The Nizkor Project: Remembering the Holocaust (Shoah)

Shofar FTP Archive File: camps/auschwitz/cyanide/cyanide-sp.002





   
   
   
   
   Archivo del FTP Shofar <br> camps/auschwitz/cyanide/cyanide-sp.002




THE NIZKOR PROJECT

Haga click aquí para visitar a nuestro patrocinador

Archivo de FTP Shofar
camps/auschwitz/cyanide/cyanide-sp.002


Grupo de noticias: alt.revisionism
Tema: El Azul de Prusia: Por qué se Equivocan los Negadores



                                             EL AZUL DE PRUSIA:
                                     Por qué se Equivocan los Negadores

                                        por Brian Harmon y Mike Stein.
                                              (c) Agosto de 1994
                                        ver copyright más abajo


         
Dado que se han encontrado trazas muy pequeñas de cianuro de hidrógeno en las cámaras de gas de Auschwitz-Birkenau, muchos 
negadores del Holocausto afirman que nadie fue gaseado allí {1,2}. Afirman que se si hubieran realizado gaseamientos con cianuro de 
hidrógeno en estas estructuras, debería haber grandes cantidades de cianuro combinado con hierro en un compuesto llamado azul de 
Prusia. Como prueba, señalan el hecho de que hay grandes cantidades de azul de Prusia en las pequeñas cámaras de despiojado de 
Auschwitz; hay incluso algunas manchas en los muros exteriores de estas estructuras. En cambio, en las cámaras de gas apenas hay 
manchas y hay trazas relativamente débiles de cianuro. Los negadores afirman además que las manchas del exterior de las cámaras 
de despiojado demuestran que el azul de Prusia no se ve afectado por la acción de los elementos, así que no se puede afirmar que 
haya muchas menos manchas en las cámaras de gas por la acción del clima. Por tanto, dicen los negadores, la única explicación 
lógica a las pequeñas trazas de cianuro en las cámaras de gas es que nunca se usó para perpetrar asesinatos masivos - las trazas 
son una simple contaminación procedente de los despiojados que se realizaron unos cuantos metros más allá.

El Informe Leuchter, un documento escrito por el autoproclamado ingeniero Fred Leuchter {3}, describe la toma de muestras "científica" 
que realizó en Auschwitz y que "prueba" que no es posible que se usara cianuro en los Kremas y los Búnkers I y II, los lugares 
donde se gaseó a las víctimas. Aunque Leuchter tergiversó sus títulos y mintió sobre su experiencia en dispositivos para ejecuciones, 
muchos negadores dicen que el informe es científicamente válido.

Aunque esto parece plausible a primera vista, pero cuando se estudia la química, la toxicología y los mecanismos físicos implicados, 
se ve claro que este razonamiento no es válido. Como un punto menor, hay que destacar que ni siquiera es cierto que el azul de 
Prusia sea eternamente estable. Se ve afectado por el clima, a un ritmo que depende mucho del entorno. Sin embargo, esto no es lo 
más importante. Los dos hechos cruciales son éstos: en primer lugar, las reacciones químicas que crean el azul de Prusia son muy 
lentas, y han de pasar muchas horas para que se completen. En segundo lugar, las personas mueren muy rápido con el cianuro de 
hidrógeno, y con cantidades muy pequeñas. Los piojos y otros insectos, por otro lado, han de estar expuestos durante mucho tiempo 
y con grandes concentraciones. Estos dos factores explican por qué hay tan poco azul de Prusia en las cámaras de gas, y por qué 
hay tanto en las cámaras de despiojado de ropa.

Este documento comparará los dos usos que se dio al cianuro de hidrógeno en Auschwitz: despiojado y asesinatos masivos. También 
se hablará de la formación del azul de Prusia y su solubilidad en agua, y se examinará el Informe Leuchter y los métodos empleados 
por su autor. Después de todo esto quedará claro por qué es de esperar que haya pocas trazas de cianuro en las cámaras de gas, y 
también por qué los negadores dicen todo lo contrario.


I. Las Cámaras de Gas de Auschwitz

Hubo siete cámaras de gas en Auschwitz: los Kremas I a V y los Búnkers I y II.  Los Kremas II, III, IV, y V fueron en todo momento 
cámaras de gas industriales, situadas en el complejo de Birkenau, dentro de Auschwitz.  Fueron destruidos por los nazis antes de 
huir, y sólo quedan ruinas de ellos.{4}  Así que las ruinas, y todos los compuestos de cianuro que tuvieran, han estado expuestos a los 
elementos durante los últimos cuarenta y cinco años. Los Búnkers I y II fueron usados mientras se construían los Kremas II a V, y 
tampoco quedan restos de ellos. El Krema I era una pequeña cámara de gas y se usó sólo durante poco tiempo, antes de que se 
convirtiera en un refugio antibombardeos en agosto de 1944 (quizás antes). {5}  De las siete cámaras de gas empleadas para el 
exterminio que hubo en Auschwitz-Birkenau, sólo queda completo hoy en día el Krema I.

Hay que tener en cuenta que se destruyeron todas las cámaras de gas de Auschwitz-Birkenau menos una. Las ruinas han estado 
expuestas a la acción de la lluvia y el viento, que pueden hacer desaparecer las trazas de cianuro por arrastre y erosión. Sin duda, 
también otra parte de azul de Prusia habrá desaparecido al disolverse, ya que no es totalmente insoluble en agua. No se destruyeron 
las cámaras de despiojado, así que allí sería lógico encontrar allí más trazas de compuestos de cianuro.


II. El Informe Leuchter: Se encontraron Trazas de Cianuro en las Cámaras de Gas

Tanto el Informe del Instituto de Investigación Forense de Cracovia como el Informe Leuchter encontraron trazas de cianuro en las 
instalaciones de exterminio de Auschwitz  {6,7} En el Informe Leuchter, se dice que se encontraron entre 1,9 y 6,7 mg/Kg de cianuro en el Krema III, entre 1,1 y 7,9 
mg/Kg en el Krema I, entre 1,4 y 2,3 mg/Kg en el Krema IV, y entre 1,7 y 4,4 mg/Kg en el Krema V.  Estos números bajos podrían ser 
valores falsos producido erróneamente durante la medición, y no valores reales. Para probar si era así o no, Leuchter tomó una 
muestra de una junta recogida de un edificio del campo no relacionado con las cámaras de gas. Si las trazas de las ruinas de las 
cámaras eran falsas, o si todo el campo estaba contaminado con cianuro, esta junta también habría dado valores similares. Pero la 
muestra registró un valor cero. Basándose en la muestra de control de Leuchter, sus cifras son reales. Incluso en lugares reducidos a 
ruinas hay trazas de cianuro, mientras que no las hay en una junta situada en un edificio aparte.

Por desgracia para el pobre estudio de Leuchter, sus datos están limitados por esta pobreza y falta de calidad. Tomó sólo dos 
muestras de control: un control negativo que no debía mostrar presencia de cianuro (la junta), y un control positivo que debía generar 
un valor muy alto (una muestra tomada en una cámara de despiojado manchada de azul de Prusia). Si hubiera tomado más muestras 
de control de distintos lugares del campo no relacionados con los gaseamientos, habría tenido una idea de cuáles eran los niveles 
normales de cianuro y habría podido compararlos con sus averiguaciones. Como no lo hizo, posiblemente no pudo interpretar sus 
resultados de una manera inteligente.

Otro hecho preocupante es la falta de detalle que Leuchter dio sobre su técnica de toma de muestras. Sin esta información, no se 
puede revisar sus métodos y ver si hay algún sesgo en la elección de las zonas de los edificios donde se tomaron las muestras. Hay 
que preguntarse si Leuchter sería tan poco cuidadoso si fuera un verdadero ingeniero.

Las conclusiones de Leuchter son incluso más sospechosas. En primer lugar, afirma que la cantidad de cianuro encontrada en las 
ruinas de las cámaras de gas está tan cerca del límite de detección del aparato de medida (1 ppm) que tiene un valor efectivo cero. 
No da las razones de esta conclusión. También ignora el valor que hay que tomar como cero que le dio la muestra de la junta. Si sus 
resultados en las cámaras de gas son demasiado bajos como para medirlos, hay que preguntarse si su control negativo no dio un 
resultado similar. Su mayor error, sin embargo, es asumir que había que usar más Zyklon-B para matar gente que para despiojar ropa 
{8} :

       Sería de esperar que se detectara más cianuro en las muestras de las supuestas [sic] cámaras de gas (debido a que 
       supuestamente se usó más gas allí) que en la muestra [positiva] de control. Dado que ocurre lo contrario, hay que 
       concluir que estas instalaciones nunca fueron cámaras de gas destinadas a ejecuciones, una vez se reúnen todas las 
       pruebas recogidas en la inspección.

Su conclusión se basa en asumir que se usaron cantidades de Zyklon-B mucho mayores en las cámaras de gas - algo que no 
verificó con hechos. Ignoró la información disponible sobre la formación del azul de Prusia, su solubilidad, e incluso el método de 
operación real de las cámaras de Auschwitz.  Sus erróneas suposiciones y sus razonamientos confundidos hacen que su informe y 
sus datos sean inútiles.

A pesar de todas las torpezas de Leuchter, queda el persistente problema de por qué se han encontrado sólo pequeñas trazas de 
cianuro en las ruinas de los Kremas de
Birkenau mientras que se han encontrado cantidades mucho mayores en las cámaras de despiojado. A pesar de que pueda parecer 
una lógica sin sentido, estas pequeñas trazas es lo que se ha de esperar en estas cámaras, y concuerdan con el registro histórico.

Queremos poner énfasis en que se encontraron trazas de cianuro en las ruinas de las instalaciones de exterminio de Birkenau que 
prueban que se usó cianuro allí. Así que cualquier especulación sobre si se podía usar o no Zyklon-B para el exterminio masivo es 
puramente académica. Las trazas están ahí, así con toda seguridad se usó cianuro en estas salas.


III. El Azul de Prusia: ¿Qué es?

El azul de Prusia es una sal moderadamente soluble formada por tres moléculas del ión hexacianuro de hierro(II) y cuatro moléculas 
de hierro(III). {9}  Se puede producir en un medio ácido con una disolución de FeSO4 y el ión cianuro:

        Fe+2   +    6CN-1  ---->   [Fe(CN)6]-4

        4Fe+3  +   3[Fe(CN)6]-4  ---->  Fe4[Fe(CN)6]3 Azul de Prusia

El ión sulfato no interviene en la reacción. El ión cianuro puede conseguirse a través de una sal totalmente soluble como el cianuro 
de potasio (KCN) o en equilibrio con su forma ácida (HCN). Los cationes que acompañen al ión cianuro (K+ o H+) tampoco 
intervendrán en la reacción.

El azul de Prusia no es muy soluble, tiene una constante de solubilidad  Ka que tiene un valor de 10-84.5 {10}.  Su solubilidad depende 
en gran medida del pH, y es menos soluble en un medio moderadamente ácido (pH entre 2 y 6). Su solubilidad va aumentando por 
encima del pH 4. {11}


IV. Química Cinética de la Formación del Hexacianuro de Hierro(II)

El hexacianuro de hierro(II) es un precursor de la formación del azul de Prusia, y éste no se formará sin aquél. Se forma paso a paso, 
es decir, los iones cianuro se combinan con el hierro uno por uno:

         Fe+2  + CN-1 --->  FeCN+1

         FeCN+1  + CN-1 ---->  Fe(CN)2

         Fe(CN)2  + CN-1  --->    [Fe(CN)3]-1

         [Fe(CN)3]-1  +  CN-1  ----->   [Fe(CN)4]-2

         [Fe(CN)4]-2 +  CN-1  ----->   [Fe(CN)5]-3

         [Fe(CN)5]-3  +   CN-1  ----->  [Fe(CN)6]-4

El producto final de esta reacción no es azul de Prusia, es simplemente el ión de cianuro de hierro soluble en agua que se combina 
con más hierro para formarlo. Es producto es absolutamente necesario para producir azul de Prusia.

Este último paso es muy lento y determina el tiempo de reacción total.{12} Es tan lento que la reacción que produce el hexacianuro de 
hierro(II) puede llevar unas 30 horas para completarse cuando se mezclan juntos el  FeSO4, el agua (7 partes de sulfato por cada 
parte de agua) y el KCN.{13} Dado que la formación del azul de Prusia depende de la del hexacianuro de hierro(II), esta formación será 
igual de lenta. Esto quiere decir que una breve exposición al cianuro no producirá casi nada de azul de Prusia.

Relacionando esto con las cámaras de gas de Auschwitz, se puede explicar con facilidad la escasa presencia de azul de Prusia en 
las instalaciones de exterminio. De acuerdo con los testimonios de Hans Stark {14}, los del comandante de Auschwitz Rudolph Höss {15} y 
los de Marie-Claude Vaillant-Couturier, que fue prisionera en el campo {16}, llevaba una media hora completar el proceso de 
gaseamiento y comenzar con la ventilación de la cámara.

Basándose en este testimonio, parece razonable que sólo se fijara una cantidad muy pequeña de azul de Prusia en los muros de las 
cámaras de gas, dado el lento proceso de formación y el poco tiempo que llevaba el gaseamiento en Auschwitz. Treinta minutos no 
son suficientes para producir mucho  [Fe(CN)6]-4, dado que la reacción lleva horas.

Las cámaras de despiojado son otro tema. Es necesario emplear mucho tiempo y altas concentraciones de cianuro para matar 
insectos como los piojos. Pueden hacer falta concentraciones de hasta 4600 ppm, mientras que para los seres humanos basta con 
unas 300 ppm.{17} Asimismo, el manual de uso del fabricante del Zyklon, Degesch, habla de tiempos de fumigación de 16 horas o más, 
y de un mínimo de seis horas si la temperatura ambiente es muy alta {18}. Dadas las concentraciones mucho mayores de cianuro y los 
mucho mayores tiempos de exposición (¡hasta 32 veces más!), había tiempo para que se formaran cantidades significativas de 
[Fe(CN)6]-4, produciéndose así grandes depósitos de azul de Prusia en las cámaras de despiojado.

Y el proceso de despiojado no sólo era mucho más larga, sino que además se realizaba con mucha más frecuencia. El libro de 
Jean-Claude Pressac, Technique and Operation of the Auschwitz Gas Chambers, comparó los gaseamientos de exterminio con el 
proceso de despiojado: {19}

       Una concentración de 0.3 g/m3 de cianuro de hidrógeno (dosis letal) sería fulminantemente fatal para un ser humano, 
       mientras que para eliminar piojos hay que aplicar una concentración de 5 g/m3 durante al menos dos horas. Si se 
       mantiene esta concentración durante seis horas, se mata a todos los insectos. [fuente: Degesch]. En Birkenau, la 
       cantidad que se vertía en las cámaras de gas era cuarenta veces la dosis letal (12 g/m3), y mataba a un millar de 
       personas en cinco minutos sin dejar ningún superviviente. [..] El tiempo de exposición al cianuro nunca superaba los 
       diez minutos al día con una temperatura por debajo de 30 ºC.

       En las cámaras de despiojado se usaba una concentración mínima de unos 5 g/m3 durante varias veces al día, 
       variando la duración del ciclo según el tiempo de contacto elegido. Esta saturación de cianuro de hidrógeno durante 
       entre 12 y 18 horas al día era reforzada por el calor dado por las estufas de la cámara, que proporcionaban una 
       temperatura de 30 ºC. Los muros estaban impregnados de cianuro de hidrógeno durante al menos 12 horas al día, lo 
       que provocó la formación de un tinte, el "azul de Prusia" o hexacianoferrato(II) de potasio de hierro(III), cuya 
       composición variaba según las condiciones de formación.

Aunque las cámaras de gas usaban una concentración mayor de Zyklon-B, el mayor tiempo de exposición y el calor llevaron a la 
formación del azul de Prusia. Pressac sigue diciendo que el color azul no se hizo visible inmediatamente después de la guerra, pero 
ahora permite distinguir fácilmente entre las cámaras de despiojado y las cámaras de gas.

Aparte de aprovechar el desconocimiento de la gente sobre las diferencias en tiempos y concentraciones de cianuro entre las 
cámaras de despiojado y las de exterminio, otro punto en el que se apoyan los negadores para crear confusión es la naturaleza del 
"gaseamiento masivo". Lleva a pensar en una línea de montaje, gente introducida en las cámaras de hora en hora. Sin embargo, ésta 
no era la realidad.

Del millón de personas que se cree murieron en Auschwitz-Birkenau, no todas fueron gaseadas. La hambruna, el trabajo excesivo y 
las enfermedades producidas por las condiciones inhumanas del campo pudieron matar a más personas que el gas, aunque la 
deliberada imposición de estas condiciones convierte estas muertes en asesinatos no menores que las muertes por tiro en la nuca o 
por el cianuro que también tuvieron lugar.

Alter Fajnzylberg era un miembro del Sonderkommando de Auschwitz-Birkenau y logró sobrevivir en el campo, desde los primeros 
gaseamientos del Krema I hasta la liberación. Declaró que los gaseamientos se realizaban "varias veces a la semana", aunque en 
cierto momento en 1944, durante la llegada de un gran número de judíos procedentes de Hungría, Fajnzylberg señaló que "los 
gaseamientos se realizaron diariamente, incluso varias veces al día".{20} Incluso con este ritmo, sin embargo, el tiempo total de 
exposición, y por tanto, la cantidad de azul de Prusia que sería de esperar que se formara, es mucho menor de lo que los negadores 
quieren hacer creer a la gente.

Somos conscientes de que la química puede ser difícil para el lector normal. Los que niegan el Holocausto cuentan con esto al hacer 
sus afirmaciones para tratar de confundir. Sin embargo, quizás una analogía física común a la experiencia de muchas personas pueda 
servir para aclarar las cosas. Imagínese dos pañuelos blancos de algodón. Colocamos encima de uno una plancha a temperatura 
media durante cuatro segundos, y la quitamos durante diez segundos. Repetimos este proceso doscientas veces. Sobre el otro 
pañuelo colocamos una plancha muy caliente durante dos minutos seguidos. El primer pañuelo, que ha estado en contacto con la 
plancha 800 segundos, apenas está quemado. El segundo, en cambio, expuesto durante 120 segundos, lo está. El primer pañuelo se 
corresponde con las cámaras de gas - exposiciones breves al gas en bajas concentraciones separadas por el tiempo, y por tanto 
disipándose; mientras que el segundo se corresponde con las cámaras de despiojado, largas exposiciones con altas concentraciones.


V. Solubilidad del Azul de Prusia

Como se ha mencionado antes, el azul de Prusia es una sal más bien insoluble - no se disuelve en cualquier condición. Sin 
embargo, su solubilidad depende en gran medida del pH de la disolución. Es menos soluble en medios ácidos, y se precipita si el pH 
baja de 6. Si pasa del 6, es más soluble, y se disuelve casi por completo.{21} Incluso con un pH superior al 4, el azul de Prusia se 
disuelve lo suficiente como para diseminarse por el suelo y las aguas de alrededor como un cianuro de hierro soluble. Esto quiere 
decir que el azul de Prusia puede ser arrastrado por la acción de los elementos, en contra de lo que dicen los negadores del 
Holocausto.

¿Tendría la lluvia el pH correcto como para disolver el azul de Prusia? Basándose en un estudio sobre la lluvia ácida {22} en el norte de 
Europa, el pH de la lluvia cayó del 5,8 al 5 en un periodo de veinte años que va de 1955 a 1975. Se podría asi estimar un pH medio 
para los últimos cincuenta años del 5,4. Dado que el azul de Prusia comienza a disolverse con un pH 4, y que cualquier azul de 
Prusia que estuvier en los Kremas II, III, IV y V ha estado expuesto a esta lluvia durante casi cincuenta años, es sorprendente que 
queden trazas.

En su informe sobre las trazas de cianuro en el complejo Auschwitz-Birkenau, el Instituto Polaco de Investigación Forense de 
Cracovia afirma erróneamente que el azul de Prusia se disolverá en medios de acidez débil.{23} Aunque con seguridad se disolverá en 
un ácido fuerte (pH<0), es claramente menos soluble en un pH moderadamente ácido del 2 al 4.{24} El azul de Prusia es bastante 
soluble en medios alcalinos, pero incluso en un medio relativamente ácido de pH 4 (los pH ácidos son menores de 7), se disolverá lo 
suficiente como para diseminarse y contaminar la capa freática de agua en niveles peligrosos.{25}  Quizás se refieren a esta zona de 
pH entre el 4 y el 7, dado que muchos ácidos débiles entran en ésta. A pesar de este error, el Instituto está en lo cierto al decir que 
sólo se podrían encontrar muy pocas trazas de cianuro en las cámaras de gas de Auschwitz.

Además del proceso químico de disolución, el azul de Prusia expuesto a los elementos está sujeto a la acción del mecanismo físico 
de la erosión. Cualquier compuesto que se forma en una superficie es susceptible de romperse en pequeñas partículas a medida que 
pasa el tiempo por el impacto físico de la lluvia y el polvo arrastrado por el viento. Sin embargo, parte del compuesto se introduce en 
el ladrillo poroso, y queda así protegido de este efecto. Por ello, se pueden ver manchas muy antiguas incluso en las superficies 
exteriores de las cámaras de despiojado - aunque tendrán menos azul de Prusia del que tenían hace cincuenta años. Es importante 
insistir en el punto principal, que la razón por la que hay una pequeña cantidad de azul de Prusia en las cámaras de gas es que no 
hubo una concentración suficiente de cianuro ni suficiente tiempo como para que reaccionara y se formara el azul de Prusia.

VI. Resumen y Conclusiones

El azul de Prusia es una sal moderadamente soluble cuya fórmula es Fe4[Fe(CN6)]3. Se forma a través de un proceso lento, y es muy 
insoluble en medios ácidos. Se disuelve con un pH por encima de 6. Otros compuestos relacionados con la formación del azul de 
Prusia son solubles y pueden ser arrastrados por el agua en un corto tiempo.

Dado el escaso tiempo de exposición al cianuro en las cámaras de gas y a que el azul de Prusia se forma muy lentamente, es muy 
difícil que se formara allí azul de Prusia en cantidades significativas. En cambio, en las cámaras de despiojado, con sus altas 
concentraciones de cianuro y su tiempo de exposición de horas, se formaron cantidades significativas de azul de Prusia.

Como el azul de Prusia es lo suficientemente soluble como para contaminar las aguas freáticas con cianuro si encuentra un pH por 
encima de 4, y como es totalmente soluble con pH 6, es de esperar que haya incluso menos trazas de cianuro en las ruinas de los
Kremas II, III, IV, y V después de cincuenta años de exposición a los elementos. Es lógico que la lluvia haya disuelto el azul de 
Prusia, aunque lentamente. Teniendo todos estos factores en cuenta, es muy difícil que se encuentren trazas significativas de cianuro 
en las ruinas de los Kremas II a V.

Sorprendentemente, se encontraron trazas de cianuro en las cámaras de gas, lo cual prueba que se usó HCN allí. Dado que los nazis 
destruyeron estas instalaciones y dejaron intactas otras estructuras menos relacionadas con el exterminio, está claro que sus fines no 
eran bienintencionados. La única discrepancia aparente es que se encuentra mucho más cianuro es las salas usadas para el 
despiojado. Sin embargo, con una comprensión básica de la química y toxicología del cianuro, se puede explicar la escasez de azul 
de Prusia en las cámaras de gas y su presencia en las cámaras de despiojado.

Apéndice

Copyright

(c) Brian Harmon y Mike Stein, 1994. Se puede distribuir libremente este documento respetando esta nota de copyright. No se puede 
modificar este texto de ninguna manera. Las citas de este texto son copyright de sus autores y editores.

Agradecimientos

Queremos agradecer a Ken McVay su ayuda personal y la cesión de sus archivos, que han sido de gran ayuda para nosotros. Ken 
McVay es el administrador de un gran archivo de material sobre el Holocausto y varios aspectos de la negación del Holocausto. Se 
puede acceder a estos archivos por ftp anónimo en http://nizkor.org, y por la World Wide Web en http://nizkor.org

IV. Cita del Instituto Polaco de Investigación Forense

Ésta es la sección del informe del Instituto Polaco donde se hace referencia a la solubilidad del azul de Prusia en medios ácidos:

--------------------------------------------------------------
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN FORENSE
Prof. Dr. Jan Sehn, Cracovia
División de Toxicología Forense

Cracovia, 24 Sept. 1990
Westerplatte 9 / Code 31-033
Tel. 505-44, 592-24, 287-50
Telex 0325213 eksad ...

El cianuro de hidrógeno (HCN) que es liberado del Zyklon-B es un líquido con punto de ebullición en unos 27 ºC. Tiene carácter 
ácido, y por tanto forma compuestos con sales metálicas conocidas como cianuros. Las sales de metales alcalinos (como el sodio y el 
potasio) son solubles en agua.

El cianuro de hidrógeno es un ácido muy débil, y por tanto se disuelve fácilmente en ácidos más fuertes. Incluso el ácido carbónico, 
que se forma por una reacción del dióxido de carbono con agua, disolverá un cianuro de hierro.

Los ácidos más fuertes, como los ácidos sulfúricos, disolverán fácilmente los cianuros. Los compuestos de iones cianuro con metales 
pesados son más duraderos. Esto incluye el mencionado azul de Prusia, aunque también se disolverá lentamente en un medio ácido.

Así, es difícil asumir que aún se pudiera detectar trazas de compuestos de cianuro en los materiales de construcción (yeso, ladrillo) 
después de 45 años, y tras haber sufrido la acción de los elementos (lluvia, óxidos ácidos, especialmente los óxidos de nitrógeno y 
azufre). Daría más resultados el análisis de [muestras de] yeso de muros de salas cerradas que no sufren la acción de los elementos 
(incluida la lluvia ácida).

El descubrimiento de compuestos de cianuro en muestras de materiales expuestos a los elementos sólo puede ser accidental.
----------------------------------------------------------

Aunque el azul de Prusia se disuelve en medios moderadamente solubles, aumentar la acidez disminuye la solubilidad, al contrario de 
lo que quiere decir el informe polaco.

Notas

     1) Leuchter, Fred, The Leuchter Report:  The End of a Myth. Samisdat Publishers, (c) 1998.   p 17.
     2) Se cita el Informe del Instituto para la Investigación Forense en el número del verano de 1991 del Journal For Historical 
        Review (Institute for Historical Review:  Torrance, CA)
     3) Leuchter, p 1.
     4) Brugioni, Dino and Poirier, Robert.  The Holocaust Revisited: A Retrospective Analysis of the Auschwitz-Birkenau 
        Extermination Complex.  (Washington D.C.:  Central Intelligence Agency).  (c) Feb. 1979,  pp 13-14
     5) ibid, p 5.
     6) Informe del Instituto para la Investigación Forense, JHR, verano  '91
     7) Leuchter, p 17.
     8) Leuchter, p 11.
     9) Sharpe, A. G.  The Chemistry of Cyano Complexes of the Transition Metals.  (Academic Press:  New York, London, San 
        Francisco)  (c) 1976,  p 122.
     10) Meeussen, Johannes C. L., Meindert Keizer G., van Riemsdijk, Willem H., and de Haan, Frans A. M.  Dissolution Behavior 
         of Iron Cyanide (Prussian Blue) in Contaminated Soils, Environmental Science and Technology, vol 26, no 9, 1992. p 1834 
         (figura).
     11) Meeussen, p 1832.
     12) Sharpe, 104.
     13) ibid, p 104.
     14) "The Good Old Days": The Holocaust as Seen by Its Perpetrators and Bystanders. ed. por Ernst Klee, Willi Dressen, y Volker 
         Reiss.  Traducción al inglés de "Die Scho"ne Zeit". (New York: The Free Press, div. of MacMillan, Inc.)  (c) 1991., p 255.
     15) "The Good Old Days", p 272.
     16) Documents on the Holocaust: Selected Sources on the Destruction of the Jews of Germany and Austria, Poland, and the 
         Soviet Union.  ed. por Yitzhak Arad, Yisrael Gutman, y Abraham Margaliot.  (Jerusalem: Yad Veshem) (c) 1981, p358.
     17) Hansen, James D., Hara, Arnold H., Chan, Harvey T., y Tenbrik, Victoria L.  Efficacy of Hydrogen Cyanide Fumigation as a 
         Treatment for Pests of Hawaiian Cut Flowers and Foliage After Harvest.  Journal of Economic Entomology, vol 84, no 2, p 534.
     18) Documento de Nuremberg NI-9912, Manual Degesch sobre el uso apropiado del Zyklon.  Las versiones alemana e inglesa 
         se obtuvieron de: Mendelsohn, John y Detwiler, Donald S. The Holocaust: Selected Documents in Eighteen Volumes.   "Volume 
         12: The 'Final Solution' in the Extermination Camps and the Aftermath". (New York:  Garland Publishing) c. 1982,  p 137.
     19) Pressac, Jean-Claude. Auschwitz: Techniques and Operation of the Gas Chambers (Edición inglesa) (Nueva York: Beate 
         Klarsfeld Foundation) c. 1989, p 53. [La traducción citada en este documento es de Michael Stein, hecha directamente del 
         facsímil fotográfico del original francés. Es ligeramente más literal que la traducción que aparece en la edición inglesa de 
         Pressac.]
     20) ibid., p 124-125.
     21) Meeussen, p 1832, 1835.
     22) Ode'n, Svante.  "The Acidity Problem -- An Outline of Concepts"; Water, Air and Soil Pollution, vol 6, 1976.  p 142.
     23) Informe del Instituto de Investigación Forense, JHR, verano '91
     24) Meeussen, p 1835.
     25) ibid, p 1832.



[ camps/auschwitz/cyanide ]

Flame

The Nizkor Project
webmaster@nizkor.org
Director: Ken McVay OBC
Apoyo Financiero
13 de junio de 1999

Internet connectivity courtesy of

Home ·  Site Map ·  What's New? ·  Search Nizkor

© The Nizkor Project, 1991-2012

This site is intended for educational purposes to teach about the Holocaust and to combat hatred. Any statements or excerpts found on this site are for educational purposes only.

As part of these educational purposes, Nizkor may include on this website materials, such as excerpts from the writings of racists and antisemites. Far from approving these writings, Nizkor condemns them and provides them so that its readers can learn the nature and extent of hate and antisemitic discourse. Nizkor urges the readers of these pages to condemn racist and hate speech in all of its forms and manifestations.