers.
Relating to: Communication of the Supreme Health Officer dated 15.5.1944,
journal no. 308/44.
To the Supreme Health Officer
c/o Reichs doctor SS and Police
Berlina Zehlendorff
Spanische Allee 10
With regards to the above mentioned communication, it is stated that there
are 10 hydrocyanic acid circulation gas chambers in operation at Buchenwald
concentration camp, with a cubic capacity of 10 cbm each.
Garrison doctor of the Waffen SS, Weimar
[signature]
SS-Sturmfuehrer d.R.
 Weimar
-------
>From  the archives
HEERDT-LINGLER GMBH
[letterhead, address, references]
Regarding:Vermin control by means of ZYKLON hydrocyanic acid gas
With reference to the conversation on the 6th of this month, in which the
administrative director, Hauptsturmfuehrer Weichselsdoerfer, expressed an
interest in the radical delousing of barracks in speaking to Dr.Rasch of
our firm. 
The best and cheapest means of achieving such a purpose is our ZYKLON
hydrocyanic acid gas process, which, as may be seen from the enclosed
prospectus, guarantees the complete elimination of bedbugs, lice, and
fleas, as well as all rodents, in all stages of development, as well as
their young, without damage to the building, installation, materials, dyes,
metals, etc., during the procedure. There are no residual odours.
As the leading company in vermin control, we are engaged in the constant
disinfestation of public and private buildings of all kinds against all
possible kinds of vermin. We have carried out disinfestation operations for
Reichs administration offices, the Wehrmacht, Air Force, Army, and Navy, as
well as for the S.A. and Labour Service. The Reichs adminstation of the
latter has contractually entrusted us with all disinfestation operations
which may prove necessary in the [labour service] camps. Our process is of
particular significance when old barracks and similar buildings, inhabited
by civilians during the post-war period, must again be converted for
military purposes. 
In view of the fact that an, exact determination of the extent of
infestation is impossible due to the concealed life cycle of the vermin,
which clings to electrical wiring, cracks in the walls, heating and
ventilation conduits, and the like, and since partial gassings always fail
in their purpose due to continued infestation, we recommend TOTAL gassing
of the building which, carried out using ZYKLON B hydrocyanic acid gas,
guarantees total elimination of all vermin within two days, without
endangering adjacent areas. We offer many years of experience and guarantee
the particular conscientiousness of our expert personnel; we assume full
responsibility. The buildings must, however, be vacated by all residents
for the duration of the complete gassing and ventilation (2-3 days),
leaving all personal belongings behind, such as suitcases, cartons, and so
forth, including the most essential items (clothing, washing, etc.). For
this purpose, we advise the complete gassing of all buildings, one after
the other, with simultaneous delousing of all personnel. This has been our
procedure with the Wehrmacht, as described in the enclosed printed
material.
In the event that you are interested, please provide us with more exact
information as to the number, location, type of construction, roofing, and
dimensions (cubic metres, length and breadth, from outside corner to
outside corner, and height, including, for example, the measurement of any
basement cavities) of the barracks to be disinfested. In addition, please
advise us as to how many barracks must be vacated and totally gassed for
2-3 days at the same time in one single working process. We will be pleased
to send you a corresponding price offer. We remain gladly at your disposal
for any further information and advice on the spot, without cost or
obligation to you. 
We await your reply with interest.
HEERDT-LINGLER GMBH
---
277) Multi-millionaire Jan Philipp Reemstra and the agitator Hannes Heer
together organized and the anti-German Army exhibition which travelled all
over Germany in 1997, with the praise and support of the media and public
authorities. The exhibition featured a mixture of complete lies and
half-truths, as well as the depiction of events taken out of context or
lacking all substantiation. The photographic material, most of it
retouched, is of Soviet origin, taken by unknown persons, undated, and
without any indication as to where they were taken. 

The magazine Focus (number 16/17) succeeded in showing the manner in which
a photo from the book "Deutsches Vorfeld im Osten" (1941) showing Jews
bathing, was misused by German journalists and historians (!) in 1988 to
"prove" mass executions of Jews. In 1997, the Reemstra-Heer duo included
this photo in their anti-German Army exhibition against better knowledge. 

[captions]

[The propaganda book "Deutsches Vorfeld im Osten" calls this picture
"Jewish work crews" allegedly going bathing.]

1988: The journalist Ernst Klee published this extract in his book "Schoene
Zeiten" ["The Good Old Days"]. The caption "Jews being forced to undress
prior to execution" was simply invented by him.

[Translation of book title: The Good Old Days: The Genocide of the Jews as
Seen by the Murderers and On-Lookers"]

"Yes, I made those lines up, you can count that against me as a MINUS."
ERNST KLEE journalist and author

DEFENDING his exposition against the accusation of demagoguery: the Hamburg
multi-millionaire Jan Philipp Reemstra.

"This photo is one of the best-known images of the Holocaust outside the
concentration camps."
Hannes Heer, Director of the Wehrmachts exposition.

1997: The Wehrmacht exposition shows this extract with the caption: "Jews
being executed", as "proof" in the section of the exposition entitled
"Wehrmacht and Holocaust".

[Note: in the original photograph, the man to the left of the man covering
his genitals is very clearly wearing a bathing suit (!), as is the man with
his back to the camera at the left (!). This has all been blacked out,
apparently with a paint-brush (!), in the extract shown in the exposition.]

 (279) The US weekly magazine Life (21/5/1945, p. 36), comments: "The
bodies of almost 3000 slave labourers being buried by US soldiers. These
dead worked in underground factories in the manufacture of V1 and V2
rockets."


In actual fact, these dead were the victims of the US terror attack on
Nordhausen on 4 April 1945. Although the war was almost over, German cities
continued to be bombed. Thus, the city of Nordhausen was bombed and almost
totally destroyed on 4 April (2 days before the evacuation of the camp to
Bergen-Belsen), also destroying the Boelke barracks in which the inmates
were being housed. (From the series of publications from the
Vierteljahreshefte fuer Zeitgeschichte, no. 21, Stuttgart, p. 194, Prof.
Martin Broszat).

(280) (281) Photos from the National Archives of the October Revolution and
the National Photographic and Film Archives in Krasnogorsk. The photos are
supposed to have been found on Germa soldiers and are said to illustrate
the mass execution of Russians.

It is hardly conceivable that German soldiers could be stupid as to run
around the front line carrying proof  of their crimes.

The photos illustrate the partisan war as the result of Stalin order no.
0428, which ordered the destruction of Russian villages and cities by their
own troops and artillery. The order read:

"The Stawka [staff?] of  the Supreme Commander hereby issues the following
order:
1.	All settlements in which German troops are located are to be destroyed
and burnt to a depth of 40 - 60 kilometres from the main front line, and 20
- 30 kilometres to the right and left of all roads. The destruction of the
settlements to the above indicated radius is to be carried out by the air
force and artillery using grenade launchers, over large surface areas, as
well as by political education squads, ski troops, and partisan divisions,
equipped with bottles of inflammable liquids.
2.	For this purpose, fighter defence squads are to be formed within every
regiment, to a strength of 20 to 30 men, responsible for causing explosions
and setting fire to the settlements. Courageous fighters must be selected
for these actions to destroy the settlements."

(National Archives, Washington, Archive Series 429, roll 461, General Staff
of the Army, Division Foreign Army East II H 3/70 Fr 6439568)

(282) Same origin as in photos 280 and 281. The commentary of the Dutch
weekly Vrij Nederland (29/6/91) reads: "The crematoria of Majdanek camp.
Zyklon B containers lie around nearby." In reality, these containers appear
to be funereal urns for the ashes of cremated persons.

(283) This photo is typical of the difference in mentality between
"exterminationists" (defenders of the genocide myth) and revisionists.

Jean-Claude Pressac describes this photos as "a very important photograph",
(correctly) placing the scene between Krema IV and V. According to Pressac,
3 Hungarian Jews are gently forcing an elderly woman towards the entrance
to Krema V, where they will all be gassed and cremated together. Pressac
says: "As for the woman's attitude, it could simply be that she, with no
illusion about what is to happen and having seen the SS photographer,
suddenly turned away, saying in effect, 'I don't want that bastard of an SS
to photograph me'". 

Robert Faurisson sarcastically answers that Pressac must be under the
influence of drugs from his own pharmacy. 

The photo shows 3 men and one woman (possibly sick or expecting a child),
while a few German soldiers walk uninterestedly past in the background
(without truncheons or dogs). In actual fact, the photo shows nothing
remarkable.

(284 - 290)  From "Dachau: The Hour of the Avenger" (Col. Howard A.
Buechner), Thunderbird Press, Metairie, La. USA, 1986.

During the liberation of Dachau camp, many German soldiers from the
surrounding area surrendered under the protection of a medic with a Red
Cross flag. The photo also shows members of the Volksturm, mountain troops,
Luftwaffe personnel, Wehrmacht, SS soldiers in camouflage, soldiers in
civilian clothings, etc.

Inmates inciting American troops to murder the German prisoners.

Lt. Walsh placed his division under the command of Lt. Bushyhead (nicknamed
Bird's Eye) [translator's note: it's Bird's Eye, not Eye Bird] of Native
American Indian origin, to guard the prisoners.
Lt. Bushyhead placed the prisoners against the wall of the hospital and
shot them with a few salvos of machine gun fire, giving inmates pistols in
order to finish off the survivors. The bodies were looted. 
No action was taken by the Americans to prevent the inmates from taking
revenge upon German personnel. The middle-aged man shown here was killed by
inmates with a shovel; this is the same man  seen lying dead along the wall
holding a crucifix in his hand.

General Patton was informed of this massacre, but ordered the evidence
destroyed and prohibited any further investigation. No one was ever
prosecuted for the murder of the 346 German soldiers interned at Dachau,
who were entitled to protection under the Hague convention. Dachau was
surrendered in full accordance with the terms of international law.

That the murder victims were members of the camp guard personnel is simply
a lie; the photographs show soldiers from all German units. Even the camp
guard personnel were not all criminals per se. 



      
   
    

End of text




From cwporter@tornado.be Sun Jun 21 20:40:55 EDT 1998
Article: 185268 of alt.revisionism
From: "CARLOS W. PORTER" 
Newsgroups: alt.revisionism
Subject: NO CULPABLE EN EL PROCESO DE NUREMBERG
Date: 20 Jun 1998 21:44:23 GMT
Organization: Tornado News Processing System
Lines: 2524
Message-ID: <01bd9c6e$c7ebd8e0$LocalHost@QBCD.tornado.be>
NNTP-Posting-Host: 194.149.87.19
X-Newsreader: Microsoft Internet News 4.70.1161
Path: trends.ca!hub.org!news.eecs.umich.edu!denws01.mw.mediaone.net!chnws03.mediaone.net!199.94.215.11!cam-news-feed5.bbnplanet.com!cam-news-hub1.bbnplanet.com!atl-news-feed1.bbnplanet.com!news.bbnplanet.com!news.planetc.com!tornix.tornado.be!not-for-mail
Xref: trends.ca alt.revisionism:185268



NO CULPABLE EN EL PROCESO DE NUREMBERG


Los argumentos de la defensa

INTRODUCCION

La revisión de la historia es tan vieja como la historia misma.

Los Anales de Tácito, por ejemplo (xv 38), hacen mención de un «rumor«
segun el cual Nerón habría quemado Roma. El «rumor« fue repetido por otros
historiadores romanos como un «hecho« (Suetonius, Nero, 38; Dio Cassius,
Epistulae, lxii 16; Pliny Naturalis Historia xvii 5).

Los historiadores posteriores dudaron de este «hecho« y degradaron el
«hecho« en sencillo «rumor«.

En 1946, fue considerado un «hecho« que los nazis hubieran fabricado jabón
de grasa humana (Sentencia, Proceso de Nuremberg, IMT I 252 <<283>>; VII
597-600 <<656-659>>; XIX 506 <<566-567>>; XXII 496 <<564>>). 

Desde entonces este «hecho« se consideró sencillamente un «rumor« (Hilberg,
Destruction of the European Jews >)).

Este libro contiene muchas referencias a la paginación. No las citamos para
confundir, impresionar, o intimidar al lector, ni para probar la verdad de
las alegaciones hechas, sino sencillamente para ayudar a aquellos
interesados, a hallar cosas de interés. Es el lector quién debe decidir si
las declaraciones de la defensa son más dignas de confianza que el jabón de
grasa humana (Documento URSS-397), los calcetines de cabellos humanos
(Documento URSS-511), o las hamburguesas de carne humana (Prueba 1873,
proceso de Tokio) de la prosecución.

N.B.:

IMT = International Military Tribunal
(Proceso Internacional de Nuremberg en 4 idiomas)

NMT = National Military Tribunal
(procesos norteamericanos de Nuremberg, en inglés)

Ante la falta de indicaciones al contrario, toda paginación se refiere a la
IMT (edición norteamericana).

<< >> = paginación alemana.


MARTIN BORMANN

BORMANN fue acusado de «persecución religiosa« y muchos otros crímenes
graves. El abogado de Bormann, el Dr. Bergold, indicó que muchos países
modernos (refiriéndose a la Unión Soviética) son expresamente ateos; las
ordenanzas que prohibían a los curas el ocupar altas funciones en el
Partido (esto es, el partido nazi) no se podrían consider como
«persecución«. En las palabras del Dr. Bergold:

«El Partido está considerado criminal, como una conspiración. xEs un crimen
prohibir a ciertas personas hacerse miembros de una así denominada
conspiración criminal? xSe considera esto un crimen?« (V 312 <<353>>).

Fueron presentados documentos según los cuales Bormann habría prohibido
toda persecución religiosa, permitiendo expresamente una educación
religiosa (XXI 462-465 <<512-515>>). Una condición de aquella orden fue que
se debía utilizar el texto bíblico completo; se prohibieron todas las
supresiones, manipulaciones, y deformaciones. Las iglesias recibían
subsidios del gobierno hasta el fin de la guerra. Debido a la falta de
papel durante la guerra, se introdujeron restricciones sobre la impresión
de todos los periódicos, no tan sólo los periódicos religiosos (XIX 111-124
<<125-139>>; XXI 262-263; 346; 534; 539; <<292-293; 383; 589; 595>>; XXII
40-41 <<52-53>>).

El abogado de Bormann tenía poca dificultad en mostrar que a Bormann no se
le podría condenar por ningún delito bajo las leyes de ningún país, estando
claro que los estenógrafos no son criminalmente responsables por todo
documento firmado por ellos. Para la prosecución, no obstante, la ley no
fue relevante, y Bormann fue condenado a la horca. La sentencia habría de
aplicarse en forma inmediata, a pesar de los numerosos testimonios según
los cuales Bormann habría muerto en la explosión de un tanque, y
dificilmente estaría disponible en un solo pedazo (para ahorcarlo),
presentandose así ciertos problemas de naturaleza práctica (XVII 261-271
<<287-297>>).

ORGANIZACIONES CRIMINALES

Las pruebas de la defensa con respecto a las alegadas «organizaciones
criminales« consisten en los testimonios orales de 102 testigos y de
312.022 declaraciones escritas y notariadas (XXII 176 <<200>>).

El termino «criminal« no fue definido en ningún momento durante el proceso
(XXII 310 <<354>>; véase también XXII 129-135 <<148-155>>).

Tampoco fue definido cuando estas organizaciones se habrían vuelto
«criminales« (XXII 240 <<272-273>>). El Partido Nazi mismo se habría vuelto
criminal tan temprano como en 1920 (XXII 251 <<285>>), o quizá no antes de
1938 (XXII 113 <<130>>), o posiblemente no lo haya sido nunca (II 105
<<123>>).

Las 312.022 declaraciones escritas fueron presentadas a una «comisión«. La
copia transcrita de los testimonios delante de esta «comisión« no aparece
en la del proceso de Nuremberg. Los «National Archives« (Archivos
Nacionales) en Washington no poseen ninguna copia transcrita de los
testimonios delante de la comisión, nunca han oído hablar de ella, no saben
lo que es, ni donde está.

De las 312.022 declaraciones escritas, sólo unas pocas docenas fueron
traducidas al inglés, de modo que el Tribunal no las pudo leer (XXI 287,
397-398 <<319, 439>>).

El Presidente del Tribunal, Sir Geoffrey Lawrence, no comprendía nada de
alemán, y el procurador Robert Jackson tampoco.

Debido a un «cambio en las reglamentaciones« llevado a cabo a último
momento, (XXI 437-438, 441, 586-587 <<483-485, 488, 645-646>>) muchas otras
declaraciones fueron rechazadas debido a su supuesta «falta de conformidad«
(XX 446-448 <<487-489>>).

La «comisión« preparó sumarios que fueron presentados al Tribunal («x-mil
declaraciones alegando trato humanitario de los prisioneros«, etc.). Estos
sumarios no fueron considerados como pruebas. El Tribunal prometió leer
todas las 312.022 declaraciones antes de llegar a su veredicto (XXI 175
<<198>>); 14 días más tarde, se anunció que las 312.022 declaraciones no
eran verídicas (XXII 176-178 <<200-203>>).

Entonces una sola declaración de la prosecución (Documento D-973) fue
considerada de haber «refutado« a 136.000 declaraciones de la defensa (XXI
588; 437, 366 <<647, 483-484, 404>>).

Los 102 testigos fueron obligados a aparecer y a testificar delante de la
«comisión« antes de aparecer y de testificar delante del Tribunal. Luego,
29 de esos testigos (XXI 586 <<645>>), o, según otra fuente, 22 de estos
testigos (XXII 413 <<468>>), fueron permitidos a comparecer delante del
Tribunal, pero su testimonios no debían ser «acumulativos«, esto es,
repetitivos de sus testimonios delante de la «comisión« (XXI 298, 318, 361
<<331, 352, 398-399>>).

Entonces, 6 declaraciones escritas y presentadas por la prosecución fueron
consideradas de haber «refutado« a los testimonios de los 102 testigos de
la defensa (XXI 153 <<175>>, XXII 221 <<251>>).

Una de estas declaraciones estaba escrita en polaco, de manera que la
defensa no la podía leer (XX 408 <<446>>). Otra fue firmada por un judío de
nombre Szloma Gol, quien alegaba haber desenterrado y quemado 80.000
cadáveres, incluso el de su hermano (XXI 157 <<179>>, XXII 220 <<250>>).

(En la copia transcrita británica sólo desenterró 67,000 cadáveres.)

En ese momento, la prosecución había ya terminado la presentación de sus
pruebas (XX 389-393, 464 <<426-430, 506>>; XXI 586-592 <<645-651>>).

La prosecución entonces expuso en su presentación final que 300.000
declaraciones habían sido presentadas y consideradas durante el proceso,
dando la impresión al lector poco observador, que estas habían sido
documentos de la prosecución (XXII 239 <<272>>).

En verdad, la prosecución sobrellevó todo el proceso con nada más de unas
pocas declaraciones verdaderamente importantes. Véase, por ejemplo, XXI 437
<<483>>, donde 8 o 9 declaraciones fueron presentadas por la prosecución
contra 300.000 declaraciones por la defensa; véase también XXI 200 <<225>>;
477-478 <<528-529>>; 585-586 <<643-645>>; 615 <<686-687>>).

En los numerosos procesos en los campos de concentración, como por ejemplo,
el proceso de Martin Gottfried Weiss, se acordó un medio más simple.
Cualquier sencillo empleo en un campo de concentración, aun cuando este
hubiese sido por sólo unas pocas semanas, se habría de considerar «prueba«
de un «conocimiento constructivo« del «Proyecto Común«. El término
«Projecto Común«, naturalmente, no fue definido en ninguna instancia. La
palabra «conspiración« fue generalmente evitada para poder procesar con
reglas de prueba más flojas. No era necesario hacer referencia a actos
específicos de maltrato, ni de probar que nadie hubiera muerto como
resultado de tales maltratos. 36 de los 40 acusados fueron condenados a
muerte.

Las transcripciones de los testimonios expuestos a la comisión de Nuremberg
se hallan en el Palacio de la Paz en la Haya, donde llenan la mitad de una
caja fuerte a prueba de fuego que mide del suelo al techo. El testimonio de
cada testigo fue escrito a máquina con una paginación a empezar con la
página 1, pues reescrita con una paginación consecutiva que corre hasta
miles de páginas. Los esbozos y copias limpias son clasificados juntos, en
pliegos, grapadas, en papel muy frágil, con grapas oxidadas. Es
absolutamente cierto que nadie jamás ha leído este material, al menos en La
Haya.

En los argumentos de la defensa, el material relativo a los testimonios de
los 102 testigos aparece, en su mayor parte, en caracteres pequeños en los
tomos XXI y XXII de la copia transcrita de los testimonios en el Proceso de
Nuremberg. Los caracteres pequeños indican que estos pasajes fueron
suprimidos de los argumentos finales de la defensa; de otra forma, el
proceso hubiera sido demasiado largo (según la prosecución). Este material
contiene muchos centenares de páginas. En la transcripción de las
audiencias publicada en el Reino Unido, todo este material ha desaparecido
en su totalidad. En la versión publicada en los Estados Unidos, 11 páginas
han sido suprimidas entre los párrafos 1 y 2 de la página 594 en tomo XXI.
En la copia alemana transcrita de los audiencias, estas 11 páginas aparecen
en tomo XXI 654-664. El resto de las versiones norteamericanas y alemanes
parecen estar más o menos completas.

El material discute, por ejemplo:

Guerra total XIX 25 <<32>>
Reparaciones XIX 224-232 <<249-259>>
Sindicatos alemanes XXI 462 <<512>> 
Gestapo y los campos de concentración XXI 494-530 <<546-584>>
«Röhm Putsch« XXI 576-592 <<635-651>>
«La Noche de los cristales rotos
(Kristallnacht)« XXI 590-592 <<649-651>>
«Umsiedlung«
(traslado de población) XXI 467-469, 599-603
<<517-519, 669-674>>
SD XXII 19-35 <<27-47>>
Armamentos XXII 62-64 <<75-78>>

Las 312.022 declaraciones estan probablemente clasificadas en algún archivo
alemán.

La sentencia del proceso de Nuremberg fue impresa dos veces, en tomos I y
XXII.

Es muy importante obtener los tomos alemanes y leer la sentencia en tomo
XXII en alemán. El alemán incorrecto, las traducciones incorrectas, etc.
escritas por los norteamericanos han sido corregidos con notas hechas en
los pies de página. Errores de tal naturaleza en documentos pueden ser
tomados como pruebas de falsificación.

En general, los tomos alemanes son preferibles a los tomos norteamericanos.
Frecuentes notas en los pies de página alertan al lector de traducciones
incorrectas, documentos desaparecidos, y copias falsificadas (por ejemplo,
XX 205 de la copia transcrita alemana: «Falta esta frase en el documento
original«).

Los tomos alemanes en libro de bolsillo son disponibles a través de Delphin
Verlag, Munich (ISBN 3.7735.2509.5)) (sólo la copia transcrita de las
audiencias; las copia de las audiencias junto con los tomos documentarios
son disponsible en microfilm de Oceana Publications, Dobbs Ferry, NY).

DOCUMENTOS

Segun la versión más corriente de los acontecimientos, los aliados habrían
estudiado 100.000 documentos, de los cuales 1.000 fueron seleccionados como
evidencia presentada al Tribunal, y que los documentos originales fueran
archivados en el Palacio de la Paz en La Haya. Pero no es totalmente
exacto.

Los documentos utilizados como pruebas en el Proceso de Nuremberg fueron en
gran parte «fotocopias« de «copias«. Muchos de estos «documentos
originales« fueron escritos enteramente sobre papel normal, sin membrete,
sin manuscritos, por personas desconocidas. Algunas veces hay iniciales o
la firma ilegible de una persona más o menos desconocida que pretende haber
certificado el documento como una «copia conformada«. Algunas veces hay
sellos alemanes, algunas veces no. Muchos han sido «hallados« por los
rusos, o «certificados como auténticos« por comisiones soviéticas de
indagaciones sobre crímenes de guerra.

Tomo XXXIII, un volumen de documentos tomado al caso, contiene 20
interrogaciones o declaraciones escritas, 12 fotocopias, 5 copias no
firmadas, 5 documentos originales con firma, 4 copias de material impreso,
3 copias mimeografadas, 3 copias tele-escritas, 1 copia sobre microfilm, 1
copia firmada por otra persona, y 1 no especificada.

El Palacio de la Paz en La Haya posee pocos documentos originales alemanes
de tiempos de guerra, si es que posee alguno. Posee muchas «declaraciones«
escritas después de la guerra, posee la copia transcrita de los testimonios
delante de la comisión del Tribunal, y mucho material de la defensa muy
apreciable. Posee el «jabón humano«, que nunca ha sido cientificamente
analizado; posee la «receta original para la fabricación de «jabón humano«
(Documento USSR 196), lo cual es una falsificación; pero no parece poseer
ningún documento original alemán de durante o antes de la guerra. El
Palacio posee fotostatos negativos esto es, fotocopias de estos documentos
hechos en papel extremadamente fragil que ha sido grapado. Para fotocopiar
los fotostatos, se tiene que quitar las grapas. Después de ser
fotocopiados, se engrapan una vez mas, lo que hace más huecos. La mayor
parte de estos documentos no han sido fotocopiados con mucha frecuencia, y
según los oficiales del Palacio, es rarísimo recibir visitantes que quieran
ver los documentos.

Los «National Archives« en Washington (véase Telford Taylor, Use of
Captured German and Related Documents, A National Archive Conference)
aseguran que los documentos originales estarían en La Haya. La Haya asegura
que los documentos originales estarían en los National Archives.

El «Stadtarchiv Nürnberg« y el «Bundesarchiv Koblenz« tampoco tienen los
documentos originales del proceso de Nuremberg, y las dos afirman que los
documentos originales estarían en Washington. Dado que los documentos
originales son, en la mayoría de los casos, «copias«, muy frecuentemente no
hay nada que pruebe que el documento en cuestión haya existido jamás.

El procurador Robert Jackson empezó el proceso de una manera poco
prestigiosa con citaciones de toda una serie de documentos falsificados o
sin valor por una razón u otra: 1947-PS; 1721-PS, 1014-PS, 81-PS, 212-PS; y
muchos otros (II 120-142 <<141-168>>).

1947-PS es una «copia« de una «traducción« de una «carta« escrita por el
General Fritsch a la Baronesa von Schutzbar-Milchling. Más tarde, la
Baronesa firmó una declaración en la cual afirmó que no había recibido
nunca la carta en cuestión (XXI 381 <<420-421>>).

La «carta« falsificada del General Fritsch a la Baronesa von
Schutzbar-Milchling fue reconocida como tal por el Tribunal durante el
proceso, y no estuvo incluida en los tomos de documentos, donde debería
aparecer en XXVIII 44. No obstante Jackson no fue reprimido por el Tribunal
(XXI 380 <<420>>).

Parece que norteamericanos entusiastas habrían falsificado 15 de estas
«traducciones«, después de lo cual todos los «documentos originales«
desaparecieron de manera misteriosa (véase Taylor, Captured Documents).

1721-PS es una falsificación en la cual un hombre de las SA se escribe una
carta a sí mismo, en la cual brinda un informe sobre la manera en la cual
está cumplimentando una orden que cita palabra por palabra en la carta.
Marcas escritas a mano en las páginas 2 y 3 son falsificaciones evidentes
de marcas a la página 1 (XXI 137-141 <<157-161>>; 195-198 <<219-224>>; 425
<<470>>; XXII 147-150 <<169-172>>; véase también Testimony Before the
Commission, Fuss, 25 abril, and Lucke, 7 mayo 1946). Los National Archives
poseen un «fotostato positivo« de 1721-PS, mientras que el Palacio de la
Paz posee un «fotostato negativo«. El «documento original« es una
«fotocopia« (XXVII 485).

1014-PS es un «discurso de Hitler« en hoja sin membrete, ni firma, ni
sello, etc., escrito por un desconocido. El documento lleva el título
«Segundo Discurso«, bien que se sepa que Hitler no haya dado más de un solo
discurso ese día. Hay 4 versiones de este discurso, 3 de las cuales son
falsificaciones: 1014-PS, 798-PS, L-3, y una versión auténtica, Ra-27 (XVII
406-408 <<445-447>>; XVIII 390-402 <<426-439>>.

La tercera falsificación, Documento L-3, lleva el sello de un laboratorio
del FBI. Nunca fue ni siquiera aceptado como prueba por el Tribunal (II 286
<<320-321>>), pero 250 copias fueron distribuidas a la prensa como
auténticas (II 286-293 <<320-328>>).

Este documento fue citado por A.J.P. Taylor en la página 254 de su libro
The Origins of the Second World War (Fawcett Paperbacks, 2 edition, with
Answer to his Critics), mencionando como fuente al German Foreign Policy,
Series D vii, No. 192 and 193.

L-3 es también la fuente de muchas otras citaciones atribuidas a Hitler,
especialmente «xQuién se acuerda hoy en dia de la suerte de los Armenios?«,
y «Nuestros enemigos son pequeños gusanos. Los vi en Munich«. De acuerdo a
este documento, «Hitler« pretende compararse con Genghis Khan, declarando
su intención de exterminar a los polacos, y de darle un puntapié en los
testículos a Chamberlain delante de los fotógrafos. El documento parece
haber sido escrito sobre la misma máquina de escribir que muchos otros
documentos de Nuremberg, incluso las otras dos versiones del mismo
discurso. Esta máquina de escribir fue probablemente una Martin de las
Triumph-Adler-Werke, Nuremberg.

81-PS es una «copia conforme« de una carta no firmada, sobre papel normal,
escrito por un desconocido. Si es auténtica, es el proyecto de una carta
que no fue jamas echada al correo. El documento se llama «una carta escrita
por Rosenberg«, lo cual Rosenberg negó (XI 510-511 <<560-561>>). Falta
firma, inicial, cifra de diario en blanco (una marcación burocrática), y no
fue hallada entre los efectos personales del destinatario (XVII 612). 81-PS
es una «fotocopia« con un número de objeto expuesto soviético (URSS-353,
XXV 156-161).

212-PS fue también escrito por un desconocido, enteramente sobre carta
normal, sin ninguna marcación hecha a mano, sin fecha, firma, o sello (III
540 <<602>>, XXV 302-306; véase también fotocopias de fotostatos negativos
del Palacio de la Paz en La Haya).

Todo eso es típico. Documento 386-PS, el «protocolo de Hossbach«,
pretendidamente un «discurso de Hitler« del 5 de noviembre 1938, es una
«fotocopia conforme« de una «copia conforme sobre microfilm« de una «copia
conforme« re-dactilografiada por un norteamericano, de una «copia conforme«
re-dactilografiada por un alemán, de apuntes tomados por Hossbach pero
nunca aprobados por Hitler, de un discurso de Hitler, escrito de memoria 5
dias después. No se trata aquí de uno de los peores documentos, sino de uno
de los mejores, porque sabemos quien hizo una de las «copias«. El texto de
Documento 386-PS ha sido «manipulado« (XLII 228-230).

Así pues, «procesar por documentos« funciona de la manera siguiente: A, un
desconocido, escucha «comentarios orales« supuestamente hechos por B, y
toma apuntes o establece un documento a base de estos supuestos
comentarios. Entonces el documento se presenta como prueba, no contra A,
quien ha preparado el documento, pero contra B, C, D, E, y toda una serie
de personas, que no ha tenido nada que ver con el documento o con los
pretendidos comentarios. Se dice sencillamente que «B habría dicho«, «C
habría hecho«, o bien «D y E habrían sabido«. Tal proceder estaría en
violación de las reglas de pruebas de cualquier país civilizado. Lo que es
más, los documentos no vienen identificados por testigos.

La falsificación de documentos originales fue raramente practicada en
Nuremberg, porque los documentos no fueron llevados físicamente al
Tribunal. El «documento original«, esto es, el «original« de la «copia« no
firmada, quedó guardado en una caja fuerte en el «Centro de Documentos« (II
195 <<224>>, 256-258 <<289-292>>).

Pues fueron hechas dos «fotocopias« de la «copia« (V 21 <<29>>), o según
otra fuente, 6 fotocopias (II 251-253 <<284-286>>), y fueron estas las que
se presentaron al Tribunal. Todas las otras copias fueron
re-dactilografiadas utilizando un mimeógrafo con estarcido de papel cerado
(IX 504 <<558-559>>).

En la copia transcrita de las audiencias, la palabra «original« se emplea
en el sentido de «fotocopia« (II 249-250 <<283-284>>; XIII 200 <<223>>, 508
<<560>>, 519 <<573>>, XV 43 <<53>>, 169 <<189>> 171 <<191>> 327 <<359>>)
para distinguir las «fotocopias« de las «copias ciclostiladas« (IV 245-246
<<273-274>>).

Supuestas «traducciones« de todos los documentos fueron disponibles desde
el mismo comienzo del proceso (II 159-160 <<187-189>>, 191 <<219-220>>, 195
<<224>>, 215 <<245>>, 249-250 <<282-283>>, 277 <<312>>, 415 <<458>>, 437
<<482-483>>) pero los «textos originales alemanes« no estuvieron
disponibles durante al menos 2 meses. Esto es cierto no sólo en cuanto a
las memorias, acusaciones, informaciones, etc. del tribunal, sino en cuanto
a TODOS LOS DOCUMENTOS. La defensa no recibió ningún documento en alemán
antes del 9 enero 1946 si no más tarde (V 22-26 <<31-35>>).

Entre los documentos que parecen haber sido escritos sobre la misma máquina
de escribir se halla el Documento 3803-PS, una carta del acusado
Kaltenbrunner al Alcalde de Viena, y la carta de ese mismo Alcalde quien
presuntamente mandaría la carta de Kaltenbrunner bajo misma cubierta al
Tribunal (XI 345-348 <<381-385>>). La carta de Kaltenbrunner contiene une
falsa descripción geográfica (XIV 416 <<458>>).

KARL DÖNITZ

Dönitz fue condenado por haber lanzado una «guerra ilegal de submarinos«
contra los británicos. El derecho internacional se basa enteramente en la
reciprocidad y en las convenciones internacionales, que no se pueden forzar
excepto por medio de la reciprocidad. En la guerra, la mejor defensa contra
un arma es una contra-ofensiva vigorosa con esa misma arma. Los británicos,
dada su supremacía en el mar, sobrellevaron las dos guerras por medio de
bloqueos y el así-llamado sistema Navicert. Naves neutrales fueron paradas
por fuerza en el mar abierto y forzadas a entrar en puertos británicos,
donde fueron registradas según formulas complejas: si un país neutral
importaba más comestibles, fertilizantes, cuero, goma, lana, algodón, etc.
que las cantidades consideradas necesarias para su propio consumo (en
opinión de los británicos), se creía que la diferencia sería destinada a
ser reexpedida a los alemanes. Resultado: la nave (incluso la totalidad de
la carga) era confiscada y vendida (lo que también violaba las cláusulas de
todos los contratos de seguros marítimos británicos).

En 1918-1919, el bloqueo fue mantenido por ocho meses después del
armisticio para forzar la ratificación del tratado de Versalles. Centenas
de miles de alemanes morían de hambre después de la guerra mientras los
diplomáticos de decidían, una violación evidente de los términos del
armisticio y el derecho internacional: en palabras de Hitler, «La ruptura
de confianza más grande de todos los tiempos«. El punto de vista británico
era que el bloqueo era legal, pero implementado de una manera totalmente
ilegal; véase, por ejemple, 1911 Encyclopaedia Britannica, «Neutrality« ;
1922 Encyclopaedia Britannica «Blockade«, «Peace Conference«. En la guerra
contra los japoneses, los norteamericanos hundieron «todo lo que se movía
desde el primer día de la guerra«.

Los neutrales, incluidos los Estados Unidos, se lamentaron de esta
violación de su neutralidad, pero obedecieron, una vez más en violación de
su propia neutralidad. Una nación que permite una violación de su
neutralidad puede ser considerada como beligerante.

La quinta convención de La Haya del 18 octubre 1907 sobre los derechos de
los neutrales no fue ratificada por los británicos, pero sus condiciones
fueron consideradas obligatorias por los japoneses y alemanes, no obstante
una cláusula de toda participación. Esta última quiere decir que el tratado
ya no se aplica cuando un no signatario participa en el conflicto.

En 1939, los alemanes tenían sólo 26 submarinos en servicio en el
atlántico, lo que suponía una quinta parte de la flota submarina francesa.
Además, los submarinos alemanes eran mucho más pequeños que los de otras
naciones. Un contrabloqueo contra las islas británicas sólo era posibile si
se advertía a los neutrales de no navegar en aguas territoriales
británicas. Para los británicos, esto era un «crimen«.

De estos 26 submarinos, muchas, al mismo tiempo, necesitaban reparaciones,
de modo que habían meses en los cuales sólo 2 o 3 estaban en condiciones de
navegar. Es evidente que un submarino no puede ejecutar operaciones de
visita y búsqueda como un navío de superficie. Un submarino, una vez
emergido, está casi totalmente indefenso contra las armas más pequeñas
montadas sobre una nave comercial, por no hablar del radio de acción, radar
y aviones de abordo.

En Nuremberg los británicos exigieron que los alemanes deberían haber
emergido; notificado la nave de su intención de buscar; esperado hasta que
la nave hubiera empezado hostilidades; hundido la nave, presumiblemente con
sus armas de puente; tomado las docenas o centenares de sobrevivientes a
bordo del submarino (donde hubieran estado en mucho más peligro que en
cualquier lancha salvavidas; y finalmente transportarlos a la tierra firme
más próxima).

Cuando aviones británicos aparecieron y hundieron al submarino, matando a
todos los sobrevivientes, estos últimos, naturalmente, habrían sido
«asesinados por los alemanes«. No hay convención internacional que exija un
tal comportamiento y ningún país ha combatido jamás de esta manera. Dado
que el rescate de los sobrevivientes representaba un peligro para el
submarino y muy a menudo tuvo como resultado la pérdida del submarino y de
su tripulación, Dönitz prohibió finalmente todo acto de rescate. Para los
británicos, esta decisión fue denominada «orden de matar a todos los
sobrevivientes«. Pero esta acusación no fue sostenida en la sentencia.

Dönitz también fue acusado de haber fomentado en el pueblo alemán la
resistencia desesperada, un crimen cometido igualmente por Winston
Churchill.

Dönitz replicó: «Era muy doloroso para nosotros ver nuestras ciudades
bombardeadas hasta quedar en ruinas, y que debido a estos ataques y la
lucha continuada se perdieron más vidas. La cifra de estas pérdidas es más
o menos 300.000 o 400.000 personas, la mayor parte de las cuales perecieron
en el bombardeo de Dresden, lo que no se puede justificar desde un punto de
vista militar, y que no podría haber sido previsto. No obstante, esta cifra
es pequeña en comparación con los millones que habríamos perdido en el
Este, soldados y civiles, si nos hubieramos rendido en invierno.« (XIII
247-406 <<276-449>>; XVIII 312-372 <<342-406>>).

HANS FRANK

Frank fue acusado de haber hecho cientos de observaciones anti-semitas en
un documento de 12.000 páginas de extensión, llamado su «diario«. El
«diario« contiene una sola página firmada por Frank. También contiene
cientos de observaciones humanitarias, las cuales fueron ignoradas (XII
115-156 <<129-173>>). Las observaciones anti-semitas fueron selecionadas
por los rusos, tipografiadas en un documento muy corto, Documento 2233-PS,
lo que fue presentado delante del Tribunal y que se llamó el «diario de
Frank«.

El verdadero «diario« de 12.000 páginas consiste en sumarios (no de actas
textuales o apuntes estenográficos) de conferencias en las cuales 5 o 6
personas hablaban muchas veces todos al mismo tiempo en circunstancias de
gran confusión; no es claro a quién deben ser atribuidas ciertas
observaciones (XII 86 <<97-98>>).

Frank había entregado su «diario« a los norteamericanos con la creencia de
que éste le exoneraría, puesto que en él dejaba constancia de que había
protestado contra ciertas ilegalidades de Hitler en discursos públicos con
gran riesgo personal y había intentado dimitir catorce veces (XII 2-114
<<8-128>>; XVIII 129-163 <<144-181>>).

A Frank la propaganda psicológica aliada le llegó a convencer de la
realidad de atrocidades alemanas después de haber leido artículos sobre el
proceso soviético de Majdanek en «la prensa extranjera« (XII 35 <<43>>).
Auschwitz no estaba en territorio bajo el control de Frank.

Frank veía su misión en la creación de una magistratura independiente en un
estado nacional-socialista, una misión que resultó ser imposible. En un
discurso del 19 noviembre de 1941, dijo: «La ley no puede ser degradada
hasta convertirla en un objeto de comercio. La ley no puede ser vendida. O
existe o no existe. La ley no puede ser comercializada en la Bolsa. Si la
ley no halla ningún apoyo, el Estado pierde su soporte moral y se hunde en
las profundidades de la noche y del terror«.

Las ilegalidades de Hitler nunca incluyeron la promulgación de una ley
ex-post facto; en 3 casos, los castigos fueron aumentados retroactivamente
(XVII 504 <<547>>).

El saqueo de tesoros de arte supuestamente cometido por Frank se discutirá
luego en el capítulo dedicado a Rosenberg.

WILHELM FRICK

Frick fue ahorcado por la supuesta «Germanización« de los residentes de
Posen, Danzig, Prusia del Oeste, Eupen, Malmedy, el Sudetenland, el
Memelland, y Austria. A excepción de Austria, todas estas regiones fueron
antiguas partes del Imperio Prusiano, separadas de Alemania por el Tratado
de Versalles. Malmedy es una región francófona; todas las otras son
regiones germanófonas. Austria no pudo sobrevivir como unidad económica
independente después de 1919, y había pedido, por medio de un plebiscito,
ser reunida con Alemania. Los vencedores democráticos respondieron con la
amenaza de bloquear toda importación de comestibles (XVIII 55 <<66>>, XIX
360 <<397>>) de llevarse a cabo dicha unión.

Otro supuesto crimen cometido por Frick fue la supuesta matanza de 275.000
retrasados mentales, según el «informe« de una «comisión de crímenes de
guerra« checoslovaca.

Frick, como Göring, fue acusado de responsibilidad por la existencia de los
campos de concentración. En su defensa, fue mencionado que el «arresto
preventivo« era anterior a la toma del poder por los nacionalsocialistas en
Alemania y Austria, donde fue llamado «Anhaltehaft« y fue utilizado para
encarcelar miles de nacionalsocialistas (XXI 518-521 <<572-576>>). La
«Detención preventiva« existe en Alemania también hoy en día, y se llama
«U-haft« (Untersuchungshaft).

En uno de los más importantes procesos llevados cabo por los
norteamericanos en Dachau (Trial of Martin Gottfried Weiss and Thirty Nine
Others, Law Reports of Trials of War Criminals, volume XI, p. 15, publicado
por las Naciones Unidas), aparece la frase siguiente:

«En el caso del campo de concentración de Mauthausen... las circunstancias
fundamentales eran idénticas aunque el número de víctimas fue mucho más
elevado, debido a los exterminios en masa en una cámara de gas...«

xEs esta una admisión de que no existía ninguna cámara de gas en Dachau?
Según Law Reports of Trials of War Criminals, ningún proceso sobre Dachau
ha «probado« nunca la existencia de una cámara de gas en Dachau.

En el proceso de Nuremberg, una «copia conformada« de la sentencia del
«Trial of Martin Gottfried Weiss and Thirty Nine Others«, con esta frase
suprimida, fue presentada delante del Tribunal como Documento 3590-PS (V
199 <<228>>), con 3 otros documentos que alegaban exterminios con gas en
Dachau (Documento 3249-PS, V 172-173 <<198>, XXXII 60; Documento 2430-PS,
XXX 470; y 159-L, XXXVII 621).

Frick fue acusado por el signatario de la declaración alegando los
«exterminios en masa por medio de una cámara de gas en Dachau«, Documento
3249-PS (escrito por Lt. Daniel L. Margolies, también implicado en la
falsificación de 3 discursos de Hitler, XIV 65 <<77>>, y firmado por el Dr.
Franz Blaha) de haber visitado Dachau. Frick negó esta acusación, y
solicitó poder entrar en el banco de los testigos y testimoniar en su
propia defensa en presencia de Blaha.

Esto le fue negado. Aparentemente Frick se resignó; no testificó jamas. El
argumento final, brindado por su abogado, aparece en XVIII 164-189
<<182-211>>.

El signatorio, Dr. Franz Blaha, un comunista, fue Presidente de la
Asociación Internacional de Dachau en 1961, todavía pretendiendo de haber
visto exterminaciones en masa en una cámara de gas y de haber fabricado
pantalones y otros articulos de cuero humano.

El proceso de Martin Gottfried Weiss está disponible en 6 rollos de
micofilm (M1174, National Archives). Los objetos de prueba preliminares
relativos a una «cámara de gas en Dachau« (informe, plan, boquerel de
ducha, rollo 1), nunca fueron presentados al Tribunal de Dachau, y han
desaparecido de los objetos de prueba finales (rollo 4). La copia
transcrita de los testimonios (rollos 2 & 3) no hace ninguna mención a una
cámara de gas en Dachau, excepto por algunas frases en el testimonio del
Dr. Blaha (volumen 1, pp. 166, 169). El supuesto «cuero humano« provenía de
topos (volumen 4, p. 450, 462, 464).

HANS FRITZSCHE

Fritzsche llegó a la convición, debido a una carta que habría recibido, de
que se estaban cometiendo atrocidades en Rusia, e intentó verificarlo, pero
no halló ninguna prueba (XVII 172-175 <<191-195>>).

Fritzsche es un testigo importante porque el Tribunal admitió que en su
caso los periódicos extranjeros propagaban noticias falsas relativas a
Alemania (XVII 175-176 <<194-196>>; véase también XVII 22-24 <<30-33>>). No
obstante, estos mismos artículos de periódicos y reportajes de radio
constituirían supuestamente los «hechos de conocimiento general« que no
necesitaban ser probados I 15 <<16>>, II 246 <<279>>).

En la defensa de Fritzsche fue indicado que no existe ninguna convención
internacional para regular la propaganda o historias de atrocidades, sean
verídicas o falsas, y que sólo una ley de un único país (Suiza) prohibe
insultar a jefes de Estado extranjeros. Que Fritzsche no pudo haber sido
culpable de ningún crimen fue, en el proceso de Nuremberg, sencillamente
irrelevante. Fue considerado indeseable tener un «proceso« en el cual todos
los acusados fuesen declarados culpables. En la compraventa que precedía al
juicio final, fue decidido que Fritzsche podía ser liberado (XVII 135-261
<<152-286>>; XIX 312-352 <<345-388>>).

WILHELM FUNK

Funk era un pianista de música clásica miembro de una familia muy
respetada, casado desde hacía veinticinco años en la época del proceso, y
antiguo editor financiero. Como la mayor parte de los acusados, Funk fue
acusado de haber cometido «actos inmorales« que probarían su «participación
voluntaria en el Proyecto Común«, tales como el haber aceptado regalos de
Hitler el día de su cumpleaños. (Es evidente que tales actos no son
ilegales.)

Funk alegó que los británicos y los polacos habrían conspirado para
provocar la guerra con Alemania en la creencia de que los generales
derrumbarían a Hitler (XIII 111-112 <<125-126>>).

Funk fue acusado de haber conspirado con las SS para financiar el esfuerzo
de guerra matando a prisioneros en los campos de concentración y sacándoles
los dientes. Los dientes habrían sido guardados en una caja fuerte en el
Reichsbank junto con viejos utensillos de afeitar, plumas estilográficas,
relojes despertadores, y otros trastos viejos de poco valor. El testimonio
de Rudolf Höss según el cual los dientes habrían sido ya fundidos en
Auschwitz, quedó olvidado (XI 417 <<460>>).

Frank testificó que las cantidades y tipos de botín serian «absurdos«,
indicando que la SS actuaba como policía de aduanas, imponiendo
regulaciones de cambio que incluían una prohibición de toda propiedad en
oro, plata, y monedas o billetes de bancos extranjeros. Era totalmente
normal que la SS, como agencia gubernamental, posea cuentas financieras, y
que tales cuentas contuvieran objetos de valor. El pueblo alemán también
guardaba objetos de valor en cajas fuertes, a las cuales el Banco no tenía
ningún acceso, porque se trataba de depositos en cajas fuertes privadas.

Con los crecientes bombardeos, llegaron a ser depositadas en las cajas
fuertes cantidades más grandes de objetos de valor, por ciudadanos privados
alemanes. Finalmente, después de un destructor ataque al Banco, los objetos
fueron retirados y depositados en una mina de potasio en Turingia. Estos
fueron allí descubiertos por los norteamericanos, que falsificaron un film
sobre ellos.

Funk y su abogado mostraron la falsedad del film utilizando un testigo
hostil en lo que bien pudieron haber sido las preguntas y testimonios más
astutos de todo el proceso (XIII 169 <<189-190>>, 203-204 <<227-228>>,
562-576 <<619-636>>; XXI 233-245 <<262-275>>).

La declaración absurda de Oswald Pohl, Documento 4045 PS, según la cual
Funk fue acusado de haber discutido el uso de los dientes de oro de judíos
asesinados para financiar el esfuerzo de la guerra durante una cena, en
presencia de docenas de invitados, y hasta de camareros, fue también
rapidamente demolida (XVIII 220-263 <<245-291>>). Esta declaración fue
escrita en alemán y firmada por Robert Kempner como testigo. Pohl fue
declarado culpable después de «haber matado a víctimas judías en diez
«cámaras de vapor« en Treblinka«, para fabricar felpudos (sic) con sus
cabellos (NMT IV 1119-1152) (Fourth Military Tribunal, Nuremberg).

Funk creía, como los otros acusados en el proceso de Nuremberg, que habrían
sido cometidos delitos, pero mantenía que el no había sabido nada. Su
creencia en la realidad de los delitos no constituye, sin mas, una prueba
de que dicha creencia hubiese sido verdadera.

KURT GERSTEIN

Kurt Gerstein es a menudo citado como un «testigo« del Holocausto; sin
embargo, no es correcto. Como «testigo« se entiende alguien que haya visto
algo, y que aparece para testificar acerca de su conocimiento personal. Lo
cual Gerstein nunca hizo. Gerstein fue un signatario no jurado, lo que
quiere decir que se trata de un nombre y apellido que aparecen al final de
una «declaración« escrita a máquina, en francés; no se sabe si fue él quien
la escribió (Documento 1553-PS, rechazado como prueba en el primer proceso
de Nuremberg, VI 333-334 <<371-372>>, 362-363 <<398-399>>).

Una de las historias que circulan sobre Gerstein, cuenta que habría escrito
la declaración en la cárcel de Cherche-Midi en Francia, inmediatamente
después de lo cual habría cometido suicidio; el cadáver habría desaparecido
misteriosamente y sin dejar rastro.

Es mucho más probable que la declaración fuera escrita en francés por un
interrogador-«intérprete« judío-alemán, y que algunas contradicciones (por
ejemplo, la de que era invierno en el mes de agosto, la de encontrarse
viajando en coche en una frase y en tren en la frase siguiente) sean
debidas a una transcripción defectuosa de los apuntes de interrogación en
forma de declaración. En los procesos de crímenes de guerra seguidos a
japoneses, tales declaraciones no juradas son bastante corrientes, según la
teoría de que poseen «peso«, pero menos «peso« que las declaraciones
juradas. Es también posible que Gerstein muriese debido a las heridas
infligidas durante los interrogatorios; o puede ser que se ahorcara con la
cinta de la máquina de escribir.

Más tarde, este documento fue extensamente citado en el proceso de Oswald
Pohl, donde fue «probado« que Treblinka poseía 10 «cámaras de gas«
(1553-PS) y 10 «cámaras de vapor« (3311-PS) en el mismo campo, en el mismo
proceso, al mismo tiempo.

G.M. GILBERT

Una de las historias más conocidas acerca del comportamiento y la
psicología de los acusados en el proceso de Nuremberg es aquella del
psicólogo G.M. Gilbert, nacido en Alemania, en su libro «Nuremberg Diary«.
Mucho de este material consiste de supuestas conversaciones entre los
acusados u otras personas con Gilbert, o bién entre ellos mismos (!). Se
supone que Gilbert habria escrito todo esto de memoria más tarde.

Una comparación cualquiera de tales «conversaciones«, con la copia
transcrita de los testimonios muestra claramente que los acusados no
hablaban en el estilo atribuido a ellos por Gilbert. Gilbert no tomaba
apuntes; nadie más estaba presente.

Las personas que prefieren creer que los Documentos 1014-PS, 798-PS, y L-3
son «discursos de Hitler«, al menos en comparación con Documento Ra-27,
pueden seguir creyendo que el libro de Gilbert consta de «comentarios
hechos por los acusados en el proceso de Nuremberg«. Naturalmente, no se
excluye que los acusados pudieran haber hecho comentarios similares a los
pretendidamente «documentados« por Gilbert.

Gilbert creía que los acusados habían gaseado millones de judíos. Dado que
no sentían culpa alguna, esta era prueba de su «esquizofrenia«.

Es obvio que tal creencia por parte de Gilbert tuvo hasta cierto punto un
efecto sobre sus percepciones y su memoria, aun suponiendo que dijera lo
que él recuerda como verdad. Si mentía, no era el único «norteamericano« en
Nuremberg que lo había hecho. Telford Taylor, por ejemplo, era
absolutamente incapaz de repetir verazmente el comentario más sencillo.
(Véase XX 626 <<681-682>>), los comentarios del General Manstein,
comparados con XXII 276 <<315>>), la «citación« de Manstein por Taylor).

La mejor prueba de la falta de honradez de Gilbert es su comentario de 14
diciembre 1945: «El Mayor Walsh seguía leyendo pruebas documentales sobre
el exterminio de los judíos en Treblinka y en Auschwitz. Un documento
polaco declaraba: 'Todas las víctimas debían quitarse sus vestidos y
zapatos, que fueron recogidos más tarde, tras lo cual todas las víctimas,
mujeres y niños primero, fueron empujados a las cámaras de la muerte... los
niños pequeños fueron sencillamente echados dentro.'« (p. 69, primera
edición).

La «prueba documental« es, naturalmente, un «informe de crímenes de guerra«
de origen comunista, y las «cámaras de la muerte« son, naturalmente,
«cámaras de vapor« (III 567-568 <<632-633>>).

HERMANN GÖRING

Göring fue acusado de haber creado el sistema de los campos de
concentración y de haber participado en el complot para una «guerra de
agresión« contra Polonia. Su defensa fue que Alemania era un estado
soberano, reconocido por todos los gobiernos del mundo (XXI 580-581
<<638-639>>); que Hitler había sido elegido legalmente; que toda nación
tiene derecho de manejar sus asuntos como mejor le parezca; que el General
von Schleicher habría tratado de gobernar ilegalmente y en violación de la
constitución sin el apoyo de los nacionalsocialistas; que Alemania estaba
al bordo de la guerra civil en 1933; que los campos de concentración fueron
inventados por los británicos durante la Guerra de los Boers; y que el
internamiento de extranjeros y adversarios políticos fue practicado por la
Gran Bretaña y los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

(En realidad, los campos de concentración fueron inventados durante la
Revolución francesa para interner a los paisanos realistas durante la
rebellon de la Vendea; se trata pues de una institución de alta estirpe
«democrática«.>

La orden de crear los campos fue indudablemente legal según una cláusula de
urgencia en la constitución de Weimar, y fue firmada por Hindenburg
(Decreto del Presidente del Reich del 28 febrero de 1933), bajo la
autoridad del artículo 48, párrafo 2, de la constitución de Weimar (XVII
535 <<581>>, XIX 357 <<394>>).

Según un documento presentado por la fiscalía, Documento R-129 (III 506
<<565-566>>)), habrían 21.400 prisioneros en todos los campos de
concentración alemanes en 1939; al mismo tiempo, 300.000 personas habrían
sido encarceladas en prisiones normales (XVII 535-536 <<581-582>>, XX 159
<<178>>).

Un año después de la guerra, 300.000 alemanes fueron detenidos en campos de
internamiento aliados según cláusulas de «detención automática« en las
convenciones aliadas (por ejemplo, Punto B-5 de la Declaración Común de
Potsdam) (XVIII 52 <<62>>).

La mayor parte de los prisioneros en los campos de concentración alemanes
eran criminales comunes o comunistas. (XVII 535-536 <<581-582>>, XXI
516-521 <<570-576>>, 607-614 <<677-685>>).

Durante la guerra, debido al bloqueo, el sistema de los campos fue
extendido para utilizar la mano de obra de ciudadanos de paises enemigos,
criminales, Testigos de Jehová, y comunistas. Se indicó que también America
del Norte encarceló a 11.000 Testigos de Jehová (XI 513 <<563>>).

Gran Bretaña luchó en ambas guerras mundiales desafiando el derecho
internacional, al reducir a Alemania y todos los territorios ocupados a una
situación de hambre, por el bloqueo (XIII 445-450 <<492-497>>; XVIII
334-335 <<365-367>>). Fue esto lo que obligó a la introducción de
requisitorias y de trabajo obligatorio en los territorios ocupados, legales
según el Artículo 52 de la Convención de la Haya (cuarta convención de la
Haya sobre la guerra en tierra del 18 de octubre de 1907). Pero también fue
esto lo que hacía a estas poblaciones felices de poder trabajar en Alemania
y de remitir sus salarios a las familias (entre 2 y 3 mil millones de
marcos durante la guerra).

Los mal denominados «esclavos« pagaban impuestos alemanes sobre su
salarios, y eran disciplinados con multas que no podían superar el salario
de una semana (V 509 <<571>>). En casos graves de infracción de disciplina,
podían ser mandados a campos de trabajo (no a campos de concentración) por
un período que no podía superar 56 dias (XXI 521 <<575-576>>). Estaba
estrictamente prohibido golpearlos o maltratarlos.

Los prisioneros de guerra podían ofrecerse voluntariamente a ser liberados
de los campos de prisioneros de guerra para trabajar en la industria; en
este caso, eran tratados como cualquier otro trabajador industrial (XVIII
496-498 <<542-544>>), pero perdían la protección de la convención de
Ginebra sobre prisioneros de guerra. No se les podía forzar a actuar así.

El régimen de Vichy en Francia consiguió la liberación y regreso inmediato
de 1 prisionero de guerra por cada 3 trabajadores mandados a Alemania para
trabajar bajo contrato durante un período de 6 meses (XVIII 497 <<543>>).
De todos modos, no hubiera sido posible violar la Convención de Ginebra
sobre prisioneros de guerra forzando a prisioneros de nacionalidad
francesa, belga, u holandesa a participar en las hostilidades contra sus
propios paises, porque sus propios paises ya no combatían (XVIII 472-473
<<516>>.

Con respecto al ataque contra Polonia, la crisis polaca existía desde hacía
más de un año antes del Pacto Molotov-Ribbentrop y los ataques alemanes y
soviéticos. Durante todo este periodo, los polacos nunca pidieron una
audiencia de arbitraje internacional imparcial; nunca llamaron a la
Sociedad de Naciones; porqué no querían una solución equitativa. Los
polacos estaban satisfechos de violar sus convenciones internacionales con
la expulsión de ciudadanos polacos de origen alemán, así como centenares de
miles de judíos (XVI 275 <<304>>).

La influencia de los judíos polacos era la causa inmediata del
anti-semitismo alemán según muchos acusados y testigos de la defensa (XXI
134-135 <<155>>; XXII 148 <<169>>). Los judíos polacos habrían estado
implicados en numerosos escándalos financieros y proyectos de estafas,
tales como el asunto Barnat-Kutitsky (XXI 569 <<627>>).

En cuanto a la «conspiración para hacer la guerra en violación al derecho
internacional«, naturalmente fueron los británicos los culpables de operar
de esta manera, con sus bombardeos en masa sobre ciudades. Los soldados
alemanes entraban en batalla con instrucciones detalladas según las cuales
la propiedad privada debía ser respetada, los prisioneros debían ser
tratados con humanidad, las mujeres debían ser respetadas, etc. (IX 57-58
<<68-69>>, 86 <<100-101>>, XVII 516 <<560>>).

Muchos procesos, con frecuentes sentencias de muerte, fueron llevados a
cabo por las fuerzas armadas alemanas contra miembros de su propio personal
acusados de estupro o saqueo, aunque el valor de los objetos fuera
insignificante (XVIII 368 <<401-402>>, XXI 390 <<431>>, XXII 78 <<92>>).

La requisición de propiedad gubernamental era legal de conformidad con la
Convención de la Haya. La Unión Soviética no era signatoria de esta
convención. A pesar de todo, en los paises comunistas, no había propiedad
privada alguna. Göring dijo que había estado en Rusia y que la gente allí
no tenía nada que robar (IX 349-351 <<390-393>>).

Además, los aliados estaban haciendo en ese momento lo mismo que habían
reprochado a los alemanes (XXI 526 <<581>>; XXII 366-367 <<418-420>>).

Göring demolió la acusación en cuanto a las «experiencias médicas por medio
de una cámara a presión«, diciendo que cualquier aviador debía probar sus
reacciones a las alturas; no había nada de anormal en una «cámara a
presión« (XXI 304-310 <<337-344>>). Los norteamericanos llevaron a cabo
experiencias médicas provocando la muerte durante el mismo proceso de
Nuremberg (XIX 90-92 <<102-104>>; véase también XXI 356, 370 <<393, 409>>).

Fue alegado por el Tribunal, no sin ironía, que la «guerra defensiva«
incluía ataques preventivos (XXII 448 <<508>>), o ataques para protejer a
los ciudadanos de paises extranjeros contra sus propios gobiernos (XIX 472
<<527>>; XXII 37 <<49>>), con excepción de los alemanes (X 456 <<513>>).
Las objecciones según las cuales los alemanes habrían hecho precisamente
eso, quedaron desatendidas.

Los soviéticos habían concentrado 10.000 tanques y 150 divisiones a lo
largo de la frontera Este de Polonia, y habían aumentado el número de
aerodromos en la sección rusa de Polonia de 20 a 100. Posteriormente se
localizaron detalladas cartas geográficas que no hubieran sido necesarias
para propósitos soviéticos puramente defensivos. Del lado alemán, se creía
que el esperar un ataque contra los campos de petróleo de Rumania o los
campos de carbón de Silesia hubiera sido suicida (XIX 13-16 <<20-23>>, XX
578 <<630-631>>; XXII 71 <<85>>).

Parece muy improbable que las naciones con gigantescas imperios coloniales
(Gran Bretaña, Francia), o pretensiones sobre hemisferios enteros (Estados
Unidos) se pudieran haber puesto de acuerdo sobre una definición de «guerra
agresiva« que fuera realizable en la práctica. Hasta se admitió en la
sentencia del proceso de Nuremberg que los términos «defensa«, «agresión«,
y «conspiración« no habían sido definidos (XXII 464, 467 <<527, 531>>).
Parece que la «guerra defensiva« no era más que el «bellum justum« medieval
acicalado en una jerga liberaloïde (IX 236-691 <<268-782>>; XVII 516-550
<<560-597>>; XXI 302-317 <<335-351>>).



RUDOLF HESS

Según el informe de Robert H. Jackson (citado por el juez Bert. A. Röling
del Tribunal de Tokio, cfr. «A Treatise on International Criminal Law«,
vol. 1, pp. 590-608, edited by M. Cherif Bassiouni and Ved F. Nanda, Chas
Thomas Publisher), los británicos, franceses, y soviéticos en Nuremberg no
querían acusar a los alemanes de «guerra agresiva«, por razones bien
evidentes. Esta acusación fue inventada por los norteamericanos con un
objectivo único, expreso y admitido: justificar las numerosas violaciones
al derecho internacional por parte de los norteamericanos.

Estas acciones ilegales incluían el Lend Lease Programme; los servicios de
escolta y reparación de navíos de guerra británicos durante dos años antes
de Pearl Harbor; el permiso dado a navíos de guerra británicos de
disfrazarse de navíos norteamericanos mientras que Norteamerica era todavía
oficialmente neutral; la declaración ilegal de un límite marítimo de 300
millas; la ocupación de Islandia; la comunicación a los británicos de los
movimientos de submarinos alemanes e italianos; los ataques con bombas y
por medio de colisiones contra submarinos alemanes e italianos a partir de
julio de 1941; y otras acciones obviamente indicativas de «guerra
agresiva«.

Así, Rudolf Hess fue encarcelado durante 47 años no tan sólo por acciones
que no eran ilegales (su tentativa heroica de poner fin a la guerra, salvar
millones de vidas humanas, e impedir la destrucción de Europa y el imperio
británico), sino por «crímenes« que se inventaron para disimular los
crímenes de sus acusadores.

No se alegó en Nuremberg que Alemania hubiera cometido una «agresión«
contra Gran Bretaña y Francia; si Gran Bretaña y Francia cometieron o no
una «Agresión« contra Alemania, nunca se llegó a resolver (IX 473 <<525>>;
XVII 580 <<629>>).

Hess fue acusado de haber conspirado al realizar tentativas para que Gran
Bretaña se retirase de la guerra para facilitar el ataque de Hitler contra
la Unión Soviética. Su defensa fue que su acción se motivó por sinceridad
pura; no sabría nada acerca de un ataque contra Rusia.

El cierre de la defensa de Rudolf Hess aparece en XIX 353-396 <<390-437>>.
En su declaración final, casi la única que hizo (XXII 368-373 <<420-425>>),
da la impresión de ser un hombre capaz de hacerse totalmente el loco en un
momento dado, pero brillantemente lúcido, sano, y lógico un momento
después. Es posible que tal condición hubiera sido adquirida en la Gran
Bretaña.

Photo: Escombros del avión piloteado por Rudolf Hess hacia Inglaterra en su
esfuerzo heroico de poner fin a la guerra, con el resultado de su condena
por «crímenes contra la paz«.


RUDOLF HÖSS

Rudolf Höss fue el comandante de Auschwitz, cuyas supuestas «confesiones«
habrían «probado« que Hitler habría gaseado a seis millones de judíos (o
cinco millones, la cifra normalmente citada en el proceso de Nuremberg). Su
«confesión« mejor conocida es aquella citada por William L. Shirer en las
páginas 968-969 de The Rise and Fall of the Third Reich.

Este documento, Documento 3868-PS, debe ser estudiado en su contexto. La
«declaración« escrita ex-parte (eso es, sólo uno de los interesados está
presente) fue uno de los principales instrumentos de la parte acusadora en
los procesos medievales por brujería. Este método desapareció durante
varios siglos para reaparecer en los procesos-espectáculo comunistas por
crímenes de guerra.

Estos documentos constituyen una infracción de numerosas reglas de proceso
penal normalizado, por ejemplo, la regla contra el uso de cuestiones
sugestivas; la regla contra la presentación de declaraciones anteriores
concordantes (esto es, la fabricación de pruebas por multiplicación,
diciendo la misma cosa 10 veces; normalmente tales declaraciones sólo se
presentan cuando contradicen declaraciones hechas más tarde); el derecho
del acusado de confrontar a su acusador y de contra-interrogarlo, así como
el privilegio contra la auto-acusación. Las «pruebas« presentadas en los
procesos de crímenes de guerra ni siquiera serían admisibles delante de un
consejo de guerra. Aun en 1946, la presentación por la fiscalía de
declaraciones escritas delante de tribunales militares en casos capitales
fue prohibido por el artículo 25 de los US Articles of War (artículos de
guerra norteamericanos). El artículo 38 exigía el uso de las reglas
normalizadas de evidencia federal (Federal Rules of Evidence).

En el proceso de Nuremberg, no existió jamás la más mínima pretensión de
que Höss hubiera escrito este documento personalmente. De ser así, el
documento diría, no «Comprendo el inglés como ha estado escrito encima«,
sino «He escrito este documento yo mismo«. En los procesos de crímenes de
guerra de menor importancia (Hadamar, Natzweiler), es corriente hallar
«confesiones« escritas enteramente en la escritura del interrogador, en
inglés, con una declaración al final en la escritura del prisionero, en
alemán, que afirma que las declaraciones han sido hechas por él, y que se
declara satisfecho con la traducción al inglés!

Otra fórmula se halla en la página 57 del volumen Hadamar de War Crimes
Trials, escrito por el acusador Sir David Maxwell-Fyfe: «I certify that the
above has been read to me in German, my native tongue (Certifico que el
precedente se me ha leido en alemán, mi lengua madre)« (en inglés).

La pretensión era que el prisionero habría sido interrogado bajo la forma
de preguntas y respuestas; las preguntas habrían sido suprimidas después, y
las respuestas reagrupadas bajo la forma de una declaración, normalmente
por otra persona que el interrogador quien había hecho las preguntas.

En el proceso Belsen, por ejemplo, todas las declaraciones fueron escritas
por un solo oficial, Major Smallwood. En este proceso, una especie de
proceso Auschwitz-Belsen fusionados, los abogados por la defensa,
británicos y polacos no comunistas designados por el Tribunal, demolieron
totalmente el caso de la fiscalía -- incluso las «selecciones para los
gaseamientos en masa« -- pero sus argumentos fueron rechazados bajo el
pretexto de que las declaraciones involuntarias y las evidencias de oídas
serían admisibles «no para condenar a los inocentes, sino para condenar a
los culpables« (Law Reports of Trials of War Criminals, Vol. II (este
pequeño volumen debe leerse en su integridad).

Después de la preparación de la declaración por el oficial que no hacía
nada más que escribir «declaraciones«, fue presentada al prisionero para su
firma. Si rehusaba firmar, la declaración se presentaba al tribunal como
prueba de todas formas; en la jerga de los procesos de crímenes de guerra,
toda objección se aplicaba contra el «peso« del documento, y no contra su
«admisibilidad«.

Un ejemplo de una declaración no firmada por Höss es el Documento
NO-4498-B. La letra B quiere decir que el documento es una «copia«, con
firma hecha con máquina de escribir, de un documento original, Documento
NO-4498-A, escrito en polaco, que se pretende que fue firmada por Höss.
Está también el Documento NO-4498-C, en inglés. Las declaraciones A y C no
son anexadas a la declaración B, la pretendida «copia conformada«.

El Documento 3868-PS, citado por Shirer, fue firmado en inglés, 3 veces,
pero nunca en la «traducción« al alemán, fechada 3 dias más tarde. El
documento contiene una modificación insignificante firmada por Höss con una
inicial, una «h« minúscula, y una frase entera en la escritura del
interrogador (compárense las «W« mayúsculas), no firmada por Höss. La
inicial, es evidente, está allí para «probar« que Höss ha «leído y
corregido« el documento. El contenido de la frase está refutado en otra
parte (XXI 529 <<584>>).

Cuando la declaración era presentada al prisionero, muy a menudo era
extensivamente corregida, lo que resultaba en 2 o más versiones del mismo
documento. En estos casos, las versiones más largas son «citadas«, mientras
que las versiones más cortas quedan «perdidas«. Un ejemplo de esta práctica
es el Documento D-288, citado por William L. Shirer en las páginas 948-949,
la declaración de Wilhelm Jäger (véase Albert Speer).

Jäger testificó haber firmado 3 o 4 copias del mismo documento, que además
fue mucho más corto. La declaración más corta fue originalmente presentada
contra el viejo Krupp antes de que se abandonara la prosecución de Krupp.
En esta, la más larga, la traducción al inglés está fechada antes que el
documento «original«. La aparición de Jäger ante el Tribunal supuso pues un
desastre total, pero eso queda olvidado (XV 264-283 <<291-312>>).

Si el signatario aparecía para testificar, contradecía invariablemente su
declaración, pero las contradicciones habrían de quedar olvidadas. Entre
los signatarios de declaraciones cuyas apariciones delante del Tribunal
fueron catastróficas se hallan, entre otros, el General Westhoff, quien
contradijo su «declaración« no jurada 27 veces (XI 155-189 <<176-212>>); y
un «experto en guerra bacteriológica«, Schreiber (XXI 547-562 <<603-620>>).
La declaración de Paul Schmidt (Schmidt era el intérprete de Hitler),
Documento 3308-PS, se le presentó para su firma mientras estaba demasiado
enfermo para leerla correctamente, y fue parcialmente repudiada por él más
tarde (X 222 <<252>>). Se utilizó esta declaración contra Von Neurath de
todas formas, a pesar de haber sido repudiada por Schmidt (XVI 381
<<420-421>> XVII 40-41 <<49-50>>). Ernst Sauckel firmó una declaración
escrita antes de su llegada a Nuremberg (XV 64-68 <<76-80>>); fue firmada
bajo amenaza (de lo contrario su mujer y 10 hijos hubieran sido entregados
a los polacos o a los rusos).

Dado que los firmantes raramente escribían (si es que lo hicieron realmente
alguna vez) sus propias «declaraciones«, es común hallar frases o párrafos
idénticos, o casi idénticos, en diferentes documentos, aun cuando se
pretende que han sido preparados por diferentes personas en fechas
diferentes, por ejemplo, Declaraciones 3 y 5 de Blaskovitz y Halder
(Pruebas 536-US y 537-US; Documentos URSS-471 y URSS 472 y 473; y
Documentos URSS-264 y 272 (declaraciones acerca del jabón de grasa humana).

Entre las declaraciones firmadas por Höss se hallan, entre otras el
Documento NO-1210, en el cual se escribió primero el inglés, con extensivas
interpolaciones, adiciones, y correcciones e incluso 2 esbozos diferentes
de las páginas 4 y 5, tras lo cual fue traducido al alemán y fue firmado
por Höss. Es decir, el «documento original« es la traducción, y la
«traducción« es el documento original.

El Documento 749(b)D pretende haber sido «traducido oralmente« del inglés
al alemán por Höss antes de ser firmado. La firma es débil hasta el punto
de ser ilegible, lo que podría posiblemente indicar enfermedad, cansancio,
o maltrato. El maltrato ha sido descrito por Rupert Butler en Legions of
Death (Hamlyn Paperbacks).

La «confesión« citada por Sir David Maxwell Fyfe el 1 abril 1946 (el día de
los tontos) en la cual Höss «confesaba« haber asesinado a cuatro millones
de judíos (X 389 <<439-440>>), en vez de los dos millones y medio
«confesados« el 5 de abril de 1946, bien pudo no haber existido nunca, o
fue rapidamente «extraviada«.

No es verdad que el testimonio de Höss en el proceso de Nuremberg haya
consistido, en su mayor parte, de una confirmación de las afirmaciones
hechas en su «declaración«; eso es verdad únicamente acerca del
re-cuestionamiento de Höss por el Coronel John Amen del U.S. Army.

Al contrario, Höss apareció para testificar, y, como de costumbre,
contradiciendose a sí mismo y a su declaración, lo más posible (XI 396-422
<<438-466>>).

Por ejemplo, cuando la declaración afirma (XI 416 <<460>>) «sabíamos cuando
las víctimas estaban muertas porque dejaban de gritar« (una evidente
imposibilidad toxicológica), su testimonio oral (XI 401 <<443>>, en
respuesta a las preguntas altamente sugestivas del abogado para la
«defensa« de Kaltenbrunner), omitía que las víctimas hubieran quedado
inconscientes, lo que no explica cómo, de hecho, se hubiera podido saber si
las víctimas habían muerto.

Aparentemente Höss olvidó mencionar que el matar insectos con Zyklon B
requería 2 días, un hecho que no dejó de mencionar en otra parte (Documento
NO-036, p. 3, texto alemán, respuesta a pregunta 25; véase también
Kommandant in Auschwitz, p. 155). Con un veneno con tal acción retardada,
las víctimas se habrían sofocado primero.

Höss habría alegado que la orden de matar a los judíos de Europa había sido
impartida oralmente (XI 398 <<440>>), mientras que las órdenes para guardar
secreto en cuanto a las matanzas habrían sido dadas por escrito repetidas
veces (XI 400 <<442>>. Testificó que unas víctimas habían sido quemadas en
fosas profundas en Auschwitz (un pantano notorio) (XI 420 <<464>>); que los
dientes de oro eran fundidos sobre el terreno (XI 417 <<460>>); que una
evacuación de los prisioneros para evitar su captura por los rusos habría
conducida a fatalidades evitables (XI 407 <<449-450>>), y, casi, que no
hubo ningún programa de exterminio en absoluto! Vale la pena citar esto
último:

«Hasta que estalló la guerra en 1939, la situación en los campos, en cuanto
a la comida, el alojamiento, y el trato a los prisioneros fue la misma que
en cualquier otra prisión o institución penitenciaria del Reich. Los
prisioneros fueron tratados severamente, sí, pero no había la menor
posibilidad de golpes o maltratos metódicos. El Reichsführer daba ordenes
frecuentes de modo que todo hombre SS que tratase con violencia a un
prisionero sería castigado, y muchas veces hombres de las SS que
maltrataron prisioneros fueron realmente castigados. La comida y el
albergue en aquella época fueron colocados al mismo nível en todos los
respectos como para cualquier otro prisionero bajo administración legal. El
alojamiento en los campos en este período era aún normal, porque la
afluencia en masa durante la guerra no era todavía un hecho. Con el inicio
de la guerra y el principio de las llegadas en masa de presos políticos, y
más tarde, cuando los presos miembros de los movimientos de resistencia
llegaron de los territorios ocupados, la construcción de edificios y la
extensión de los campos ya no se podía mantener con los números de presos
que llegaban. Durante los primeros años de la guerra, se podía todavía
hacer frente a este problema con medidas improvisadas; pero más tarde,
debido a las exigencias de la guerra, ya no fue posible, porque ya no nos
quedaba casi ningún material de construcción«

(N.B.: Se pretende que los cadáveres hayan sido cremados utilizando madera
como combustible.)

«(...) Todo eso condujo a una situación de escasez en la cual los presos en
los campos ya no tenían suficiente resistencia física contra las
consecuentes plagas y epidemias (...)

«El objetivo no era el tener la mayor cantidad de muertos posible, o de
aniquilar el mayor número de presos posible. El Reichsführer tenía que
ocuparse constantemente con los problemas en el empleo de todas las fuerzas
posibles en las industrias de armamento (...)

«Estos supuestos maltratos y torturas en los campos de concentración,
historias que fueron divulgadas en todos sitios entre la gente, y
particularmente por los presos liberados por los ejércitos de ocupación, no
fueron, como se supone, infligidos metodicamente, sino por jefes, o jefes
subordinados, y sus hombres, que arremetían con violencia contra ellos
(...)

«Si una historia de esta naturaleza llegaba a mi atención, el reo era
naturalmente retirado de su puesto o transferido a otra parte. De manera
que, aunque no fuese castigado porqué no había pruebas para mostrar su
culpabilidad, era relevado y trasladado a otra posición (...)

«La situación catastrófica al final de la guerra fue causada por el hecho
que, como resultado de la destrucción de los ferrocarriles y de los
bombardeos constantes de las fábricas industriales, ya no era posible
ocuparse de estas masas como se debía, por ejemplo, en Auschwitz, con sus
140.000 prisioneros. Medidas improvisadas, columnas de camiones, y todo lo
que fue probado por los comandantes para mejorar la situación, eran
inútiles, o casi inútiles. El número de enfermos crecía hasta el infinito.
No nos quedaba casi nada de medicamentos, se expandían las epidemias por
todas partes. Los presos capaces de trabajar fueron utilizados
constantemente por orden del Reichsführer; hasta los semi-enfermos debían
ser utilizados en todas partes, todo lo posible para la industria. Como
consecuencia, cualquier lugar en los campos de concentración capaz de ser
utilizado de alguna manera para el alojamiento, estaba lleno de presos
enfermos y moribundos (...)

«Al final de la guerra, aún existían 13 campos de concentración. Todos los
otros puntos marcados aqui en el mapa indican los así llamados campos de
trabajo, anexados a las fábricas de armamentos situadas allí (...)

«Si hubo maltratos de presos por parte de los guardias -- personalmente no
los he visto nunca -- entonces, era posible sólo hasta un cierto punto,
porque todos los oficiales responsables de los campos tomaban medidas para
asegurarse de que los hombres de las SS tuvieran el menor contacto directo
posible con los prisioneros, ya que gradualmente con los años, el personal
de guardia se había deteriorado hasta tal punto que ya no se podían
mantenerse las viejas normas (...)

«Teníamos miles de guardias que casi no hablaban alemán, que venían de
todos los paises del mundo como voluntarios y que se alistaban en estas
unidades; o teniamos hombres más viejos, entre 50 y 60 años, a quienes les
faltaba todo interés en su trabajo, de manera que un comandante debía
preocuparse constantemente para asegurarse de que cumpliesen hasta con las
normas más ínfimas de sus deberes. Ademas, era obvio que había elementos
entre ellos que maltratarían a los presos, pero tales maltratos nunca
fueron tolerados. Además, ya no era posible hacer que los hombres de las SS
dirigieran estas masas al trabajo y en los campos; de modo que se debía
delegar presos para dar instrucciones a otros presos y hacerlos trabajar, y
ellos tenían la administración del campo casi exclusivamente en sus manos.
Es evidente que hubo muchos maltratos que no se podían evitar, porque por
la noche no había casi ningún miembro de las SS en los campos. No les era
permitido a los hombres de las SS entrar en los campos salvo en casos
específicos, así que los presos eran más o menos expuestos a sus superiores
presos.«

Pregunta (del abogado de la defensa de la SS, Dr. Blobel):

«Ya mencionó usted las regulaciones que existían en cuanto a los guardias,
pero hubo también un reglamento establecido por todos los campos. En este
reglamento de los campos, se establecían los castigos a los presos que
hubieran cometido infracciones contra las regulaciones de los campos. xDe
que castigos se trataba?«

Respuesta:

«Primero, traspaso a una «compañia penal« (Strafkompanie), esto es, trabajo
más duro, y restricciones en el albergue; después, detención en el block de
celdas, detención en una celda oscura; y en casos muy graves, el ser atado
con cadenas o esposas. El castigo con los grilletes (Anbinden) fue
prohibido en el año 1942 o 1943, ya no sé exactamente cuando, por el
Reichsführer. Después, estaba el castigo de tener que cuadrarse durante
largos períodos a la entrada del campo (Strafstehen), y luego, castigos con
golpes. No obstante, estos castigo por golpes no se podían decretar por
cualquier comandante independientemente. Debía ser solicitado.«

-- Testimonio oral de Rudolf Höss, 15 abril 1946 (XI 403-411 <<445-454>>).

Höss parece haber estado motivado por el deseo de salvar a su mujer y 2
hijos, y de salvar a otros acusados por medio de un testimonio según el
cual sólo 60 personas habrían tenido conocimiento acerca de los exterminios
en masa. Höss parece haber intentado salvar a Kaltenbrunner por medio de
una implicación de Eichmann y Pohl, que todavía no habían sido capturados.
(Para un caso similar, véase la declaración de Heisig en su tentativa de
implicar a Raeder, XIII 460-461 <<509-510>>).

Höss fue un «testigo de la defensa«, cuyo contra-interrogatorio por la
fiscalía fue interrumpido por la fiscalía misma (XI 418-419 <<461-462>>).
Puede ser que tuvieran miedo de que Höss echase abajo todo el edificio de
mentiras.

La famosa «autobiografía« de Höss, «Kommandant in Auschwitz«, probablemente
establecida en forma de preguntas y respuestas durante interrogatorios a
modo de una gigantesca «declaración«, y luego escrita de cuerpo entero para
ser copiada en la escritura de Höss, no es mucho mejor. En este libro,
texto alemán, los fuegos de la cremación habrían sido visibles a muchos
kilómetros (p. 160-161), el hedor habría sido perceptible a kilómetros de
distancia (p. 159). Todo el mundo en la región habría sido consciente de
los exterminios (p. 159), las víctimas sabrían que habían de ser gaseadas
(p. 110, 111, 125), sin embargo aún era posible engañarlas (p. 123-124);
véase también el Documento 3868-PS), y sus familiares no sabrían nunca nada
(p. 129-130). Höss era un alcohólico crónico que «confesaba« estas
enormidades después de haber bebido (p. 95) o cuando se le torturaba (p.
145). No es cierto que, según p. 126 de este libro, texto alemán, los
cadáveres hubieran sido retirados de las cámaras de gas por los Kapos
mientras comían y fumaban, y/o no llevaban mascaras de gas; el texto no
dice eso. (Robert Faurisson ha probado que Höss hizo tal afermación, pero
otra parte, durante una «interrogation«.)

La «traducción« polaca de este libro, publicada antes del «texto original«
alemán, parece concordar con el texto alemán, con excepción de nombres de
lugares y fechas que no aparecen. Esto es, el polaco es muy probablemente
el idioma original, habiendo sido insertados después los detalles en la
versión alemana.

Los textos integros y no expurgados de las «obras completas« de Rudolf Höss
(?), (en polaco), son disponibles solicitando un préstamo internacional
bibliotecario (Wspomnienia Rudolfa Hössa, Komendanta Obozu Oswiecimskiego).


PROCESOS DE
«CRIMENES DE GUERRA« JAPONESES

Mientras que los acusados alemanes fueron condenados por haber fabricado el
«jabón humano« (tomado en serio en la séptima edición del prestigioso
Oppenheim & Lauterpacht's International Law, vol. II, p. 450), los acusados
japoneses fueron condenados por haber fabricado «sopa humana«.

No se trata de un simple juego de palabras, ni de un error de imprenta
(«Soap/Soup«); al contrario, en 1948, se consideró como un «hecho
comprobado« que los japoneses eran una raza de caníbales incurables, a los
cuales se les prohibió bajo pena de muerte devorar los cadáveres de sus
propios muertos, pero a quienes se les fomentaba oficialmente comer a los
norteamericanos. Los norteamericanos habrían sido servidos fritos, o en
sopa; los seres humanos habrían sido devorados aun cuando otros comestibles
eran disponibles. Es decir, los japoneses se habrían dedicado al
canibalismo preferentemente por gusto más que por necesidad. Las partes del
cuerpo preferidas por sus cualidades culinarias serían el hígado, el
páncreas, y la vesícula biliar; los chinos habrían sido engullidos en forma
de pastilla!

Entre los procesos en los cuales esta acusación pretende haber sido
«probado« se hallan, entre otros, U.S. vs. Tachibana Yochio and 13 others,
Mariana Islands, 2-15 agosto, 1946; Commonwealth of Australia, V. Tazaki
Takehiko, Wewak, 30 noviembre 1945; Commonwealth of Australia vs. Tomiyasu
Tisato, Rabaul, 2 abril 1946; y el más complicado de todos los procesos de
crímenes de guerra, el International Military Tribunal for the Far East
(IMTFE), personalmente controlado por Douglas MacArthur, que comenzó en el
mes de mayo 1946 y que duró hasta diciembre 1948 (véase The Tokyo
Judgement, vol. 1, pp. 409-410, University of Amsterdam Press, 1977, pp.
49.674-5 del registro literal ciclografiado.

Los 25 acusados que sobrevivieron el proceso fueron todos condenados; 7
fueron ahorcados.

Sus crímenes incluían los siguientes, entre otros:

Preparación, inicio, y ejecución de una «guerra de agresión« contra la
Unión Soviética (la Unión Soviética atacó Japón 2 días después de Hiroshima
en violación de un pacto de no agresión; en ese mismo día se firmó el
London Agreement, en conformidad con lo cual se llevó a cabo el proceso de
Nuremberg); preparación, inicio, y ejecución de una «guerra de agresión«
contra Francia (Francia se halla en Europa); bloqueo ilegal marítimo y
bombardeo sin distinción de las poblaciones civiles (caso contra Shimada;
esto es, lo que hacían los británicos en Europa habría sido criminal si los
japoneses fuesen culpables); juicio ilegal de «criminales de guerra«
delante de un tribunal militar (caso contra Hata und Tojo; véase también
U.S. vs. Sawada, probablemente la acusación más hipócrita posible; las
víctimas fueron 7 norteamericanos que habían bombardeado sin distinción
poblados japoneses, con 80.000 mujeres y niños quemados vivos); y
canibalismo. No se pretendió que los acusados hubieran devorado a nadie
personalmente.

Las «pruebas« incluían:
- informes de comisiones soviéticas de crímenes de guerra
- informes de comisiones chinas de crímenes de guerra
- informes soviéticos basados sobre documentos japoneses, que no se
anexaron a los informes
- sumarios de las agresiones militares japoneses en la China (establecidos
por los chinos)
- 317 Judge Advocate General War Crimes Reports (informes de comisiones de
crímenes de guerra norteamericanos, total: 14.618 páginas); estos informes
pretendian «citar« (al menos así se suponía) los documentos japoneses
«capturados«, tales como diarios personales, confesiones de canibalismo,
órdenes de cometer exterminios en masa, órdenes de gasear a los prisioneros
en islas remotas del sud- Pacífico, etc.; los documentos «capturados« no se
anexaron a los informes; las pruebas de su autenticidad (y existencia)
naturalmente no se exigieron nunca;
- declaraciones de soldados japoneses presos en Siberia
- declaraciones de soldados japoneses refiriéndose a los japoneses como el
«enemigo«
- declaraciones de oficiales del Ejército Rojo
- declaraciones de aborígenes analfabetos de pequeñas islas en el sud-
Pacífico
- recortes de periódicos norteamericanos (prueba admisible para la
fiscalía, pero normalmente no para la defensa; esto es, acontecimientos en
China fueron probados por medio de citaciones del Chicago Daily Tribune, el
New Orleans Times- Picayune, el Sacramento Herald, Oakland Tribune, New
York Herald, New York Times, Christian Science Monitor, etc.
- las memorias del Marqués Takugawa (escritas en inglés y nunca leídas para
él en japonés)
- los comentarios de Okawa (Okawa fue declarado loco e internado en un
manicomio, pero se utilizaron sus comentarios como pruebas)
- los testimonios de Tanaka (un testigo profesional pagado por los
americanos; Okawa, estando borracho, habría confesado todo a Tanaka; Tanaka
«el Monstruo« Ryukichi fue presumiblemente responsable de millones de
atrocidades, pero no fue nunca procesado; al contrario, viajaba libremente
por todas partes del Japon)
- el diario personal de Kido (rumores acerca de todos los que no gustaban a
Kido)
- las memorias de Harada (Harada había sufrido un ataque cerebral, de
manera que el texto dictado por él fue ilegible; hasta qué punto seria
capaz de recordar, y exactamente lo que habría querido decir, se tenía que
adivinar; las traducciones eran sencillas suposiciones; muchas «copias«
habrían sido «corregidas« por toda una serie de personas distintas de las
personas a las cuales había dictado, y que no estuvieron presentes durante
los dictados; además, tenía fama de ser muy embustero).

La respuesta de la fiscalía a los argumentos de la defensa al final del
proceso, rechazó todas las pruebas de la defensa bajo el pretexto de que
los documentos son los mejores testigos. Si la fiscalía y la defensa
citasen el mismo documento, la defensa habría citado fuera del contexto,
pero nunca la fiscalía. La evidencia de oídas tendría valor como prueba;
los extractos de periódicos tendrían valor como prueba; los testimonios de
los testigos de la defensa no tendrían ningún valor de prueba; los
contra-interrogatorios serían una pérdida de tiempo.

Cinco de los 11 jueces, William Webb de Australia, Delfin Jaranilla de las
Islas Filipinas, Bert A. Röling de los Paises Bajos, Henri Bernard de
Francia, y R.B. Pal de India, presentaron sentencias dispares. Pal escribió
una sentencia disidente de 700 páginas, en la cual caracterizó las pruebas
de la fiscalía acerca de las atrocidades como «carentes de valor en su
mayor parte«, remarcando sarcasticamente que esperaba que uno de los
documentos estuviera escrito en japonés.

Una particularidad de los procesos de crímenes de guerra es que, lejos de
probar cualquier cosa, todos los procesos se contradicen. Se mantuvo en el
proceso de Tokio que los chinos tendrían el «derecho« de violar tratados
«injustos«, y que los esfuerzos de los japoneses por hacer cumplir estos
tratados, debido a su «injusticia«, habrían constituido una «agresión«.

Cuando se dejaron caer las bombas atómicas, Shigemitsu había intentado
negociar una capitulación desde hacía casi 11 meses, desde el 14 septiembre
1944. Naturalmente, eso se convirtió en otro crimen: «prolongación de la
guerra por medio de las negociaciones«.

Las «pruebas« de las actividades canibalisticas japonesas constan de JAG
Report 317, pp. 12.467-8 de la copia transcrita de las audiencias
ciclostilada; Documentos 1446 y 1447, pp. 12,576-7, Documento 1873, pp.
14.129-30, y Documentos 2056A y B, pp. 15.032-42.


ALFRED JODL

JODL fue ahorcado por su complicidad en el «Kommandobefehl«, una orden de
fusilar a aquellos soldados británicos que combatían vestidos con ropas
civiles y que estrangulaban a sus propios prisioneros de guerra (XV 316-329
<<347-362>>).

La defensa de Jodl era que el derecho internacional está provisto para
protejer a los hombres que combaten como soldados. Los soldados deben
portar sus armas abiertamente, llevar insignias o uniformes claramente
reconocibles, y tratar a sus prisioneros con humanidad. La guerra de los
partisanos y las actividades de los comandos británicos se prohibían
expresamente bajo el derecho internacional. El enjuiciar y ejecutar a tales
comandos sería legal si fuera hecho de conformidad con el artículo 63 de la
convención de Ginebra de 1929 sobre prisioneros de guerra (N.B. véase
también el Dissentient Judgement of Judge Rutledge, U.S. vs. Yamashita, y
el Habeas corpus action of Field Marshall Milch.).

En verdad, muy pocos hombres fueron ejecutados como resultado del
Kommandobefehl (55 en Europe del Oeste, según Sir David Maxwell-Fyfe, XXII
284 <<325>>. La intención del mismo era de disuadir a los hombres de
combatir de esta manera, creyendo que sencillamente podrían rendirse
después.

Otro «crimen« fue el haber notificado al Jefe del Ejército que Hitler había
repetido una orden ya emitida de que no se debía aceptar ninguna oferta de
rendición de Leningrado.

Como tantos otros crímenes alemanes, quedó este sin efecto, puesto que no
se recibió ninguna oferta de rendición. La intención era la de forzar a la
población a retirarse, dado que sería imposibile alimentar a millones de
civiles y de prisioneros, y evitar epidemias. Se dejaron espacios vacíos
hacia el Este en las lineas alemanas para permitir el retiro de la
población. Kiev, Odessa, y Kharkov habrían capitulado pero fueron minadas,
matando a miles de soldados alemanes con bombas de efecto retardado. Se
necesitaban los muelles para propósitos militares; los ferrocarriles rusos
fueron construidos sobre un ancho de vía distinto del alemán; no hubiera
sido posible avanzar suficientes suministros para alimentar millones de
prisioneros o judíos medio-famélicos. La mentira soviética de que los
alemanes habrían masacrado a millones de presos rusos fue tomada en serio
por muchas personas sin conocimiento de la causa de la mortalidad. La copia
del documento acerca de Leningrado, Document C-123, no lleva firma.

El caso de Jodl representa lo absurdo de todo el proceso. En palabras de su
defensor, el Dr. Exner:

«Asesinato y revolución. En tiempo de paz, esto hubiera significado guerra
civil; en tiempos de guerra, el derrumbamiento inmediato del frente y el
fin del Reich. Debería entonces haber gritado: Fiat justitia, pereat
patria? La fiscalía parece verdaderamente ser de la opinión de que tal
comportamiento pudiera exigirse de los acusados. ÷Qué asombroso concepto!
Si asesinato y revolución se pudieran justificar moralmente se tendría que
dejar en manos de filósofos y teólogos. De cualquier manera, nosotros
juristas ni siquiera podemos discutirlo. xSer obligado bajo pena de castigo
a matar al Jefe de Estado? xUn soldado debe actuar asi? Y además, xdurante
la guerra? Los que han cometido tales crímenes fueron siempre castigados,
pero castigarlos por no haberlos cometido, seria verdaderamente algo nuevo«
(XIX 45 <<54>>; XXII 86-90 <<100-105>>).

(En los procesos por crímenes de guerra japoneses, se ahorcaron a los
generales por haberse mezclado en política.)

A este respecto, el Dr. Exner dijo: «En una sola página del trial-brief
inglés-norteamericano, se lee seis veces: 'Jodl was present at' (Jodl
estaba presente). xQué quiere decir eso legalmente?« (XIX 37 <<44>>).

Jodl fue interrogado por uno de los procuradores soviéticos, Col.
Pokrovsky, «xSabía usted, que los ejércitos alemanes... ahorcaban a la
gente con la cabeza abajo, y asaban a sus prisioneros de guerra a la
parrilla? xLo sabía usted?«

A lo cual Jodl respondió, «No sólo no lo sabía, no me lo creo.« (XV 545
<<595>>). El vasto campo de los procesos por crímenes de guerra, resumido
en 3 frases cortas. (XV 284-561 <<313-612>>; XVIII 506-510 <<554-558>>; XIX
1-46 <<7-55>>).

ERNST KALTENBRUNNER

Con ocasión del contra-interrogatorio de Ernst Kaltenbrunner, se le
preguntó con indignación cómo podía tener el descaro de pretender que él
había dicho la verdad y que 20 ó 30 testigos, habían mentido (XI 349
<<385>>).

Los «testigos«, naturalmente, no comparecieron delante del Tribunal; se
trataba de nombres escritos en pedazos de papel. Uno de estos nombres es el
de Franz Ziereis, el comandante del campo de concentración de Mauthausen.

En su pedazo de papel, Ziereis «confesó« haber gaseado a 65.000 personas,
fabricado pantallas de lampara en piel humana, y falsificado dinero.
También proveyó una tabla complicada de informaciones estadísticas, incluso
una lista de los números exactos de prisioneros en 31 campos de trabajos
distintos. Luego acusó a Kaltenbrunner de haber dado la orden de matar a
todos los presos del campo (Mauthausen) al avecinarse los norteamericanos.

Ziereis estaba muerto desde hacía ya 10 meses cuando hizo su «confesión«;
afortunadamente, la «confesión« habría sido «documentada« por otra persona
que tampoco compareció delante del Tribunal -- un prisionero llamado Hans
Marsalek -- pero cuya firma aparece en el documento (Documento 3870-PS,
XXXIII 279-286). 

Las páginas 1 a 6 de este documento estan escritas entre comillas (!),
incluso la tabla estadística, que afirma, por ejemplo, que habían 12.000
presos en Ebensee; 12.000 en Mauthausen; 24.000 en Gusen I y II; 20 presos
en Schloss-Lindt, 70 presos en Klagenfurt-Junkerschule, etc. en los 31
campos de la tabla.

El documento no está firmado por nadie más que pudiera haber alegado estar
presente durante la «confesión«; eventuales apuntes que pudieran haber sido
tomados contemporaneamente y anexados al documento parecen no existir. El
documento lleva sólo 2 firmas: la de Hans Marsalek, el preso, y la de Smith
W. Brookhart Jr., U.S. Army. El documento lleva la fecha de 8 abril 1946.
Ziereis murió el 23 mayo de 1945.

Se pretende que Ziereis estaba demasiado enfermo (murió de heridas de bala
en el estomago) para firmar nada establecido contemporaneamente, pero
habría estado en bastante buena salud para «dictar« este largo y complejo
documento, el cual habría sido «documentado« al pie de la letra por
Marsalek durante 10 meses y medio. Naturalmente, Marselek no había tenido
ningún motivo para mentir! El documento está escrito en alemán. Brookhart
fue un escritor fantasma de confesiones, que también escribió las
confesiones de Rudolf Höss (en inglés, Documento 3868-PS) y las de Otto
Ohlendorf (en alemán, Documento 2620-PS).

(Dirección de Brookhart en 1992: 18 Hillside Drive, Denver, Colorado USA;
era hijo del Senador de Washington Iowa.)

La «confesión« de Ziereis continua siendo tomada en serio (mas o menos) por
Reitlinger, Shirer, Hilberg, y otros buhoneros ambulantes de pararruchas
estilo «Holocaust«.

Kaltenbrunner afirmó que habían 13 campos de concentracion centrales, o
«Stammlager«, durante la guerra (XI 268-269 <<298-299>>). El gran total de
300 campos de concentracion afirmado por la fiscalía habría sido obtenido
incluyendo campos de trabajo normales. El trigésimo campo, Matzgau, en las
cercanias de Danzig, habría sido un campo especial, cuyos presos eran los
guardias de las SS y los miembros de la policia que habrían sido condenados
por ofensas contra presos a su cargo, tales como maltratos fisicos,
malversaciones de fondos, hurtos de efectos personales, etc. Este campo,
con su población de presos SS, había caido en manos de los rusos al fin de
la guerra (XI 312, 316 <<345, 350>>).

Kaltenbrunner alegó que las sentencias de los tribunales SS y de la policía
eran mucho más severas que las de los tribunales ordinarios, por las mismas
infracciones. Las SS frecuentemente procesaban sus propios miembros
acusados de delitos contra los presos, o por violaciones de disciplina (XXI
264-291, 369-370 <<294-323, 408-409>>).

Metodos de «tercer grado« habían sido permitidos por la ley con el único
proposito de obtener informaciones sobre las actividades futuras de
resistencia; tales metodos se prohibieron con el propósito de obtener
confesiones. Estas interrogaciones requerían la presencia de un médico, y
permitían un total de 20 golpes de palo sobre las nalgas desnudas, sólo una
vez, un procedimiento que no se podía repetir más tarde. Otras formas de
«tortura nazi« eran, entre otras, la detención en una celda oscura, o el
estar de pie durante largos interrogatorios (XX 164, 180-181 <<184,
202-203>>; XXI 502-510; 528-530 <<556-565, 583-584>>).

Kaltenbrunner y muchos otros testigos por la defensa alegaron que tales
metodos habían sido practicados por oficiales de la policia en todas partes
del mundo (XI 312 <<346>>), y que respetables oficiales de policia habían
visitado Alemania para estudiar los metodos alemanes (XXI 373 <<412>>).

Las pruebas de la defensa en este y otros asuntos relacionados constan de
miles de páginas, divididas entre las audiencias delante del Tribunal y
delante de la Comisión, así como de 136.000 declaraciones escritas (XXI
346-373 <<382-412>>; 415 <<458>>, 444 <<492>>).

Kaltenbrunner fue condenado por conspiración en el linchamiento a aviadores
aliados que habían cometido bombardeos en masa sobre las poblaciones
civiles. Los linchamientos habrían estado justificados, pero nunca tuvieron
lugar. Muchos aviadores aliados habrían sido salvados de las muchedumbres
civiles por oficiales alemanes. Los alemanes se negaron a contemplar tales
metodos, temiendo que terminasen en una matanza general de aviadores
después de lanzarse en paracaidas. Como tantos otros crímenes alemanes,
esta también quedó siendo una idea sin efecto (XXI 406-407 <<449-450>>,
472-476 <<522-527>>).

Otro crimen supuestamente cometido por Kaltenbrunner fue su responsabilidad
por el así llamado «Kugelerlass« (Decreto de Bala). Esta habría sido una
orden de ejecutar a prisioneros de guerra por medio de una máquina de medir
el cuerpo (un aparato insensato probablemente inspirado por la absurda
«máquina de Paul Waldmann« para romper cabezas por medio de un martillo
accionado por un sólo pedal) (URSS-52, VII 377 <<416-417>>).

El «Kugelerlass«, Documento 1650-PS, de ser un documento auténtico -- lo
que probablemente no es (XVIII 35-36 <<43-44>>) -- es una traducción
incorrecta: el sentido de la orden es que los prisioneros que intentasen
escapar habrían de ser encadenados a una «bola« de hierro («Kugel«), y no
que hayan de ser matados con un tiro, o «bala« (también «Kugel«). La
palabra «encadenados« aparece en el documento, pero no las palabras
«disparar«, «tirar«, o «matar« (III 506 <<565>>; XXI 514 <<568>>); Gestapo
Affidavit 75; XXI 299 <<332>>). El documento es un «telescrito«, eso es,
que no hay firma (XXVII 424-428).

El término «Sonderbehandlung« (siempre traducido por «asesinato«) es un
ejemplo de la fea jerga utilizada en cualquier burocracia; sería mejor
traducido por «tratamiento individual especial« (en verdad, se trata de una
palabra normal, encontrada muy a menudo en contratos de representación
comercial). Kaltenbrunner logró probar que, en el contexto de un documento,
la palabra significaba el derecho de beber champaña y de tomar lecciones de
francés. La fiscalía había confundido un lugar de deportes invernales con
un campo de concentración (XI 338-339 <<374-375>>); (XI 232-386
<<259-427>>; XVIII 40-68 <<49-80>>). El documento de deportes invernales es
Documento 3839-PS, XXXIII 197-199, una «declaración«).




WILHELM KEITEL

Keitel fue ahorcado por su responsabilidad en atrocidades supuestamente
cometidas en Rusia; por el «Decreto de los Comisarios«; y por el «Decreto
Noche y Niebla«. Las pruebas contra Keitel consistían, en su mayor parte,
en «informes« de «comisiones soviéticas de crímenes de guerra« (XVII
611-612 <<663-664>>, XXII 76-83 <<90-98>>). Estos documentos son sumarios
con juicios, conclusiones, y generalizaciones, sin ninguna prueba anexada o
documentos de base. En estos informes, se refieren a las agencias militares
alemanas bajo nombres falsos, y son también confundidas entre sí.

Entre los documentos soviéticos utilizados en la condena a muerte de
Keitel, se hallan los Documentos URSS-4; 9; 10; 35; 38; 40; 90; 364; 366;
407; und 470.

El URSS-4 es un «informe« que acusa a los alemanes de haber propagado
epidemias de tifus con el propósito de exterminar a las poblaciones rusas.
La responsibilidad por este crimen se atribuye al «gobierno de Hitler«, y
al «Oberstes Kommando der deutschen Wehrmacht« (Comando supremo de las
fuerzas armadas alemanas) (Véase también «Report on U.S. Crimes in Korea«,
Peking (1952) (guerra bacteriológica norteamericana.)

Los Documentos URSS-9, 35, y 38 son también informes de comisiones
soviéticas de crímenes de guerra.

El Documento URSS-90 es el juicio de un tribunal militar soviético, el cual
alega que «los invasores fascistas alemanes cometieron crímenes bestiales«,
atribuyendo estos crímenes a la «Deutsche Wehrmachtskommando« (Comando de
las fuerzas armadas alemanas).

Los Documentos originales no son anexados; órdenes específicas no se
mencionan. No se menciona el nombre de Keitel. Los otros documentos son
supuestas «copias conformes« (XVIII 9-12 <<16-19>>) de documentos poseídos
por los rusos.

El objetivo del Decreto «Noche y Niebla« (XVIII 19-22 <<27-30>>) era el de
ofrecer una alternativa a la condena a muerte de miembros de la
Resistencia. Fue admitido por parte de la fiscalía que se podía fusilar a
los resistentes en conformidad con todo derecho internacional (V 405
<<456>>); pero los alemanes no deseaban condenarlos a todos a muerte.
Consideraban que las condenas de cárcel tendrían muy poco efecto disuasivo,
dado que todo el mundo creía que la guerra terminaría en pocos años (XXI
524 <<578-579>>). El Decreto sobre los Comisarios había tenido muy poco
resultado en la práctica, en parte debido a la dificultad de determinar
cuáles prisioneros eran los Comisarios y cuáles no (XXI 404-405
<<446-447>>); XXII 77 <<91>>).

Hasta hoy se acusa a Keitel de haber bloqueado el acceso a Hitler, esto es,
de haber aislado a Hitler contra ciertas informaciones. Esta acusación,
absurda hasta el extremo, está refutada en las páginas 645-661 <<710-717>>
del tomo XVII.

Otras «pruebas« contra Keitel fueron el Documento 81-PS (citado en el
discurso inicial del Procurador Jackson), Documento 470, una «copia
conformada« (eso es, el documento fue reescrito a máquina para hacer la
copia) de un «documento original« escrito enteramente en serbo-croata (!) y
que existía supuestamente en Yugoslavia, con una «firma« de Keitel escrita
a máquina (!). No se supuso que Keitel hubiese entendido el serbo-croata;
sino que el documento hubiese sido una «traducción« de un documento escrito
en alemán que los yugoslavos no tuvieron la suerte de hallar (XV 530-536
<<578-585>>).

El caso de Keitel se halla en X 468-658 <<527-724>>; XI 1-28 <<7-37>>; XVII
603-661 <<654-717>>; XVIII 1-40 <<7-48>>. 

CONSTANTIN VON NEURATH

Von Neurath fue la víctima de una burda falsificación, Documento 3859-PS.
Los checos tomaron un documento auténtico, lo reescribieron a máquina, con
extensas alteraciones e interpolaciones, y presentaron una «fotocopia« de
su «copia« (con firmas hechas a máquina) al Tribunal. El documento original
se encontraba en Checoslovaquia.

En este documento casi todo es incorrecto: la burocracia alemana era muy
compleja, y numerosos documentos de la fiscalía llevan direcciones falsas,
referencias falsas, y procedimientos falsos que no se ven inmediatamente.

Acerca de este documento, Von Neurath dijo,

«Lamento tener que decir que usted miente« (XVII 67 <<79>>; 373-377
<<409-413>>).

Von Neurath fue declarado culpable de haber cerrado las universidades
checas (lo que no es un delito bajo el derecho internacional cuando es
llevado a cabo por un gobierno de ocupación), y de haber fusilado a 9
estudiantes checos después de una manifestación. Este crimen fue «probado«
por una serie de documentos: URSS-489, una «copia conformada«, (certificada
por los checos); URSS-60, el «informe« de una «comisión de crímenes de
guerra«, que presuntamente «citaba« las afirmaciones de Karl Hermann Frank
(naturalmente, las afirmaciones no se anexaron al informe); y URSS-494, una
«declaración« de Karl Hermann Frank, supuestamente firmada 33 dias antes de
su ejecución. Las afirmaciones atribuidas a Frank en el informe de la
comisión de crímenes de guerra no fueron firmadas ni fechadas, y se alegaba
que los documentos originales estaban en Checoslovaquia (XVII 85-90
<<98-104>>).

Numerosas «pruebas« contra Von Neurath, Schacht, Von Papen, Raeder, y otros
acusados provinieron de las declaraciones de un viejo diplomático
norteamericano residente en México (Documentos 1760-PS; 2385-PS; 2386-PS;
EC-451).

Se suponía que el diplomático, Messersmith, estaba demasiado viejo para
aparecer delante del Tribunal (II 350 <<387>>); pero se negó que fuera
senil (II 352 <<389>>). Las «pruebas« consistían en las presunciones de
Messersmith acerca de las motivaciones y carácteres de otras personas.

El caso de Von Neurath aparece en XVI 593-673 <<649-737>>; XVII 2-107
<<9-121>>; XIX 216-311 <<242-345>>).

FRANZ VON PAPEN

Von Papen fue acusado de haber conspirado con Hitler para inducir a
Hindenburg para que éste tomase a Hitler en el gobierno como Reichskanzler.
Según este punto de vista, Hindenburg habría sido persuadido que una guerra
civil habría de ser inevitable, si no se procedía de esta manera.

El Reichskanzler de aquella época, el General Von Schleicher, había
intentado, desde hacía ya mucho tiempo, gobernar ilegalmente y en violación
de la constitución sin el apoyo de los nacionalsocialistas, que gozaban de
la mayoría más grande de la historia del Reichstag. Muchas ilegalidades de
Hitler datan, en realidad, del periodo del gobierno de Von Schleicher (XXII
102-103 <<118-119>>). Esta era la única alternativa al caos de 41 partidos
políticos, cada uno representante de algún interés financiero privado.

Los vencedores demócratas exigieron de Von Papen, en 1946, que debía haber
previsto en 1933, la intención de Hitler de desencadenar una «guerra de
agresión«, lo que quiere decir que hubiera debido conspirar con Von
Schleicher para gobernar por medio de una dictadura militar.

Von Schleicher fue fusilado más tarde durante el Putsch de Röhm. Estas
ejecuciones fueron consideradas legales por Hindenburg, lo que se probó por
medio de un telegrama felicitando a Hitler (XX 291 <<319>>; XXI 350
<<386>>; 577-578 <<636-637>>; XXII 117 <<134-135>>). También Von Papen
consideraba las ejecuciones de Röhm y sus seguidores de haber estado
justificadas por el estado de emergencia (XVI 364 <<401>>); al mismo
tiempo, creía que se habían cometido muchos asesinatos no justificados
también; habría sido el deber de Hitler ordenar una indagación y de
castigar estos actos. Pero no se hizo así.

Fue admitido por parte de la fiscalía en Nuremberg que el programa del
partido nazi no contenía nada de ilegal, y que casi era hasta de alabar (II
105 <<123>>). Los nacionalsocialistas fueron declarados legales por las
autoridades de ocupación de Renania en 1925 (XXI 455 <<505>>), por la Corte
Suprema Alemana en 1932 (XXI 568 <<626>>), y por la Sociedad de las
Naciones y el Ministro General de Danzig en 1930 (XVIII 169 <<187-188>>).

No estaba claro en 1933 si el ejército apoyaría a Von Schleicher por
unanimidad contra los nacionalsocialistas, quienes gozaban del derecho de
gobernar; fue la negativa de Hindenburg de violar la constitución ante el
peligro de una guerra civil lo que llevó a Hitler al gobierno de una manera
también perfectamente legal (véase también XXII 111-112 <<128-129>>).

Von Papen fue acusado de haber cometido «actos imorales para fomentar el
Proyecto Común«, tales como haber utilizado la forma intima «Du« (tu) en
charlas con el Ministro de asuntos extranjeros austríaco Guido Schmidt (!).
Von Papen replicó:

«Sir David, si usted hubiera estado en Austria tan sólo una vez en su vida,
sabría que en Austria casi todo el mundo trata de 'du' a los demás« (XVI
394 <<435>>).

Aquellas acciones de Von Papen que no se pudieron tratar de «criminales«
fueron utilizadas para probar su «duplicidad« (sin juego de palabras). Se
les atribuyó un significado mental a sus actos con conocimiento
retrospectivo.

Se alega algunas veces que las absoluciones de Von Papen, Fritzsche, y
Schacht representan imparcialidad en el proceso de Nuremberg. El proceso de
Tokio, y los otros tantos procesos de crímenes de guerra en los cuales no
hubo absolución ninguna, no constituirían prueba de lo contrario; se olvida
que hubo un promedio de aproximadamente 5 - 10% de absoluciones en los
proceso de brujería en el decimoséptimo siglo.

El caso de Von Papen aparece en XVI 236-422 <<261-466>>; XIX 124-177
<<139-199>>.

ERICH RAEDER

Raeder fue acusado de haber «conspirado« con los japoneses en atacar los
Estados Unidos. Entre los crímenes cometidos por Raeder estarían el haber
escuchado discursos, asistir a conferencias, haber tenido conocimiento de
planos contingentes, y haber aceptado regalos en el dia de cumpleaños
(«participación voluntaria en el Proyecto Común«).

Raeder probó que los norteamericanos sabían sobre el inminente ataque
contra Pearl Harbor con 10 días de anticipación, mientras los alemanes no
sabían nada (XIV 122 <<137-138>>).

La discusión de Raeder acerca de las preparaciones militares alemanas y los
discursos de Hitler serán tratados con aquellas de Von Ribbentrop (XIII
595-599 <<656-660>>; 617-631 <<680-696>>; XIV 1-246 <<7-275>>; XVIII
372-430 <<406-470>>).

JOACHIM VON RIBBENTROP

Von Ribbentrop fue ahorcado por haber firmado el Pacto Molotov-Ribbentrop,
que precedió y permitió el ataque contra Polonia. Ribbentrop justificó sus
acciones por la expulsión de un millón de alemanes de los territorios
polacos durante un periodo de veinte años; expulsiones que fueron
acompañadas por numerosas atrocidades. Quejas a la Corte Internacional de
Justicia en La Haya y a la Sociedad de las Naciones durante el mismo
periodo fueron desoídas. Las víctimas eran alemanes étnicos de nacionalidad
polaca, residentes en los territorios transferidos al nuevo estado de
Polonia en acuerdo con el Tratado de Versalles.

El 23 de octubre de 1938, Ribbentrop hizo una oferta a los polacos que el
embajador británico reconoció como razonable, llamándola una «oferta
puramente en el estilo de la Sociedad de las Naciones«. Ribbentrop pidió un
plebiscito en el corredor; la vuelta de Danzig (una ciudad 100% alemana) al
Reich; la construcción de un ferrocarril y una autopista extra-territorial
a través del corredor hacia Prusia del Este, separada del resto de Alemania
a causa del Tratato de Versalles, territorio que ni siquiera podía ser
alcanzado excepto por mar, una situación insensata; en definitiva, se
solicitaba un puente terrestre hacia Prusia Oriental (X 260-269
<<295-304>>; 280-281 <<317-318>>; 367-369 <<416-417>>).

A cambio, los polacos recibirían un provechoso acuerdo financiero: una
garantia de poder utilizar las instalaciones portuarios de Danzig y una
salida para los productos polacos a través del puerto de Danzig. El futuro
del corredor se debería determinar de acuerdo con el principio de
auto-determinación. Los polacos obtendrían una salida al mar, y los
acuerdos germano-polacos (firmados por Hitler en 1934 no obstante una
amarga oposición alemana), deberían renovarse por un nuevo período (XIX
362-368 <<399-406>>. Para la versión de la fiscalía sobre estos
acontecimientos, véase III 209-229 <<237-260)).

Este fue el «plan nazi para conquistar el mundo« que sirvió a los enemigos
de Alemania como pretexto para la guerra, incluso, más tarde, Pearl Harbor,
Hiroshima, y Yalta.

En respuesta, los polacos insistieron que cualquier cambio en el estado de
Danzig significaría guerra con Polonia. Fue ordenada una mobilización
general en Polonia. Las expulsiones de alemanes, mientras tanto,
continuaban, llenando campos de refugiados a lo largo de la frontera
germano-polaca.

El embajador polaco, Lipski, habría afirmado, el 31 agosto 1939, estar
consciente de las condidiones en Alemania, habiendo servido muchos años en
Alemania. No le interesaba ninguna comunicación u oferta de Alemania. En
caso de guerra, estallaría la revolución en Alemania y el ejército polaco
marcharía triunfante hasta Berlín (XVII 520-521 <<565-566>>; 564-566
<<611-614>>; XX 607 <<661>>).

Ribbentrop testificó que esta actitud por parte de los polacos hacía que
una guerra fuese inevitable; que el problema del corredor y de las
expulsiones se tenía que resolver; para Hitler y Stalin, los territorios en
cuestión habían sido perdidos por los dos paises después de una guerra
desastrosa seguida por tratados de paz igualmente desastrosos (X 224-444
<<254-500>>; XVII 555-603 <<602-655>>).

Para los alemanes en el proceso de Nuremberg, sólo podía haber una
explicación: los polacos y los británicos habrían estado en contacto con la
asi-llamada «resistencia« alemana, la cual había exagerado enormemente su
propia importancia (XVII 645-661 <<699-717>>; XIII 111-112 <<125-126>>).

El interprete de Hitler apareció como testigo y depuso que los alemanes no
podían creer que los británicos harían la guerra cuando fue el embajador de
ellos quien admitió que fueron los alemanes los razonables. Segun el
intérprete, Paul Schmidt, hubo un minuto de silencio cuando llegó las
noticia de la declaración de guerra británica, tras lo cual Hitler se
volvió hacia Von Ribbentrop y preguntó: «xAhora qué hacemos?« (X 200
<<227>>).

El testimonio de Schmidt aclaró un comentario atribuido a Von Ribbentrop,
según el cual los judíos deberían de ser matados o internados en campos de
concentración. Lo que ocurrió, según Schmidt (X 203-204 <<231>>), fue que
Hitler estaba aplicando presiones sobre Horthy para que tomase medidas más
fuertes contra los judíos. Horthy preguntó, «xQué debería hacer yo? No los
puedo matar«. Ribbentrop, quién estaba irritado, comentó: «Hay sólo dos
alternativas: o puede usted hacer exactamente eso, o puede internarlos«.
Esta observación apareció en las actas de la conferencia en la forma
siguiente: «El Ministro de asuntos extranjeros dijo que los judíos debían
ser matados o internados en campos de concentración«. Este comentario se
utilizó contra Von Ribbentrop y los otros acusados durante el proceso, no
obstante los testimonios de Schmidt (un hombre respetado y no un nazi) que
las actas no eran exactas (X 410-411 <<462-463>>).

Según Ribbentrop, Raeder, Göring, y casi todos los acusados, con excepción
de Schacht, los alemanes no estaban preparados para la guerra y no habían
planeado «agresión« (XVII 522 <<566-567>>), XXII 62, 90 <<76, 105>>).

La invasión de Bélgica, los Paises Bajos, y Francia no habían sido
«agresion«, porque Francia había declarado la guerra contra Alemania;
Bélgica y los Paises-Bajos habían permitido a las fuerzas aereas británicas
sobrevolar sus paises todas las noches para bombardear el Ruhr. Los
alemanes habían presentado protestas por escrito 127 veces (XVII 581
<<630>>, XIX 10 <<16>>).

Göring, Raeder, Milch, y muchas otras personas testificaron que Alemania,
en 1939, poseía sólo 26 submarinos para el servicio atlántico en
comparación con los 315 submarinos de que se disponían en 1919 (XIV 26
<<34>>), y de una provisión de bombas calificada por Milch como «ridícula«
(XIX 4-5 <<11-12>>).

Hitler informó Milch en mayo 1939 de que no se necesitaría incrementar la
producción de bombas a plena capacidad, dado que no habría ninguna guerra.
Milch replicó que la producción de bombas a pleno sería un asunto de varios
meses; se necesitaría tiempo para alcanzar la plena capacidad. No se dió la
orden de empezar la producción de bombas a plena capacidad antes del 12 o
20 de octubre de 1939 (IX 50 <<60-61>>; XVII 522 <<566-567>>).

La fuerzas aereas alemanas fueron concebidas para los bombardeos exactos y
puntuales de blancos determinados; los alemanes habían cooperado con los
británicos y los rusos en el intercambio de información de caracter técnico
de valor militar hasta 1938 (IX 45-133 <<54-153>>; XIV 298-351
<<332-389>>).

Los alemanes nunca construyeron -- ni mucho menos -- las cantidades de
naves de guerra y particularmente de submarinos (XIV 24 <<31>>) que les
habría sido permitido en conformidad con el Acuerdo Anglo-Alemán de 1935
(XVIII 379-389 <<412-425>>). Este acuerdo representaba un reconocimiento
por parte de los británicos de que el Tratado de Versalles estaba disuelto.
Fue también una limitación voluntariamente asumida por los alemanes, de sus
armamentos navales (XIX 224-232 <<250-259>>).

Al estallar la guerra, muchos navíos alemanes de guerra que se encontraban
en construcción debieron ser destruidos para utilizar el hierro, ya que
habrían necesitado años para terminarlos (XIII 249-250 <<279-280>>; 620-624
<<683-687>>). Según una declaración firmada por su capitán, uno de los más
grandes navíos alemanes de guerra, el Gneisenau, se hallaba en medio de un
viaje de entrenamiento cerca de las Islas Canarias, sin provisión de
municiones (XXI 385 <<425>>).

Hitler habría sido un charlatán que gozaría aterrorizando a los políticos
con discursos enormemente ilógicos, que se contradecían a sí mismos (XIV
34-48 <<43-59>>; 329-330 <<366>>), e incluso entre ellos (XXII 66-68
<<80-81>>). Precisamente por esta razón, nunca se tomaron notas
estenográficas exactas antes de 1941 (XIV 314-315 <<349-350>>).

Muchos «discursos de Hitler« habrían sido semi-mistificaciones o falsos
(XVII 406-408 <<445-447>>, XVIII 390-402 <<426-439>>; XXII 65 <<78-79>>).

Los alemanes ya no se consideraban obligados al Tratado de Versalles porque
sus condiciones, particularmente el preámbulo a la Parte V, fueron violadas
por los británicos, y especialmente por los franceses. Al desarme alemán se
debía seguir un desarme general (IX 4-7 <<12-14>>; XIX 242 <<269>>, 356
<<392>>).

Hitler había ofrecido deshacerse de la última ametralladora, bajo la
condición de que los otros paises hicieran lo mismo; pero Alemania no podía
quedar en una posición debilitada para siempre, para ser atacada y
aplastada en cualquier momento. La reocupación del Renania dió a Alemania
una frontera natural que protejiera el Ruhr, y habría sido una
procedimiento natural para cualquier gobierno. Europa del Este hervía de
conflictos entre estados fuertemente armados; Prusia Oriental no era
defendible; los polacos demandaban abiertamente partes de la Alta Silesia
(XII 476-479 <<520-524>>; XIX 224-232 <<249-259>>, XX 570-571 <<623-624>>).

El Acuerdo Franco-Soviético del 5 diciembre 1934 violaba el Pacto de
Locarno, violación esta que se le atribuyó a los alemanes en Nuremberg (XIX
254, 269, 277 <<283, 299, 308>>)

No estaba claro si la ocupación del resto de Checoslovaquia habría violado
los Acuerdos de Munich (X 259 <<293-294>>). Esto se hizo porque los rusos
construyeron aeropuertos en el resto de Checoslovaquia, con la cooperación
de los checos, para transformar el país en un «porta-aviones« desde el cual
se podría atacar Alemania (X 348 <<394-395>>; 427-430 <<480-484>>).
Roosevelt proclamó que los intereses estadounidenses se extendían al mundo
entero y los británicos reclamaron dominio sobre la mitad del planeta; los
intereses alemanes podían así extenderse a Checoslovaquia. La distancia
entre Praga y Berlín era de no más de media hora en avión; las acciones
checas habrían supuesto una abierta amenaza contra Alemania.

No hay tratados que duren para siempre en este mundo; normalmente llegan a
ser anticuados, para ser sustituidos por otros tratados. La pérdida de
vigencia de un tratado se prevee normalmente en el lenguaje del tratado
mismo, con la fórmula «rebus sic stantibus«. Después de 1935, Locarno y
Versalles habían quedado obsoletos.


ALFRED ROSENBERG Y FRITZ SAUCKEL

Al igual que Frank, Rosenberg fue acusado de haber cometido «pillaje« y
«robado« obras de arte. Los dos acusados, Rosenberg y Frank, indicaron que
Alemania estaba obligada a proteger obras de arte según los términos de la
cuarta convención de la Haya sobre la guerra en tierra. Para cumplir con
ello, se debían transportar los objetos fuera de la zona de combate. Las
obras fueron cuidadosamente empacadas, cotizadas, y reparadas. Si los
alemanes hubieran tenido la intención de «expoliar« o de «robar«, no
hubieran catalogado las obras con apuntes exactos del nombre, apellido, y
dirección del propietario, cuando estos eran conocidos.

Algunas obras de arte habían sido adquiridas por Göring, no para su uso
personal, sino para un museo que Hitler intentaba crear en Linz. Rosenberg
había protestado contra este abuso, con la justificación de que era su
deber mantener la colección intacta hasta el fin de la guerra, con la
esperanza de que fuese posible llegar a un acuerdo acerca de estos objetos
en el tratado de paz.

Rosenberg fue también acusado de haber robado miles de vagones de
ferrocarril llenos de muebles. Los muebles habían pertenecido a judíos que
abandonaron sus hogares a la llegada de los alemanes en Paris. Se cerraron
a llave los pisos de los judíos durante 90 días, y entonces se los
confiscaban, dado que hubiera sido imposible garantizar su seguridad. Se
utilzaron los muebles para ayudar a los alemanes que habían quedado sin
hogar debido a los ataques aereos y bombardeos aliados. Una vez mas, había
sido la intención de los alemanes el llegar a un acuerdo acerca de estos
objetos en el tratado de paz.

El Ministerio de Rosenberg recibía muchas quejas, las que se investigaron.
Muchas de estas quejas resultaron estar carentes de base. En el proceso de
Nuremberg, fue sencillamente dado por hecho que todas las quejas fueron
«verídicas«. Cartas escritas a Rosenberg se utilizaron como prueba contra
él, sabiéndose que las respuestas se habían perdido. Las quejas y las
cartas fueron utilizadas para probar su supuesta «participación voluntaria
en el Proyecto Común«.

Rosenberg fue acusado de haber conspirado con Sauckel para obtener
«esclavos« para la industria alemana. Rosenberg, Sauckel, Speer, Göring, y
Seyss-Inquart todos protestaban que si no hubiera sido por el bloqueo
aliado, tal «pillaje« y «esclavitud« no hubiesen sido necesarios; el
bloqueo marítimo era ilegal, provocando desempleo en masa en los
territorios ocupados; a los gobiernos de ocupación les está permitido
solicitar pago en servicios para compensar los gastos de la ocupación en
conformidad con las condiciones de la cuarta convención de la Haya sobre la
guerra en tierra. Los «esclavos« recibieron el mismo pago que los operarios
alemanes, que fueron también sujetos al trabajo obligatorio. Funk alegó que
los «esclavos« habían girado 2 mil millones de marcos en salarios a sus
familias durante la guerra (XIII 136 <<153>>). Seyss-Inquart afirmó que
habían 500.000 desempleados en los Paises-Bajos como resultado del bloqueo;
si no se proveía de trabajo a estas personas desempleadas, sea voluntario u
obligatorio, serían obligadas a unirse a la resistencia, lo que se prohibía
en el derecho internacional. Las poblaciones se habrían conformado con
poder trabajar en las fortificaciones alemanas en los Paises Bajos, dado
que así se reducía la probabilidad que la invasión aliada sucediera en los
Paises Bajos. La probabilidad de una invasión aliada había sido también la
razón para la deportación de los judíos holandeses (XV 662-668 <<719-726>>;
XIX 99-102 <<113-115>>).

Fritzsche y los otros acusados testificaron que los mal llamados «esclavos«
podían verse paseando libremente por las calles de cualquier ciudad alemana
(XVII 163-164 <<183-184>>); poseían bastante dinero, y tenían el mercado
negro en sus manos (XIV 590 <<649>>). Además, centenares de miles de estos
«esclavos« rehusaban dejar Alemania después de la guerra, aunque sus paises
habían sido «liberados«, y Alemania estaba devastada (XVIII 155
<<172-173>>). Es más, los «esclavos« no se rebelaron nunca contra Alemania,
ni siquiera al fin de la guerra (XVIII 129-163 <<144-181>>; 466-506
<<509-554>>; XIX 177-216 <<199-242>>; XXI 471-472 <<521-522>>).

Sauckel testificó que la obtención de «trabajadores esclavos« en Francia
había sido llevada a cabo por el gobierno francés y las organizaciones
colaboracionistas. Muchos trabajores querían ser «forzados« para evitar
represalias de la resistencia (XV 1-263 <<7-290>>), pero todos recibían el
mismo pago, y se beneficiaban de las mismas condiciones contractuales y de
las mismas garantías de salud y previsiones sociales que los trabajadores
alemanes. Muy lejos de cometer «pillaje« en los territorios ocupados, había
sido necesario importar grandes cantidades de equipos de gran valor. En
Rusia, todo había sido destruido por los rusos durante su retirada; cuando
los alemanes importaron sus propios equipos y los retiraron después durante
su retirada, este acto fue descrito como «pillaje« (IX 171-172
<<195-196>>).

Un ejemplo de una queja que se convirtió en «crimen« fue el caso de los
supuestos «espectadores de teatro recogidos y usados para esclavitud«.
Sauckel había investigado este caso durante varios meses y averiguó que se
trataba de un contratista que había interrumpido una fiesta de sus propios
trabajadores para transportarlos a otro sitio (XV 17-18 <<25-26>>).

A medida que las condiciones imperantes se deterioraban, se necesitaba más
impulso. Si los aliados tenían el derecho de confiscar los bienes de los
paises neutrales en mar abierto, los alemanes tenían el derecho de utilizar
las recursos de los territorios ocupados en tierra firme.

Una acusación estrechamente relacionada fue la denominada «Acción Heno«, en
la cual se alegó que 50.000 niños habían sido «secuestrados« para trabajar
como «esclavos«. Tanto Rosenberg como Von Schirach testificaron que se
trataba de un programa de aprendizaje con la intención de sacar huérfanos
de guerra de la zona de hostilidades (XI 489-490 <<538-539>> XIV 501-505
<<552-556>>). Si el Ministerio de Rosenberg no sacaba a los huérfanos de la
zona de los combates, lo haría el ejército.

Otra acusación relacionada fue la de la organización «Lebensborn«,
supuestamente una conspiración para secuestrar neonatos después de medir el
tamaño de sus penes (de acuerdo con la creencia de algunos «historiadores«
judíos psiquicamente enfermos). En verdad, el propósito de esta
organización había sido de sacar el estigma de la ilegitimidad y de ayudar
a familias con muchos niños (XXI 654-664 de los volúmenes alemanes; se han
suprimido estas páginas en los volumenes norteamericanos. Véase también XXI
352 <<389>>.

El caso de Rosenberg aparece en XI 444-599 <<490-656>>; XVIII 69-128
<<81-143>>).

HJALMAR SCHACHT

Schacht supone una anomalia como acusado, ya que las acusaciones hechas
contra él contradicen aquellas contra los otros acusados. Mientras que se
acusó a los otros de «actos de infamia moral« (prueba de su «participación
en el Proyecto Común«) tales como el aceptar regalos; hacer discursos de
cumpleaños; ser fotografiados y firmar leyes legalmente promulgadas por el
Jefe del Estado; el haber estado de acuerdo con el Jefe del Estado; o, si
no, el haber faltado en su deber de derrocar y matar ese mismo Jefe del
Estado (evidentemente no un deber que se pueda imponer por ley), Schacht
fue acusado de todas estas cosas y, para mayor abundancia, de haber violado
su juramento de fidelidad hacia Hitler, y de haber engañado a Hitler! Esto
último se consideró como prueba de una extraordinaria perversidad (XII 597
<<652-653>>).

El comentario de Schacht acerca de la necesidad de mentir se ha mencionado
muchas veces como prueba de duplicidad nazi; se olvida de que la víctima de
estas mentiras era Hitler mismo.

Schacht se burlaba de todas estas acusaciones con una serie de chistes,
hablando aun más sarcasticamente que Göring; pero al acusador Jackson le
faltaba la perspicacia de darse cuenta que se hacía el tonto (XII 416-493
<<454-539>>; 507-602 <<554-658>>; XIII 1-48 <<7-58>>; XVIII 270-312
<<299-342>>.

La mentira de Jackson según la cual habría «forzado a Schacht a admitir que
mintió« ha sido tomada en serio por muchas personas que deberían informarse
mejor. Jackson mentía habitualmente (véase, por ejemplo, II 438 <<483>>; IX
500-504 <<555-559>>).

BALDUR VON SCHIRACH

Von Schirach fue acusado de haber conspirado con millones de niños para
conquistar el mundo en uniformes copiados de los «Boy Scouts« ingleses. Se
señaló en su defensa que el concepto de una conspiración que contase con
millones de miembros es un absurdo (XIV 360-537 <<399-592>>, XVIII 430-466
<<470-509>>.

Para promover tal fin, los conspiradores se habrían dedicado al ejercicio
de tiro al blanco con fusiles del calibre 22 (XIV 381 <<420-421>>) cantando
canciones que algunas veces se databan de hace 300 años (XIV 474 <<521>>).

En Nuremberg, los crímenes se hallaban en todas partes. En el caso contra
las S.A., un artículo de periódico sobre la manera correcta de cuidarse los
pies se citó para probar una «intención de empeñarse en una guerra de
agresión« (XXI 221-223 <<248-250>>).

Von Schirach fue acusado de «estar al tanto de las atrocidades« mediante
Hans Marselek, cuyo «recuerdo« de la «confesión« de Ziereis (6 páginas
entre comillas un año después de la muerte de Ziereis) se utilizó contra
Kaltenbrunner (XI 330-333 <<365-369>>; XIV 436-440 <<480-485>>).

Otro crimen cometido por Von Schirach fue el de ser «bajo y gordo« (un
lider estudiantil «bajo y gordo« habría dado un discurso anti-semita)
(declaración de Georg Ziemer, 244-PS, XIV 400-401 <<440-441>>). Von
Schirach negó esta acusación.

Von Schirach fue acusado de haber recibido informes de los «Einsatzgruppen«
(supuestos escuadrones de la muerte) en su despacho en Viena. Estos
documentos son «fotocopias« de «copias conformadas« sobre papel normal sin
membrete ni firma, escritos por desconocidos, y hallados (al menos así se
afirmaba) enterrados en una mina de sal (II 157 <<185>>) por los rusos (IV
245 <<273>>, VIII 293-301 <<324-332>>). La matanza de Katyn (cometida por
los rusos y admitida oficialmente por el gobierno ruso en 1989) aparece en
estos documentos como un crimen alemán (NMT IX 96-117, Proceso de Otto
Ohlendorf).

Se asumía que los alemanes habían matado 22.000.000 de personas (XXII 238
<<270>>), o tal vez 12,000,000 (XXII 312 <<356>>), tras lo cual se quemaron
los cadáveres y se enterraron los documentos. Los documentos eran
combustibles; los cadáveres no.

Tanto Von Schirach como Streicher fueron engañados por una «fotocopia« de
un documento en el cual Hitler habría «confesado« unos exterminios en masa
(XIV 432 <<476>>; XII 321 <<349>>). Dado que Hitler era un genio (X 600
<<671-672>>, y que los genios no matan a millones de personas con los gases
de los tubos de escape de motores Diesel y mediante insecticidas que
necesitan 24 horas para exterminar polillas (Document NI-9912), parece que
el significado de este documento ha sido sobreestimado. Por cierto, es un
documento típico de Hitler: lleno de lenguaje violento, pero pobre en
contenido que se limita a los hechos. Tampoco está claro que Hitler
estuviera mentalmente sano en 1945 (IX 92 <<107>>). La «confesión« de
Hitler es una «fotocopia certificada« (Streicher Defense Document 9, XLI
547).

ARTHUR SEYSS-INQUART

Seyss-Inquart es un ejemplo de la manera en la cual las acciones
perfectamente legales fueron transformadas por los acusadores en «crímenes«
cuando eran llevadas a cabo por los alemanes, mientras que acciones
idénticas, o acciones criminales según los estatutos del Tribunal de
Nuremberg (tales como los bombardeos de Dresden, ilegal según artículo 6b
XXII 471, 475 <<535, 540>>) se consideraron como los inconvenientes
insignificantes de una gran cruzada para eradicar el Mal.

En derecho internacional, los gobiernos de ocupación tienen el derecho de
legislar como mejor les parezca, (un derecho reclamado por el mismo
Tribunal, XXII 461 <<523>>, pero contradicho en XXII 497 <<565-565>>, y se
requiere la obediencia a su autoridad. Se les permite exigir el trabajo
obligatorio dentro de ciertos límites, de confiscar bienes públicos, y de
imponer impuestos para cubrir los gastos de la ocupación. No se les obliga
a tolerar la resistencia armada, huelgas, la publicación de periódicos
hostiles, ni de emplear oficiales locales que no cumplan con sus órdenes.
El firmar documentos y hacer circular órdenes legales no son crímenes bajo
el derecho internacional. Seyss-Inquart alegó haber evitado mucha
destrucción al fin de la guerra, destrucción esta que hubiera sido ilegal
(XV 610-668 <<664-726>>; XVI 1-113 <<7-128>>; XIX 46-111 <<55-125>>).

Como Reichskommissar para los Paises-Bajos, Seyss-Inquart transmitió
órdenes para la ejecución de miembros de la resistencia después de su
condena por actos de sabotaje o resistencia armada. Sin embargo, las
sentencias a muerte no se cumplieron hasta después de haberse cometido
nuevos actos de sabotaje. Esto es lo que el Tribunal consideró como
«ejecución de rehenes«; pero la designación «rehén« está errada (XII 95-96
<<108>>, XVIII 17-19 <<25-27>>, XXI 526 <<581>>, 535 <<590>>).

Para una discusión del derecho internacional desde el punto de vista de la
fiscalía, concediendo la legalidad de estas acciones, véase V 537
<<603-604>>. Fue expresamente admitido por la fiscalía que los miembros de
la resistencia podían ser fusilados (V 405 <<455-456>>).

La cuarta convención de la Haya sobre la guerra en tierra del 18 octubre
1907 contiene una cláusula de toda participación (Art. 2); los beligerantes
que hubieran violado la convención pueden ser obligados a pagar una
indemnización; prohibe los bombardeos de ciudades indefensas y monumentos
culturales, «sean cuales fuesen los metodos de bombardeos«, (art. 23, 25,
27, 56). Sin la ratificación de Bulgaria, Grecia, Italia y Yugoslavia;
ratificada por la Rusia zarista.

ALBERT SPEER

Albert Speer fue hallado culpable de haber «esclavizado« millones de
personas para trabajar en la industria alemana de armamentos, supuestamente
forzados a dormir en mingitorios (Documento D-288, deposición del Dr.
Wilhelm Jäger, véase «Rudolf Höss«), y torturados en «cámaras de tortura«
simuladas como guardarropas normales (los disfraces estrambóticos sirven
para permitir la presentación de objetos ordinarios como «pruebas« de
atrocidades) (Documentos USA-894, 897).

Sobre esta acusación, Speer declaró:

«Considero esta declaración una mentira... no es posible arrastrar al
pueblo alemán por al fango de esta manera« (XVI 543 <<594>>).

Speer era uno de los típicos hombres que tienen éxito bajo cualquier
sistema. Siempre sostuvo no saber nada acerca de ningún «exterminio«, pero
mantenía que habrían trascendido informaciones si la víctimas hubieran sido
quemadas por medio de bombas atómicas (una alucinación de Robert Jackson,
XVI 529-530 <<580>>).

Speer alegó haber conspirado para asesinar a Hitler por medio de un gas
nervioso altamente desarrollado (XVI 494-495 <<542-544>>). El complot
habría fallado porqué el gas se producía sólo a temperaturas muy elevadas
(XVI 529 <<579>>).

En realidad, el Zyklon B (insecticida con el cual se presume que los
alemanes gasearon a los judíos) presenta un problema parecido, en el
sentido de que el líquido debe evaporarse, lo que sólo se produce muy
lentamente si no es calentado. La destreza técnica de los alemanes y el
estado avanzado de la industria alemana hacen ridícula cualquier noción de
un «Holocausto« por medio de insecticidas o a base de gases de escape de
motores Diesel. Sería mucho más dificil «arrastrar el pueblo alemán por el
fango« si no fuera por personas como Albert Speer (XVI 430-588
<<475-645>>); XIX 177-216 <<199-242>>).

JULIUS STREICHER

Streicher fue ahorcado por «incitar al odio racial«, un crimen que parece
volverse cada día más popular. El caso de Streicher es extraordinario en el
sentido de que las naciones que predican la separación de la iglesia y el
estado, así como la libertad de opinión y de prensa, conspiraron con los
judíos y los comunistas para ahorcar a un hombre por haber expresado
opiniones cuya exactitud no fue discutida.

Uno de los «crímenes« cometidos por Streicher fue la publicación de un
suplemento acerca de los «asesinatos rituales judíos« en su periódico «Der
Stürmer«. Fue expresamente admitido por la fiscalía que sus ilustraciones
eran auténticas (V 103 <<119>>), y que el artículo estaba correctamente
provisto de citas. Entre las referencias de Streicher se hallaron las de al
menos un perito reconocido, el Dr. Erich Bischof de Leipzig, así como
referencias a procedimientos penales modernos (IX 696-700 <<767-771>>). En
la opinión del Tribunal, indagar la veracidad de las citas de Streicher
hubiera prolongado el proceso en forma desmesurada, de modo que no se
suponía que el artículo fuese inexacto. En vez de eso, se practicó una
especie de telepatía mental, y Streicher fue ahorcado por su alegado modo
de pensar y su motivaciónes.

Otro crimen de Streicher fue el haber calificado al Viejo Testamento de
«horrible folletín criminal... este 'libro santo' abunda en asesinatos,
incestos, fraudes, hurtos e indecencia«. No se presentó ninguna prueba para
refutar tal afirmación (V 96 <<112>>).

Streicher cobró fama como «coleccionista de pornografía«, «pervertido
sexual«, y «estafador«. Tras un examen se halló que la «colección de
pornografía« resultó ser el archivo que su periódico mantenía sobre temas
judíos (XII 409 <<445>>). Sus alegadas «perversiones sexuales«, fuertemente
recalcadas por los rusos, tuvieron su origen en el así-llamado Informe
Göring, un procedimiento disciplinario del Partido presentado por uno de
los numerosos enemigos de Streicher. Esta acusación fue retirada durante el
proceso de Nuremberg, y omitida de la copia transcripta de las audiencias.
Streicher fue aconsejado que no debia responder a ninguna pregunta
relacionada con esta acusación (XII 330, 339 <<359, 369>>).

La «estafa inmobiliaria« también se derivó del Informe Göring, y se refería
a un solo caso, el del Mars-Werke. El hombre responsable de las acusaciones
contenidas en el Informe, por no se sabe que curiosa coincidencia, era
también responsable de la compra (V 106 <<123>>). El informe alega que las
acciones fueron restituidas, y que el dinero que Streicher había pagado por
las acciones, 5000 Reichmarks, fue reembolsado a Streicher después de las
investigaciones.

Streicher había dado a sus administradores plenos poderes para actuar como
mejor les pareciese, diciendo, «No me molesten ustedes con sus asuntos
financieros. Hay cosas más importantes que el dinero«. Streicher afirmó que
su periódico era publicado en una casa alquilada hasta el fin de la guerra;
el periódico no era un órgano del Partido; Streicher no tenía nada que ver
con la guerra.

Uno de los empleados de Streicher apareció como testigo y dijo: «Aquellos
que conocen a Herr Streicher como yo, saben que Herr Streicher nunca le
quitó nada a un solo judío« (XII 385-386 <<420>>).

La segunda mujer de Streicher, Adele Streicher, se presentó y testificó,
«Considero totalmente imposible que Julius Streicher hubiera adquirido
acciones de esta manera. Yo creo que no sabe ni cómo es una acción« (XII
391 <<426>>).

No se alegó en Nuremberg que Streicher hubiera escrito personalmente todos
los artículos publicados en su periódico. «Trau keinem Fuchs auf gruener
Heid, und keinem Jud' bei seinem Eid«, (más o menos: No te fíes de un zorro
por el verde prado, ni de ningún judío, aunque sea bajo juramento)
traducido por la fiscalía como «Don't Trust a Fox Whatever You Do, Nor Yet
the Oath of Any Jew« (XXXVIII 129), tomó su título de Martin Luther. «Der
Giftpilz« (El Hongo Venenoso) fue escrito por uno de los redactores de
Streicher inspirado por una famosa serie de crímenes sexuales cometidos
contra niños por un alto industrial judío, Louis Schloss (XII 335
<<364-365>>).

Schloss fue asesinado en Dachau más tarde, en lo que se describió como otra
«atrocidad nacionalsocialista«. En las discusiones de la fiscalía
relacionadas con el asesinato de Schloss, no se mencionó nunca que Schloss
era un peligroso pervertido que atacaba a los niños; al contrario, fue
tacitamente sugerido que había sido ejecutado sencillamente por ser judío,
y por ninguna otra razón (Documento 664-PS, XXVI 174-187).

Nunca se probó ningún nexo de causalidad entre los «comentarios
anti-semitas« de Streicher, Frank, o Rosenberg y ningún delito cometido. Ni
siquiera se probó que el crimen en cuestión, esto es, el denominado
«Holocausto de los judíos« hubiera sido cometido. Fue sencillamente
asumido, y los escritos de Streicher fueron supuestos de haber contribuido
a «provocarlo«.

Streicher hizo algunos comentarios «altamente impropios« que se suprimieron
de la copia transcrita de las audiencias, y por los cuales fue amonestado
por el Tribunal, con el consentimiento de su abogado, Dr. Marx. Uno de
estos comentarios fue suprimido después del quinto párrafo de la página 310
de tomo XII de la copia transcripta de las audiencias tipografiada <>, pero se puede leer
en las páginas 8494-5 de la copia transcrita ciclostilada. Streicher dijo:

«Si pudiera terminar con una descripción de mi vida, comenzaría con la
descripción de una experiencia que mostrará a ustedes, señores del
Tribunal, que aún sin el consentimiento del gobierno, pueden pasar cosas
que no son humanas, ni están en concordancia con los principios de la
humanidad.

«Señores, fui detenido, y durante mi detención pasé precisamente por cosas
de las que se nos acusa y se achacan a la Gestapo. Durante cuatro días
estuve sin ropa en una celda. Se me quemó. Se me tiró al suelo, y me ataron
a una cadena de hierro. Debía besar los piés de los guardias negros que
escupían mi rostro. Dos hombres de color y un oficial blanco me escupían en
la boca, y cuando ya no la podía abrir, me la abrían con un palo de madera;
y cuando pedía agua, se me llevó a una letrina y me ordenaron beber de
allí.

«En Wiesbaden, señores, un médico tuvo piedad de mí, y declaro aquí que un
director judío del hospital actuó correctamente. Digo aquí, para no ser mal
entendido, que los oficiales judíos de la guardia aquí en la prision han
actuado correctamente; los médicos que me trataron, también tuvieron
consideración. Y en esta declaración pueden ver ustedes el contraste desde
aquella prisión hasta este momento aquí«.

Otro «comentario impropio« ha sido suprimido después del primer párrafo en
la página 349 de tomo XII <>, pero se halla en la copia transcrita ciclostilada en la página
8549:

«Para evitar todo malentendido, debo decir que en Freising me golpearon
hasta tal punto, y estuve durante dias sin ropas, que perdí el 40% de mi
capacidad auditiva, y la gente se ríe cuando hago preguntas. No puedo
cambiar el hecho de que se me trató así. Entonces, debo pedir que se me
haga la pregunta una vez más.«

A lo cual Lt. Col. Griffith-Jones replicó:

«Puedo mostrárselo, y lo repetiremos tan fuerte como usted quiera.«

Dado que se trataba de un asunto del conocimiento personal de Streicher y
no una presunción, resulta dificil comprender porque se suprimieron los
comentarios, mientras que se mantuvo toda presunción favorable a la
fiscalía (en realidad, las pruebas de la fiscalía consisten casi
integramente en presunciones, sean escritas u orales). Si las autoridades
de la fiscalía no creían las alegaciones de Streicher acerca de estas
torturas, pudieron haber examinado su testimonio en busca de incoherencias
y probar que era mentira. En vez de proceder así, Streicher fue
sencillamente amonestado, y los comentarios quedaron suprimidos. Así se
acaba con la verdad, la justicia, y con todo proceso imparcial.

Streicher afirmó que sus escritos refiriéndose al «exterminio« de los
judíos fueron provocados, en su mayor parte, por los bombardeos aliados y
las exigencias de exterminio del pueblo alemán, por parte de los aliados.

«Si en Norteamerica un judío con el nombre de Erich Kauffman puede exigir
públicamente que todos los alemanes fértiles sean esterilizados con el
propósito de exterminar el pueblo alemán, entonces, digo yo, diente por
diente, y ojo por ojo. Es un asunto puramente teórico y literario.« (XII
366 <<398-399>>). (V 91-119 <<106-137>>; XII 305-416 <<332-453>>; XVIII
190-220 <<211-245>>).


Del mismo editor:

MADE IN RUSSIA: THE HOLOCAUST (El Holocausto como propaganda communista):
Fotocopias de la copia transcrita de las audiencias de Nuremberg: jabón de
grasa humana, calcetines de cabellos humanos, ejecuciones con vapor,
electricidad, bombas atómicas, etc. «Las más grandes mentiras de todos los
tiempos«. 412 páginas; en inglés.

JAPS ATE MY GALL BLADDER: PHONY ATROCITY STORIES FROM WORLD WAR II (Los
japoneses comieron mi vejiga biliaria: Mentiras de atrocidades de la
Segunda Guerra Mundial): Citaciones literales de procesos de crímenes de
guerra: sopa japonesa de hígado humano, cámara de gas en Dachau, pantalones
de cutis humano, Holocausto, etc. 40 páginas; en inglés.


Back to Top of Page

------------------------------------------------------------------------
CODOH can be reached at: 

E-mail: CODOHmail@aol.com 

Website: http://www.codoh.com/


DISPONIBLE EN FORMA DE LIBRO DE:

LIBRERIA EUROPA
Calle Seneca 12, Apartado 9169, E-08080
e-mail: lib.europa@mx3.redestb.es

Copyright _ MCMXCVII Russ Granata
Printed in the United States of America

Granata Publishing
Box 2145, Palos Verdes
California 90274 USA   


Todos derechos reservados 





Home ·  Site Map ·  What's New? ·  Search Nizkor

© The Nizkor Project, 1991-2012

This site is intended for educational purposes to teach about the Holocaust and to combat hatred. Any statements or excerpts found on this site are for educational purposes only.

As part of these educational purposes, Nizkor may include on this website materials, such as excerpts from the writings of racists and antisemites. Far from approving these writings, Nizkor condemns them and provides them so that its readers can learn the nature and extent of hate and antisemitic discourse. Nizkor urges the readers of these pages to condemn racist and hate speech in all of its forms and manifestations.